Rescate familiar

La familia es uno de los principales soportes en los que se apoya una persona que

Ficha técnica

Ficha técnica/InD

está atravesando un proceso adictivo y desea rehabilitarse. Igualmente, toda la familia se ve afectada cuando uno de sus miembros padece una adicción. Así, los papeles que cada miembro de dicha familia tiene dentro de la misma se ven alterados ante esta situación, puesto que la persona que padece una adicción desatiende los suyos propios y, por tanto, sus funciones han de ser cubiertas por otros miembros de la familia y también porque su comportamiento genera tensión dentro del núcleo familiar. En este sentido, cuando una persona entra en tratamiento por una adicción toda la familia debe estar presente también en dicho tratamiento, ya no solo porque juega un papel esencial en la recuperación del paciente sino porque la familia, de alguna manera, también ha de ser tratada.

Sin embargo, no siempre la persona que padece una adicción se pone en tratamiento por propia voluntad. Muchas veces es también la familia quien la presiona para que acuda a rehabilitación. Pero incluso esta presión no siempre funciona. Y esto es precisamente lo que le ocurre al protagonista de Rescate familiar. Stuart Smalley es un comedor compulsivo y posee trastornos de autoestima provocados, en buena medida, por la influencia de su familia. Su padre y su hermano son alcohólicos, pero no lo reconocen, y siempre le han influido negativamente burlándose de sus sueños y sus aspiraciones. Así, Smalley decide establecerse en otra ciudad y poner distancia con su familia. Mediante su asistencia a grupos de autoayuda, paulatinamente se va volviendo más fuerte e incluso se convierte en un exitoso presentador de un programa sobre autoestima.

No obstante, Smalley sigue sufriendo por su familia. Ésta solicita su ayuda en determinadas ocasiones, pero su influencia siempre acaba perjudicando a Smalley sin que éste pueda ayudarla de una manera positiva. Finalmente, sus recomendaciones y consejos irán introduciendo pequeños cambios en la familia. Sin embargo, Rescate familiar, usando siempre un tono divertido y lúdico, también nos enseña una dolorosa verdad: no siempre es posible ayudar a las personas a las que más queremos si éstas, en primer lugar, no se ayudan a sí mismas y no se dejan ayudar. Así, al final, la única solución que podemos hallar ante esta delicada situación en la de decir “adiós” a esa persona que nos daña aunque nos cueste un gran esfuerzo hacerlo.