Suerte, fortuna, destino o azar

Stella_Vicens_LlorcaEl pasado verano tuve la suerte de visitar por 2ª vez la maravillosa ciudad de POMPEYA, y esta vez decidí vagar por sus misteriosas calles en solitario. Era un día especialmente caluroso y me desvié de la ruta turística en la conjunción de la Vía del Foro y la Vía de la Fortuna, junto al arco Calígula. Encontrándome de frente con el Templo de Fortuna Augusta. Cuatro columnas corintias aparecían ante mi, y en el centro un podio al que se accedía a través de unos viejos escalones. En su día debió albergar una imagen de la Diosa FORTUNA, guardiana y protectora de la familia de Augusto.

Fortuna era considerada por los romanos como la diosa que controlaba el destino, la buena suerte y el infortunio de los hombres.

Era muy honrada por las clases menos acomodadas, ya que en sus manos estaba el éxito y el sufrimiento de alguna desgracia en la vida. 

Fortuna ha sido representada con una venda en los ojos para simbolizar su forma de actuar indiscriminada. En algunas pinturas, los objetos que la rodean, como “La rueda y la bola”  señalan esta arbitrariedad  o su carácter caprichoso.

El “Cuerno de la abundancia” es otro de sus atributos característicos, ya que podía ofrecer grandes riquezas a quien ella consideraba sus protegidos.

Tras visitar el maravilloso templo y mientras bajaba por aquellos viejos escalones, me encontré una moneda de 50 céntimos al final de la escalera, y allí delante de ese podio vacío no pude evitar plantearme mi relación con la Diosa Fortuna, ya que no sabía si fue azar, o por el contrario la Diosa Fortuna había decidido elegirme como una de sus protegidas…

¿Existe realmente la suerte?, ¿Podemos controlarla? Parece que algunas personas contestarían afirmativamente a estas dos preguntas, ya que quedan atrapados por el embrujo del juego. A estas personas los llamamos  jugadores patológicos, los cuales sufren de un “trastorno del control de los impulsos”. Su principal característica es un comportamiento de juego desadaptativo, persistente y recurrente que altera la continuidad de la vida personal, familiar o profesional. Presentan una tendencia que consiste en revivir experiencias relacionadas con el juego, así como a pensar la forma de conseguir dinero para seguir jugando.  Los principales síntomas son:

  • Incapacidad para vencer el impulso, ya que fracasan a la hora de controlar, interrumpir o detener el juego
  • Consiguiente perjuicio a uno mismo y a los demás.
  • Tensión o inquietud interna antes de jugar, e irritabilidad cuando intentan detener o interrumpir el juego.
  • Sensación de alivio al estar ya jugando.
Tréboles / Pixabay

Tréboles / Pixabay

El jugador compulsivo tiende a rechazar las Obligaciones y las responsabilidades; el sentimiento de culpa puede o no formar parte de su trasfondo emocional; parece muy sociable pero sus relaciones raramente son profundas; busca reconocimiento y adulación; vive por y para el presente; tiende a ser supersticioso, y se niega a reflexionar acerca de las consecuencias de su comportamiento.

Su falsa creencia es creer que pueden controlar a la Diosa FORTUNA, pero olvidan que es hija de Zeus, al cual se le describía como caprichoso, autoritario y moralmente incorrecto y de la hermosa Thetis, diosa de lo legal y lo justo. Anarquía y Deber serán las características principales de su temperamento.

Por tanto, LA BUENA SUERTE, si que existe y a pesar de que no somos dioses omnipotentes si que podemos alcanzarla, ya que consiste en orientar toda tu energía con el fin de conseguir aquello que deseas o te propones porque todo depende de ti. Por tanto mi propuesta es dejar al Azar con el fin de aprender a jugar las cartas de la vida y no las del juego. Es decir dejar su lado paterno caprichoso y decantarse por lo justo del deber hacer.

Para disfrutar de la Buena suerte, tendrás que ser constante y trabajar en aquello que te propongas. Significa cambiar tus pensamientos relacionados con el juego y sustituirlos por proyectos y objetivos de tu vida real alcanzables. Toma conciencia de cuales son tus potencialidades y capacidades. Porque sólo así lo podrás conseguir y si además cada vez que no consigues tus propósitos aprendes de tus fracasos, ten por seguro que acabarás siendo un experto.

Querer es Poder y para poder hay que Creer. En Psicología hablamos de “La Profecía Autocumplida”, que a grandes rasgos, significa que aquello que piensas serás capaz de provocarlo. El sociólogo Robert King Merton utilizó la expresión de Autoprofecía Cumplida, para explicar que una vez enunciamos una predicción, es esta en sí misma la que causa que se haga realidad, debido a que se generan una serie de circunstancias favorables para que se cumpla aquello que  crees.  Por tanto todo dependerá de saber que es lo que quieres en tu vida y hacia donde dirigir tu foco atencional, hacia el éxito o el fracaso.

Para todo esto necesitarás tener una Buena Actitud y por supuesto la asunción de un compromiso que se asentará en la base de una Disciplina Continuada. Tendrás también que ser Perseverante ya que es un factor muy importante a la hora de enfrentarte a las situaciones adversas desde la capacidad de reconstrucción o lo que es lo mismo la Resiliencia. La resiliencia no es algo que tenemos impreso en nuestros genes sino que es algo que todos podemos desarrollar, siempre y cuando cambiemos de hábitos y creencias.

Márcate también metas pequeñas, las cuales te animarán a continuar en tu proyecto.

Lo que tu quieras conseguir es posible, siempre y cuando trabajes en pro de la Buena Suerte. Observa a aquellos que ya lo consiguieron, aprende de las circunstancias, no pierdas tu propósito y por supuesto llénate de coraje. Recuerda que sin esfuerzo personal, no se consigue nada. Y si a pesar de todo no lo consigues, busca apoyo o ayuda profesional porque tal vez lo necesites.

Stella Vicens Llorca. Psicóloga Clínica- CV 5186

 

También puede interesarle:

Algo valioso que cultivar (Las amistades)

A través del espejo de las creencias 

Lidiando con la crisis

Reconciliándonos con la ira

The following two tabs change content below.
Stella Vicens Llorca

Stella Vicens Llorca

Psicóloga Clínica y miembro de la sociedad científica Socidrogalcohol
Stella Vicens Llorca

Latest posts by Stella Vicens Llorca (see all)