• Home »
  • Entrevistas »
  • Azucena Martí, psicóloga UCA Vall d’Uixó: “La codependencia funciona igual que cualquier otra adicción a tóxicos”

Azucena Martí, psicóloga UCA Vall d’Uixó: “La codependencia funciona igual que cualquier otra adicción a tóxicos”

Se comenzó a observar que la mayoría de las esposas de los alcohólicos en

La codependencia tiene mayor incidencia en mujeres/http://gestaltmar.blogspot.com.es/2011_04_01_archive.html

La codependencia tiene mayor incidencia en mujeres/http://gestaltmar.blogspot.com.es/

rehabilitación presentaban similares comportamientos, reacciones y actitudes. De este modo, se dedujo que este hecho se debía precisamente a la adicción de sus parejas. Así, en la década de los setenta comenzó a emplearse el término “codependencia” para referirse a aquellas personas (familiares o amigos) que tienen una relación directa con un alcohólico/a y que, de alguna manera, le facilitan a éste/a proseguir con su adicción. Actualmente, este término se ha extendido a toda una serie de manifestaciones de dependencia que puede presentar una persona que desempeña el rol de cuidador de un dependiente (sea éste dependiente de un tóxico o padezca alguna otra enfermedad por la que requiera de cuidados). Azucena Martí, psicóloga clínica de la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) de Vall d’Uixó nos cuenta cómo se manifiesta esta enfermedad.

Pregunta: ¿Cuál es la sintomatología que presenta la codependencia?

Respuesta: La codependencia se genera porque el vínculo de dependencia que establece el enfermo hacia su cuidador es tan grande que este último asume el papel de sanador o de salvador de aquél. De esta manera, la codependencia se manifiesta sobre todo porque la persona que es codependiente va dejando de lado sus espacios personales de desarrollo. Va empobreciendo más su vida en cuanto a que va dejando sus actividades sociales, sus actividades lectivas, sus actividades culturales, de desarrollo personal y se va encerrando más y más en esta relación con lo cual va empobreciendo mucho su vida. También presenta un continuo síntoma de culpa, de angustia, de ansiedad. Se siente culpable tanto si está como si no está. Si está porque el dependiente no avanza y si no está porque piensa que, si se va, el dependiente se va a morir. Implica el aislamiento de la propia persona, de su desarrollo personal como ser único, y vivir a través del dependiente. La frase más típica del codependiente es: “si él o ella está bien, yo estoy bien”; si “él o ella está mal, yo estoy mal”. Se ha creado ese vínculo y es a través del otro como el codependiente fluctúa en su estado de ánimo, en su estado físico y, por supuesto, con un sentimiento también muy depresivo, ansioso y de angustia. Eso es lo que vamos a observar más inmediatamente.

P: ¿La codependencia es una enfermedad en sí misma?

R: Sí, de hecho funciona igual que cualquier otra adicción a tóxicos. Crea los mismos síntomas a nivel psicológico e incluso físico por los estados de ansiedad o de angustia que los codependientes pueden presentar. Cuando el dependiente no está o el codependiente se aleja de él, el codependiente tiene sus crisis de angustia y de ansiedad. Por tanto, tiene que ser tratado. Porque, además, si no es tratado y no se trabaja ese vínculo, el codependiente también puede hacer que la persona dependiente a un tóxico no avance. Se quedan atrapados para que la vida del codependiente tenga sentido. Es importantísimo ir trabajando las dos dependencias: la del dependiente y la del codependiente.

Es necesario realizar un trabajo de crecimiento personal para no caer en la codependencia

P: ¿Algunos rasgos de personalidad pueden convertir a algunas personas a padecer dependencia en mayor medida que otras?

R: No. La codependencia tiene que ver mucho con la cultura en la que nosotros también vivimos, tiene que ver con la crianza que hemos tenido. Es decir, ya en el hecho de criar se tiene que establecer una relación de apego entre la madre o la persona que cría y el bebé. Entonces no se trata de que tenga que poseer unos rasgos particulares sino que forma parte de nuestra propia necesidad, de nuestra propia naturaleza, el hecho de que dependemos muchos años para crecer y para evolucionar físicamente de un cuidador. En la naturaleza hay animalitos que nacen y ya inmediatamente se independizan de sus madres. El ser humano necesita muchísimos años para poder llegar a ser biológicamente independiente. En esos años se crea este vínculo de apego para poder funcionar, para poder crecer en esa relación cuidador-cuidado, y, por tanto, esto se puede repetir en cualquier otro tipo de relación. No se necesita especialmente unos factores de personalidad. Cualquiera podemos caer en esa relación. Lo que sí que se necesita es trabajar ciertos factores de personalidad para no caer en una relación de este tipo.

P: ¿Cuáles serían esos factores?

R: Los factores que se tendrían que potenciar en una persona para que no llegue a caer en una codependencia son factores como los de autoestima, factores de que la persona aprenda a cuidarse, no a cuidar sino a cuidarse, que respete sus propios espacios personales, que se tenga a sí misma en cuenta. Tendría que trabajarse todo lo que tiene que ver con la autosuficiencia, con la autoeficacia, y con el darles a las personas de su entorno la responsabilidad de sus propias vidas. Es un trabajo de crecimiento personal el que tenemos que desarrollar para no caer en esa codependencia.

P: En este sentido, ¿cuál es el trabajo que se realiza con el codependiente en las UCAs?

R: Se puede empezar a trabajar reestableciendo aquellos espacios personales del codependiente. Si es el padre o la madre o si es la mujer han de retomar sus espacios de amistades, sus espacios de ocio, sus espacios de estudio. Es por lo primero que se tiene que empezar. Luego ya desde ahí vamos viendo. Ellos también tienen que ir entendiendo qué les ha pasado para llegar a quedar tan atrapados en esa situación o en esa relación.

Se ha de tratar tanto la dependencia a tóxicos como la codependencia

P: ¿Es posible tratar una codependencia aunque el adicto a tóxicos no se trate?

R: Se debe tratar. Independientemente de que se trate o no al dependiente, hay que tratar la relación codependiente. Además, tratando esta relación, podemos ver cambios en el dependiente aunque no venga a tratamiento o incluso puede llegar a venir a tratamiento porque ya ha visto que no puede manipular a las personas codependientes que tenía a su alrededor y que son los que, al fin y al cabo, muchas veces mantienen la propia dependencia del dependiente al protegerlo. También a los padres de una persona dependiente se les trata para que vayan reestableciendo su relación, reestableciendo la unidad frente al problema que les ha hecho incluso fracasar como pareja, que vayan reestableciendo tanto individualmente como en pareja su relación, su entorno, su vida.

P: ¿Existen diferencias entre hombres y mujeres a la hora de presentar codependencia?

R: La incidencia es más alta en mujeres tanto en la codependencia como en las dependencias afectivas porque las mujeres están más educadas en el papel de cuidadoras por tradición o cultura. Es uno de los factores donde tiene influencia la educación por género. Entonces las mujeres asumimos más fácilmente ese papel. Pero si que está claro que cuando no lo asume la madre o la mujer suele haber un reparto de roles y entonces lo suele asumir alguna otra figura que puede ser también masculina.

P: ¿Existe alguna relación entre la codependencia y las adicciones emocionales y afectivas?

R: Son diferentes. Codependiente es una persona que genera un vínculo de dependencia a un dependiente de un tóxico o que padece una lesión física o neuronal. El codependiente es el familiar, la persona que es el cuidador de alguien. Los dependientes afectivos son aquellas personas que dependen de sentir la afectividad de otras personas para poder funcionar. Las dependencias afectivas tienen que ver con las relaciones de pareja y funcionan también como un tóxico. Las dependencias emocionales pueden no ser entre ser parejas. La persona puede depender de sus padres, de sus hijos, de sus hermanas, etc. Son personas que necesitan a alguien de su entorno afectivo porque ellas solas se angustian.

Más información sobre codependencia en:

La familia y la codependencia en los trastornos adictivos

Terapias para la codependencia

Lola de Al otro lado de la adicción: “Cuando tu codependencia se manifiesta abiertamente generando un gradual malestar en tu bienestar personal hay que tomar medidas inmediatamente”

The following two tabs change content below.