ActualidadNoticias

Las colillas de tabaco son el segundo elemento plástico más presente en los océanos

Hoy es el Día Mundial Sin Tabaco, un día importante para visibilizar un problema de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo y que causa la muerte prematura de personas de todos los rincones del planeta. El tabaco, además de causar enfermedades y patologías graves como varios tipos de cánceres, problemas respiratorios, etc. y de agravar las complicaciones derivadas de la Covid; es además causante de adicción.

Un cigarrillo está compuesto por más de 7000 compuestos tóxicos que afectan de forma directa al organismo. También se ha hablado del fumador pasivo, es decir, de cómo esta sustancia afecta cuando es inhalada por personas que en principio no son fumadoras.

Ahora se sabe que los cigarrillos también tienen un efecto directo sobre la salud del propio planta tierra. Durante décadas las colillas han sido el elemento plástico más presente en los océanos. Solo este año, y por primera vez, es superado por los envoltorios plásticos de comida.

El gesto de tirar una colilla al suelo se repite millones de veces a lo largo de un solo día, y sin embargo, pocos son conscientes de que el componente principal de las colillas es el polipropileno, un plástico de un solo uso. La Unión Europea prohibió ya para este mismo año, el 2021, los plásticos de un solo uso. Por ejemplo, platos o utensilios de usar y tirar. Es curioso ver que las colillas, que también lo son, no han sido prohibidas. ¿Presiones de la industria? Quién sabe. La realidad es que las colillas siguen inundando los mares y océanos del planeta, contribuyendo a la presencia de plásticos y microplásticos, pero, además, con un contenido de sustancias tóxicas que impactan de forma directa en la vida de la fauna y la flora del planeta.

De los 5’6 billones de cigarrillos que se producen de forma anual, un tercio acaba en el suelo, y finalmente va a parar al mar. De hecho, el 40% de los residuos del Mar Mediterráneo son colillas. Pero además, según un informe de la OMS, realizado en 2017, cada año se generan entre 340 y 680 millones de kg de residuos procedentes de la industria del tabaco.

Las colillas que paran en el mar son ingeridas por los peces, animales que luego pescamos y nos comemos. Este residuo permanece una media de 12 años en la naturaleza.

Por lo tanto, cuando hablamos de tabaco y de la necesidad de prevenir su consumo, hablamos también de prevenir la contaminación y la intoxicación del planeta y sus seres vivos.

The following two tabs change content below.
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy y el periódico 'Aquí en Alcoy'. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Profesora asociada de periodismo en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Miembro de la Asociación Nacional de Informadores de Salud.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy y el periódico 'Aquí en Alcoy'. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Profesora asociada de periodismo en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Miembro de la Asociación Nacional de Informadores de Salud.
Next Article:

0 %

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies