El doping. Parte 1

doping_revista_independientesEn el post de este mes vamos a tratar de ofrecer una visión muy general de que es doping, desde cuando se utiliza, por qué se utiliza y las diferentes substancias dopantes.

El doping es una forma de drogarse y en muchos casos una forma de adicción que queda fuera de control de atleta. La incapacidad por asumir las propias limitaciones lleva, en muchos casos, a los atletas al consumo de drogas. El doping ya no solo afecta a la alta competición sino que en los gimnasios de nuestro barrio podemos ver a “personas normales” consumiendo batidos, esteroides y anabolizantes que aumentan la masa muscular de forma artificial. El doping es otra forma de drogarse ya que el mecanismo cerebral que nos lleva al doping es la incapacidad del atleta de asumir sus propias limitaciones, la incapacidad de gestionar de forma natural y saludable la frustración que puede suponer no rebajar tiempos, alcanzar ciertas marcas o competir al mismo nivel que años anteriores.

Como sabemos nuestra sociedad es víctima del consumo de todo tipos de drogas, y lamentablemente hoy en día cualquier persona puede acceder a estas, es por eso que con este informe les haremos saber por qué no se deben incorporar este tipo de sustancias a nuestro organismo.

A veces la presión del entorno, tanto familiar como profesional, el temor al fracaso, la ambición del éxito, son motivos por los que un deportista empieza a consumir drogas, pero lo único que consiguen es engañarse a ellos mismos, pues estas sustancias acarrean todo tipos de problemas de salud.

A continuación enumeraremos algunas de las drogas que están prohibidas por el Comité Olímpico Internacional (COI):

  • Estimulantes
  • Narcóticos
  • Esteroides Anabólicos
  • Beta bloqueadores
  • Diuréticos
  • Hormonas

Introducción

Tomando como referencia las marcas deportivas alcanzadas en el alto rendimiento, día a día se buscan nuevos métodos y técnicas para tratar de superar dichos parámetros. Una forma externa de influir en el desempeño físico del atleta ha sido mediante el consumo de sustancias prohibidas por los reglamentos de las organizaciones deportivas.

Estas sustancias, al ser ingeridas, provocan un aumento artificial del rendimiento deportivo; pero que de alguna forma desestabilizan las funciones fisiológicas del organismo en detrimento de la salud.

Su utilización se opone a la filosofía que dio surgimiento al Comité Olímpico Internacional (COI) en 1894, promoviendo todo un conjunto de valores éticos, morales, pedagógicos y humanistas inherentes al deporte para lograr un desarrollo integral de la personalidad de los deportistas y mejorando la comunicación entre los pueblos con el objetivo de salvaguardar la paz (Carta Olímpica). Esta concepción filosófica se ha ignorado “olímpicamente”, con la utilización de sustancias toxicas que colocan en desigualdad de posibilidades competitivas a los deportistas. Por ese motivo, el COI ha solicitado a sus organismos agremiados su apoyo para evitar la proliferación de esta práctica nociva que destruye completamente los valores humanos que deben prevalecer en toda competencia deportiva.

¿Qué es el Doping?

De acuerdo al Comité Olímpico Internacional (COI), doping es la administración o uso por parte de un atleta de cualquier sustancia ajena al organismo o cualquier sustancia fisiológica tomada en cantidad anormal o por una vía anormal con la sola intención de aumentar en un modo artificial su performance en la competición.

Cuando el atleta por necesidad médica ingiere algún medicamento o sustancia que, por su naturaleza, dosis o aplicación, aumente su rendimiento, también será considerado doping.

Para impedir este concepto, el COI ha publicado una lista de sustancias prohibidas y ha desarrollado un programa de detección de drogas en las olimpiadas y competencias relacionadas para detener el uso de estas sustancias.

Siga leyendo la segunda parte

Sport2Live