Relación entre adicción y depresión

depresion_adicciones

Depresión y adicción van siempre de la mano, es difícil establecer qué viene antes. Los trastornos depresivos y del estado de ánimo son un factor individual que propicia la aparición de trastornos adictivos. Cuando la gestión emocional no se lleva de forma adecuada, se generan situaciones de tristeza profunda que a lo largo del tiempo pueden derivar en estados depresivos. Para adormecer este estado emocional y sentir, muchas personas recurren a consumir sustancias o repetir conductas adictivas comportamentales que a la larga pueden acabar derivando en una adicción. Sin embargo, también es cierto que las personas que presentan depresión tienen mayores probabilidades de desarrollar un trastorno adictivo. Muchas personas recurren a la automedicación (consumo de fármacos no prescritos por el médico) para intentar paliar los síntomas de malestar y disminuir el sufrimiento. Al consumir medicamentos sin administración de un profesional, en alguna ocasión, se producen efectos de rebote, que acaban por generar justo lo contrario de lo que se busca. En este caso, las personas pueden consumir otras sustancias como alcohol o cannabis. Hay que tener claro que el afrontamiento es la evitación de sentir, sea un dolor físico o mental.

¿Por lo tanto, quién aparece antes la adicción o la depresión? ¿Quién es causa del otro? Es difícil de decir, depende de personas, situaciones, contextos, etc. Lo que está claro es que los estados depresivos aparecen por muchos aspectos distintos que combinados llevan a su desarrollo: Las experiencias individuales en la infancia, los estilos de vida, la personalidad, cuestiones como la impulsividad, el carácter evitativo o la sensibilidad, etc.

Además, cuando se consumen fármacos junto con alcohol, los cuadros depresivos tienden a ser más severos y contribuyen a generar problemas de salud muy serios en las personas.

Los síntomas de depresión son:

-Estado de ánimo bajo

-Insomnio o dificultad para dormir ó todo lo contrario, un exceso de sueño

-Mucho apetito ó lo contrario, poco apetito. Ambas cosas derivan en cambios bruscos de peso

-Sentimientos de tristeza e inutilidad o incluso de odio hacia la propia persona

-Pocas ganas de realizar actividades de la vida cuotidiana

-Sentimientos de soledad o abandono

-Pérdida del disfrute de las actividades que antes producían felicidad

-Pensamientos suicidas o sobre la muerte

En el caso de niños, los síntomas pueden ser distintos y habrá que fijar la atención en el rendimiento escolar, el comportamiento o las horas de sueño.

Sea como sea, es recomendable que si se tiene sospecha de padecer un trastorno depresivo, se acuda a un especialista que pueda ayudar a establecer pautas y tratamiento.

post patrocinado ind

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones