La adicción acompañada de un trastorno mental. Parte 1

¿COMORBILIDAD PSIQUIÁTRICA O PATOLOGÍA DUAL?…LA GRAN DISCREPANCIA DE LA CONCEPTUALIZACIÓN.

La patología dual es la denominación aplicada, en el campo de la salud mental para aquellos que sufren de forma simultánea o a lo largo del ciclo vital de una adicción y otro trastorno mental (Comorbilidad psiquiátrica) [1]

Se han utilizado diferentes nombres para referirse a esta amplia población clínica, siendo las más habituales las de diagnóstico dual, trastornos duales y comorbilidad (Banerjee et al, 2002; Szerman et al., 2013). Sin embargo a partir de la década de los 90 se comenzó a utilizar por primera vez el término de patología dual hasta hoy en día, que es el término más empleado en castellano. [2]

HIPÓTESIS DE LA PATOLOGÍA DUAL 

Existen diferentes hipótesis que han intentado explicar las posibles relaciones etiopatogénicas entre los trastornos duales:

  • Dependencia de sustancias como trastorno primario e inductor de la patología psiquiátrica: La intoxicación aguda y crónica, el síndrome de abstinencia aguda/ prolongado pueden provocar cuadros muy semejantes a diversos trastornos psiquiátricos.

Los más frecuentes que aparecen a consecuencia del consumo son depresión, ansiedad y psicosis, siendo el cannabis, el alcohol, y la cocaína los responsables en la mayoría de los casos [3].

“El consumo de cocaína, anfetaminas, cannabis o alcohol aumenta hasta 7 veces el riesgo de presentar sintomatología psicótica (Rieger et al., 1990)”.

  • Psicopatología como factor de riesgo para el desarrollo de una dependencia de sustancia: La psicopatología puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de una dependencia de sustancias.

De aquí a hace un tiempo, surgió un nuevo paradigma para entender las adicciones, la Vulnerabilidad Individual [1].

Nos movemos, desde el paradigma clásico, en el que la adicción depende de la exposición frecuente e intensa de sustancias adictógenas o a sustancias tales como el juego, hacia un nuevo paradigma, el de la patología dual, basado en la vulnerabilidad centrada en el individuo.

Es por ello, que el concepto de “patología dual” está más próximo al modelo de vulnerabilidad genética, neurobiológica y medioambiental que predispone a muy diferentes fenotipos psicopatológicos a la existencia de alteraciones genéticamente determinadas y son corregidos por el uso de sustancias conduciendo a la automedicación (hipótesis).

“Khantzian (1985) propuso la hipótesis de la automedicación, según la cual, el consumo se realiza para aliviar la sintomatología o el sufrimiento psíquico producido por ciertos trastornos mentales. Según esta hipótesis,  la elección de la droga se relaciona con la sintomatología presentada”

  • Coexistencia de una vulnerabilidad especial del sujeto para padecer ambos trastornos: Puede existir una vulnerabilidad común para el desarrollo de ambos trastornos o ser un tercer trastorno relacionado con estos dos, como puede ser por ejemplo un trastorno de personalidad. Se han referido rasgos temperamentales comunes, una disfunción neurobiológica, psicosocial o medioambiental que predispone ambos síndromes [3].

  • trastorno_mental_y_adiccion

¿CÓMO EXPLICAR EL TRASTORNO DUAL EN PERSONAS CON TRASTORNO MENTAL?

Como se ha comentado anteriormente, la patología dual suele explicarse por la teoría de la automedicación. Existen diferentes teorías y modelos que intentar dar cuenta del porqué de la drogodependencia, como puede ser el modelo moral y modelo biológico. En ambos modelos las conductas adictivas o algunas de ellas, al no considerarlas en conjunto, sino separadamente a cada una de ellas, dependían de una sustancia química. Los datos  científicos no explicaba ni la mitad de las conductas adictivas. Ambos implican un reduccionismo.

Por lo que se comenzó a aplicar la hipótesis de la automedicación (del modelo biológico): sostiene que las personas que desarrollan un Trastorno por Uso de Sustancias (TUS), una gran parte lo hace porque el dependiente sufre trastornos endógenos con sustrato biológico directa o indirectamente, que le aboca al consumo de sustancias psicoactivas como forma de autotratamiento [3].

¿CUÁLES SON LAS COEXISTENCIAS MÁS FRECUENTES DEL TRASTORNO MENTAL Y EL TUS? 

  • PATOLOGÍA DUAL EN LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD:

Una de las comorbilidades psiquiátricas más elevada es la que existe entre el Trastorno de Personalidad y el consumo de sustancias.

En la actualidad, aunque está suficientemente documentada, quedan muchas incógnitas por resolver.  Sin embargo, hay distintos factores que han dificultado el reconocimiento de esta amplia comorbilidad, como la conceptualización relativamente reciente de las conductas adictivas como enfermedades cerebrales y no meros problemas sociales, la aún persistente controversia sobre los Trastornos de Personalidad, la antigua y desechada conceptualización de la “personalidad adictiva” y las discrepancias sobre el concepto de comorbilidad [4] y [5].

Respecto a la distribución por sexos es más frecuente en mujeres que en hombres con una relación de 3:1. Cuando se realiza el diagnóstico, la mayoría de las personas tienen una edad comprendida entre los 19 y los 34 años; y pertenecen a grupos de nivel socioeconómico medio [3].

El curso clínico de las personas, que están diagnósticas de Trastorno de personalidad más Trastorno por Uso de Sustancias, es con frecuencia inestable, con numerosas reagudizaciones que se corresponden con períodos de crisis.

Las crisis suelen presentarse con una serie de síntomas y conductas, como autolesiones, intentos de suicido, abuso de sustancias, síntomas psicóticos transitorios y comportamientos impulsivos, como enfados y agresiones, conductas sexuales de riesgo, hurtos, purgas y atracones, todo ello con un importante correlato afectivo [3].

En cuanto al pronóstico, la evolución de esta población es variable.

Siga leyendo la PARTE II del artículo

 Cristina Rodríguez. Educadora, Terapeuta Ocupacional
The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones
Independientes

Latest posts by Independientes (see all)