ActualidadNoticias

El CNPT celebra el Día Mundial Sin Tabaco incidiendo en los beneficios para la salud de dejar de consumir tabaco y nicotina

El 31 de mayo es una fecha para celebrar el Día Mundial Sin Tabaco (DMST), una efeméride promulgada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el fin de informar y concienciar sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y de la exposición pasiva al humo del tabaco.

En el presente año, el lema para el Día Mundial sin Tabaco, propuesto por la OMS, es “Comprometerse a dejar el tabaco”, con el que busca concienciar sobre la importancia de crear entornos más saludables que sean propicios para dejar de fumar, contemplando políticas sólidas para la cesación tabáquica. Asimismo, el organismo insiste en el interés de incrementar el acceso a los servicios de cesación; creando mayor conciencia en la población sobre las tácticas de la industria tabacalera y empoderando a las personas consumidoras de tabaco, para que intenten dejar de fumar o consumir tabaco en todas sus formas, todas ellas perjudiciales para la salud.

En este sentido, desde el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), integrado por 38 sociedades científicas, consejos de colegios profesionales y asociaciones civiles y de pacientes, insiste en los efectos nocivos para la salud del tabaco clásico combustible, del tabaco calentado y de los dispositivos de liberación de nicotina.

La Asociación Española contra el Cáncer (AECC), por su parte, recuerda que hasta 16 tipos de cáncer están relacionados con el tabaco. Si nadie fumara, se reducirían hasta un 30% los casos de cáncer en España. Además, señala la importancia de prestar atención al humo del tabaco, que contiene más de 70 sustancias cancerígenas. Por todo ello, la Asociación hace un llamamiento a lograr una generación libre de tabaco para el año 2030 y, para conseguirlo, pide una modificación de la ley antitabaco actual y ampliar los espacios libres de humo, principalmente aquellos en los que estén presentes los menores. Desde la AECC, en palabras de su presidente, Ramón Reyes, se señala que «es inaceptable que sigamos exponiendo a los menores al humo del tabaco. Ellos no tienen la posibilidad de elegir respirar o no humo ambiental. No olvidemos que el tabaco está relacionado con hasta 16 tipos de cáncer. El tabaco provoca cáncer y mata, y ampliar la Ley Antitabaco y específicamente que todos aquellos espacios en los que pueda haber menores sean espacios libres del humo del tabaco, evitaría el impacto del tabaco en menores y reduciría el inicio del consumo entre los más jóvenes».

Por su parte, el Dr. Tomás Cobo, presidente del CGCOM, ha puesto en valor el trabajo que desarrolla el CNPT en la lucha contra el tabaco “y que ha conseguido que las cifras sean esperanzadoras, aunque siempre hay más cosas por hacer” y ha subrayado que España debe de volver a convertirse en un referente en políticas encaminadas a la lucha contra el tabaquismo”.

Respecto al tabaco y el COVID-19, ha asegurado que “todas las organizaciones tenemos claro que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con no fumadores. El consumo de tabaco se asocia a una mayor gravedad, mayor riesgo de ingreso en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y de muerte” y ha enfatizado que “el tabaco colapsa el sistema sanitario. Es un reto ético, intelectual y científico, especialmente en tiempos de pandemia”. En este sentido la vicesecretaria del CGCOM, Dra. Rosa Arroyo, ha reforzado este mensaje y ha añadido que todas estas recomendaciones están refrendadas también por el quinto informe de la Comisión Asesora COVID-19-OMC, en el que participaron la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), y en el que se pone de manifiesto que el consumo de tabaco aumenta la probabilidad de contagio de COVID-19, tanto por el humo exhalado, como por la manipulación, ya que fumar o “vapear” aumenta el contacto mano-boca, y con la mascarilla. También señala que las pipas de agua incrementan el riesgo por el contacto con boquillas, la proximidad y la difícil limpieza. Por ello, ha reclamado a los poderes públicos que fomenten los cambios necesarios para avanzar en las políticas antitabaco, como parte del impulso “para crear una nueva normalidad que nos defienda de la pandemia”.

Tabaco, Nicotina y COVID-19

Remitiéndonos al documento aprobado el 2 de julio de 2020 por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sobre el POSICIONAMIENTO DE LAS AUTORIDADES SANITARIAS EN RELACIÓN AL CONSUMO DE TABACO Y RELACIONADOS DURANTE LA PANDEMIA POR COVID-19, ha quedado demostrado que el consumo de tabaco, en cualquiera de sus formas, empeora el curso de las enfermedades respiratorias, siendo un importante factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, oncológicas, así como para la diabetes, entre otras patologías. Por su parte, en cuanto a la relación entre fumar y la progresión del COVID-19, la evidencia científica actual nos indica que fumar se asocia con su progresión negativa y con resultados adversos, conllevando un riesgo 1,45 veces más alto de desarrollar una forma grave de los síntomas que en personas no fumadoras.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies