Entrevistas

Entrevista a Juan Lamas, director técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados. Parte I

“En los estudios clínicos que realiza FEJAR, se pasa de un 2-3% de pacientes por juego online que se atendían en 2011 a un 12% que se atienden en estos momentos”

Con su entrada en vigor en junio de 2012, la Ley de Juego sirvió para regular el sector del juego en España, incluido el juego online que, hasta ese momento, estaba sin normativizar. Este hecho supuso un nuevo escenario para esta modalidad de juego al obligar a que todos los juegos online legales tuviesen que operar bajo el dominio “.es” y ajustarse a la nueva legislación española. Asimismo, establecía un nuevo sistema impositivo y de licencias y se disponían nuevos mecanismos de control para que los menores no pudieran acceder ningún sistema de apuestas legal o juego online. Pasado algo más de dos años desde este momento, el juego online se ha convertido en la segunda causa de ludopatía con más pacientes en tratamiento solo superado por las máquinas tragaperras, según informa la Federación de Jugadores de Azar y Rehabilitados (FEJAR). De esta manera, entrevistamos Juan Lamas, director técnico de FEJAR para que nos explique el nuevo escenario del juego y la ludopatía en España.

 

Juan Lamas/Foto cedida por Juan Lamas

Juan Lamas/Foto cedida por Juan Lamas

Pregunta: ¿Qué ha sucedido desde que se aprobó la Ley de Juego para el juego online se haya convertido en la segunda causa de ludopatía con más pacientes en tratamiento?

Respuesta: A partir de la aprobación de la Ley, lo que se produce es un auge de la publicidad y de la expansión del juego online que provoca que las personas que ya estaban jugando en dominios ilegales y en dominios “.com” se traspasen a los dominios legales y regularizados desde junio de 2012, a las páginas “.es”, y que se incluyan todas estas páginas y toda esta oferta de juego dentro de los medios de comunicación, con lo cual hay un aumento de usuarios en estos momentos. Según el último informe de la Dirección General de Ordenación de Juego, hay más de un millón y medio de personas inscritas en algún tipo de juego online. Por lo tanto, en los estudios clínicos que realiza FEJAR, se pasa de un 2-3% de pacientes por juego online que se atendían en 2011 a un 12% que se atienden en estos momentos. Es necesario aclarar que estamos hablando de la misma ludopatía. La adicción es la misma lo único que están cambiando son los canales de juego: en los años ochenta y ochenta y cinco fue la lotería nacional o los bingos y desde el año 1981 las máquinas tragaperras. En estos momentos hay una irrupción muy fuerte del canal online, pero no hablamos de diferentes ludopatías. Hablamos de una misma adicción, pero de distintas maneras de jugar.

P: Pero hemos de tener en cuenta que este cambio de escenario se ha producido en un momento de crisis económica en España…

R: Se produce una respuesta en la ciudadanía, en los usuarios en general y en las personas adictas que es que están utilizando el juego como mecanismo de escape ante una situación desesperada. Es decir, en momentos de crisis también se da que la ciudadanía opta por buscar una salida desesperada a esa situación de desestructuración con lo cual sí que es cierto que los niveles de juego se reducen, pero en cambio los usuarios de juego aumentan. Hay muchas personas que no tienen un problema de ludopatía, pero, en estos momentos, ante la falta de trabajo prefieren pasar de otro tipo de gastos como pueden ser el de comida, el del alquiler o el de la hipoteca e “invertir” ese dinero por la posibilidad de solucionar su problemática económica.

Teléfóno de contacto de FEJAR para quienes tienen un problema de ludopatía. También es posible pedir ayuda en su página web www.fejar.org

Teléfóno de contacto de FEJAR para quienes tienen un problema de ludopatía. También es posible pedir ayuda en su página web www.fejar.org

P: ¿Cómo está afectando el juego online a quienes se inician en el juego por primera vez, a quienes padecen ludopatía y aún no reciben tratamiento y a quienes ya están en proceso de rehabilitación?

R: Uno de los ítems que nos va a marcar el aumento de prevalencia de personas con adicción va a ser la cantidad de oferta que tengamos. La demanda más o menos sigue siendo la misma, pero sí tenemos mayor oferta, como es el caso de la aparición del canal online y sobre todo del canal online inmerso en redes sociales, en publicidad en los medios de comunicación. Es decir, hay mucho más estímulo y mucha más tendencia a que la gente juegue, por lo tanto hay mayores usuarios de ese canal con lo cual hay más apuestas. Eso en principio en la población en general. Cuando estamos hablando de personas adictas lo que se está dando es un trasvase de otro tipo de juegos y que se contempla incluso en la evolución de las cifras de juego que establece la Dirección General de Ordenación de Juego. Hablamos de personas que hasta ese momento jugaban al bingo, al casino, a la lotería o la primitiva y que se están cambiando al canal online por el fácil acceso que tienen desde sus casas e incluso por el anonimato.

Con la crisis los niveles de juego se reducen, pero el número de usuarios aumenta

P: La ludopatía por juego online se suele desarrollar en jóvenes y en muy poco tiempo. ¿Cómo ha cambiado el perfil de las personas que están acudiendo en estos momentos a tratamiento por padecer ludopatía?

R: Nosotros lo que comprobamos es que el periodo de latencia, que es el periodo entre que una persona empieza a realizar una actividad de juego y configura una situación patológica en la que lo podríamos diagnosticar como ludopatía, en el juego presencial estaba en el intervalo entre los siete a los diez años. En el caso online, por las características que tiene, comprobamos, después de los estudios realizados en todos los centros de tratamiento, que este periodo de latencia se reduce a un periodo de entre uno a dos años. Desde que una persona empieza a utilizar el juego vía online hasta que pierde el control es un periodo muchísimo más corto. Con lo cual nos lleva a establecer un protocolo de prevención y de tratamiento mucho mayor. Ya no estamos hablando de un perfil de ludópata de una persona con 8 años de juego, casada, con trabajo, con un caudal de gasto muy grande y con consecuencias en su vida diaria muy profundas. Ahora estamos hablando de un perfil de jugador de un intervalo de edad de entre 18 a 25 años, muchos de ellos estudiantes o por lo menos parados y sin un primer trabajo, y sobre todo con una percepción de riesgo mucho menor. El ludópata de hace diez o quince años era una persona que llegaba totalmente desestructurada y que acudía al centro de tratamiento como una última tabla de salvación. En estos momentos, están acudiendo básicamente a través de la familia personas jóvenes que lo que se creen es que tienen una mala racha, pero que no necesitan una intervención de tratamiento sistemático, e incluso con la percepción de que están realizando una actividad normalizada y socializante. Por ejemplo, el caso más claro es el tema de los salones de apuestas deportivas que en estos momentos se están convirtiendo en lo que en los años 1950 o 1960 eran los cineclubes, los lugares de reunión de los adolescentes. Ya hay toda una cultura de juntarnos y socializarnos para realizar una actividad de juego de la cual habrá mucha gente que no tenga ningún problema y sea una fase de su vida, pero habrá otro sector de la población que acabará enganchado al juego.

El periodo de latencia en el caso de juego online es de 1 a 2 años

P: ¿Cuáles son las características que tiene el juego online para ser tan adictivo?

R: La accesibilidad, el anonimato, la inmediatez en el premio, el poco registro, el que esté inmerso en muchos casos en mecanismos de funcionamiento que utilizan los jóvenes como pueden ser las redes sociales o la mensajería instantánea. Es decir, todas estas características que tiene el juego online, que coincidentemente muchas de ellas también tienen las máquinas tragaperras, hacen que el caudal adictivo de este canal de juego sea mayor que en otro casos, como podría ser el casino en el cual te tienes que desplazar, te tienes que identificar, tiene un horario determinado… Las propias características de la red y de los portales de juego ofrecen una llamada al registro inmediato. Si a eso le añades la publicidad en los medios de comunicación e incluso la utilización de perfiles de personas que son modelos de los adolescentes, tienes un caldo de cultivo mucho mayor. El caso más paradigmático es el de Rafael Nadal con la publicidad que realizó en Poker Stars. Rafael Nadal era el modelo de nuestros jóvenes de esfuerzo, de lucha diaria, de entrenamiento. De pronto aparece con un móvil o con un tablet ganando dinero al póker. Esto es un efecto llamada muy bien estudiado por parte de los operadores online y al que hay que contrarrestar con un mensaje retomando el tema de la evolución constante y diaria de las personas y no del golpe de suerte.

P: Actualmente, la publicidad de tabaco ha desaparecido de la televisión y la del alcohol siempre está en constante entredicho. Mientras, la publicidad sobre juego está experimentando un verdadero auge en este medio de comunicación, ¿cómo influye este factor en las percepciones de riesgo que tiene la población sobre el juego?

R: Está desvirtuando el caudal adictivo que tiene y se está viendo el juego como se vio hasta ahora: como la gallina de los huevos de oro. Además, es el impuesto indirecto favorito de la administración para recaudar dinero para otro tipo de servicios desvirtuando todas las consecuencias negativas que puede tener el juego de azar y priorizando el golpe de suerte sobre el esfuerzo, sobre la constancia de cada uno de los ciudadanos. Nosotros exigimos que la regulación de la publicidad fuera una regulación impuesta por la administración y lo que hizo la administración fue un código de responsabilidad entre los propios operadores para una teóricas buenas prácticas. ¿Esto a qué nos llevó? Nos llevó a que en horario infantil se pueda publicitar actividades de juego como puede ser el bingo, las loterías y que todos los telediarios de las cadenas públicas terminen con el número del cupón de la ONCE y, posteriormente, los números de la lotería nacional. Digamos que esto lo que crea es una cultura de ruleta nacional en la cual las personas más débiles por su propio proceso evolutivo que son los adolescentes normalizan esta actividad y no constatan las consecuencias negativas que puede tener hasta que las padecen.

Si quiere leer la segunda parte de esta entrevista, pinche en este enlace.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies