La adicción acompañada de un trastorno mental. Parte 2

Lea también la PARTE 1 de este artículo

  • PATOLOGÍA DUAL EN DEPRESIÓN, TRASTORNO DEL ESTADO DE ÁNIMO Y ESQUIZOFRENIA.

Los Trastornos Depresivos hacen evolucionar peor la adicción, con abuso de un mayor número de sustancias, edad de comienzo del consumo menor, y contribuyen a mantener o recaer en el consumo.

Según los estudios realizados en población clínica, es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Por los que las mujeres con TUS constituyen un colectivo especialmente vulnerable [6] (Torrens et al., 2011).

Las personas que padecen un Trastorno del Estado de Ánimo que consumen sustancias complican su trastorno base. Modifican los síntomas, empeora el curso con aumento de la cronicidad y el riesgo suicida, y disminuye la eficacia del tratamiento [3].

“Las personas dependientes de alcohol con trastorno del estado del ánimo presentan un curso más rápido de adicción, con mayores ingestas, consecuencias físicas y psicosociales más graves y síntomas más severos (Cuadrado 1997; Burns y Tesson 2002).”

Dentro de las patologías del estado de ánimo, el  trastorno con mayor comorbilidad es la del Trastorno bipolar.  En el caso de los sujetos que padecen esta patología dual: Los principales factores sociodemográficos de riesgo son el sexo masculino, la edad joven y el bajo nivel educativo (Tondo et al., 1999; Sonne y Brady, 1999).

Los trastornos por uso de alcohol son más prevalentes en los hombres bipolares que en las mujeres bipolares, al igual que ocurre en la población general [7].

Las personas con Trastornos Psicótico frecuentemente presentan Trastornos por Uso de Sustancias (TUS).  El consumo de sustancias ensombrece el curso, el pronóstico, dificulta el tratamiento psicofarmacológico y el abordaje psicoterapéutico.

En cuanto a la relación que existe entre sustancia y sintomatología, algunos estudios afirman que algunas sustancias psicoestimulantes, como la  cocaína, las anfetaminas, etc., según la cantidad, el tiempo y la vía de consumo, pueden mimetizar la sintomatología de la esquizofrenia en algunas personas. El cannabis, los alucinógenos, las drogas de síntesis, los hongos, la fenciclidina, etc., tienen capacidad para producir sintomatología alucinatoria. Además, las sustancias depresoras, como el alcohol o las benzodiacepinas, pueden producir sintomatología psicótica en los momentos de abstinencia [8].

patologia_dual_comorbilidad_psiquiátrica

“La edad de presentación de la psicosis es menor en persones con esquizofrenia adictos que en os que no lo son (Scheller-Gilkey et al., 1999)”

En relación con el género también hay diferencias. Las mujeres con esquizofrenia que consumen tóxicos son especialmente vulnerables a los efectos adversos del uso de sustancias, apareciendo éstos más rápidamente.

La asociación de la esquizofrenia y el uso de sustancias repercuten en las manifestaciones cíclicas y el curso evolutivo de ambos trastornos [3]:

  1. Cambios de humor
  2. Más problemas familiares
  3. Conductas rebeldes y agresividad verbal.
  4. Más enfermedades físicas y blackouts (lagunas de memoria)
  5. Mas delirios
  6. Mayor uso de urgencias, más ingresos hospitalarios.
  7. Más conductas hostiles y amenazadoras
  8. Depresión, conductas suicidas.
  9. Menor cumplimiento del tratamiento
  10. inicio de esquizofrenia más precoz, más alucinaciones auditivas y síntomas afectivos
  11. Mas síntomas positivos, más recaídas, menos síntomas negativos y extrapiramidales.

“El consumo de sustancias estimulantes y alucinógenos pueden empeorar los síntomas positivos en personas con esquizofrenia (Dixon et al., 1999)”.

  • PATOLOGÍA DUAL EN  ADICCIONES COMPORTAMENTALES

La Adicción Comportamental, llamada también adicción sin droga, es un tipo de adicción en la cual se da una pérdida de control de una determinada conducta y que tiene como característica, igual que las adicciones con sustancia, la dependencia, tolerancia, síndrome de abstinencia y la interferencia grave en la vida cotidiana de la persona [9] y [10].

Los síntomas de las adicciones comportamentales son similares a las drogodependencia, tienen también criterios como la dependencia, tolerancia, que en este caso sería la necesidad progresiva de realizar la conducta- y el síndrome de abstinencia.

En cuanto al síndrome de abstinencia hay que puntualizar que la persona consumidora de sustancias en cuanto tenga el síndrome, una vez consuma una dosis, esté se controla, no obstante una persona con juego patológico puede pasarse horas e incluso días sin parar sin que el síndrome de abstinencia disminuya.

Igual que las adicciones por uso de sustancias, son varios los factores que predisponen la adicción sin droga, como los ambientales y variables psicológicas.

Algunos de estos factores psicológicos son los siguientes:

  1. Impulsividad
  2. Búsqueda de sensaciones
  3. Autoestima baja
  4. Carencia de afecto
  5. Pobreza de relaciones sociales
  • PATOLOGÍA DUAL EN TDAH

Existe una sólida interrelación entre el Trastorno por Déficit de Atención Hiperactividad (TDAH) y los Trastornos por Uso de Sustancias (TUS). Las personas con TDAH presentan una elevada prevalencia de TUS.

La presencia de esta patología dual empeora la presentación clínica, evolución  y el pronóstico de ambos trastornos comórbidos y dificulta el abordaje terapéutico tanto farmacológico como psicoterapéutico.

La evaluación y el diagnóstico del TDAH en pacientes con patología dual son, a menudo, compleja y basada, fundamentalmente, en la evaluación clínica. La dificultad es mayor, dado que con frecuencia el paciente se presenta a evaluación siendo ya adulto y sin haber sido diagnosticado previamente durante la infancia o adolescencia.

En cuanto a la epidemiología, el género en la comorbilidad de TUS en personas con TDAH no hay diferencias [11].

¿Y cuál es la relación que existe entre TDAH y TUS comórbido?

Aunque el TDAH es un factor independiente para desarrollar TUS, el consumo, el abuso y la dependencia de nicotina, alcohol u otras sustancias es mayor en sujetos con TDAH debido a la combinación de diversos factores de riesgo [12].

Entre éstos se incluyen ciertos mecanismos neurobiológicos comunes, el deterioro en el funcionamiento psicosocial, académico y la laboral o la comorbilidad asociada; si bien también parecen ser importantes determinados rasgos y síntomas que con frecuencia aparecen con el TDAH y con los TUS,  como la impulsividad o la baja autoestima, las alteraciones neuropsicológicas características del TDAH o la hipótesis de la automedicación.

DIÁGNOSTICO Y PRONÓSTICO DE LA PATOLOGÍA DUAL

En cuanto al diagnóstico de la patología dual debe ser individualizado, en el cual se tiene que valorar las diferentes dimensiones sintomáticas desde una perspectiva longitudinal.

La valoración de cada síntoma o trastorno debe comenzar tan pronto como sea posible, sin esperar arbitrarios periodos de espera o abstinencia, sin el requerimiento de la estabilización psiquiátrica, sobre las bases de una historia longitudinal integrada (Minkoff, 2001).

En cuanto a  los problemas existentes en el tratamiento de la dependencia asociada a otro trastorno psiquiátrico severo son:

  1. Interferencias mutuas entre los diferentes tratamientos específicos.
  2. Incumplimiento de las prescripciones
  3. Necesidad de cuidados junto con pérdida de apoyos sociales.
  4. Carencia de recursos asistenciales reales
  5. Elevada frecuencia de trastornos de conducta en el seno familiar.
  6. Elevada incidencia de problemas legales.
 Cristina Rodríguez. Educadora, Terapeuta Ocupacional
The following two tabs change content below.