• Home »
  • Entrevistas »
  • Entrevista sobre el Real Decreto Ley del juego a Juan Lamas, Director Técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados

Entrevista sobre el Real Decreto Ley del juego a Juan Lamas, Director Técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados

“En el nuevo Real Decreto Ley sobre juego echamos en falta la prevención y la reparación del daño”

Juan Lamas

La nueva regulación del juego no es una ‘nueva ley de juego’ sino de un Decreto de Publicidad, es decir, es una parte de la operativa del juego y una parte trasversal. Pero ha causado y sigue causando revuelo porque el sector inyecta entre publicidad y patrocinios hasta 3000 millones de euros a clubes y medios de comunicación y genera 1600 millones en impuestos. De hecho, este Real Decreto es la tercera versión del que se lanzó en 2011 y que quedó parado en un cajón hasta el 2015.  Según la Asociación de Medios de Información hasta un 50% de los ingresos en cabeceras de prensa deportiva vienen por patrocinios de la industria del juego.

El recién mandato viene dado por la ley 13/2011. En 2012 se lanza un código de autorregulación, supervisado por una empresa intermedia que es Autocontrol, en la cual estaban representados los propios operadores de juego y los medios de comunicación. En todo este tiempo solo hay tres denuncias efectivas, que permitieron una sanción. Y es que el Estado no regulaba la publicidad, porque, entre otras cosas, fue uno de los requisitos que les pusieron los operadores internacionales para implantarse en España, explica Juan Lamas, Director Técnico de FEJAR. El estado reguló el que no pudieran tener una residencia fiscal fuera del estado español y que tuvieran que pagar los impuestos aquí, pero se vieron obligados a permitir la publicidad. A partir del 2015 y por las presiones que refleja la sociedad civil, entre otras FEJAR, se elabora un Decreto de Publicidad. Se elabora, se presenta a información pública, se aportan alegaciones por parte de los operadores del juego y los medios de comunicación y queda constituido un borrador. Un borrador que se queda en un cajón, que además coincide con la época de Rajoy en la que no hubo gobierno. A finales de 2016, inicios del 2017, la Dirección General con el PP vuelve a sacar el Decreto de Publicidad, se vuelve a poner en información pública, se vuelven a presentar alegaciones y se constituye un borrador y este se vuelve a quedar parado en el cajón del Ministerio. Luego viene ese período en el que no hay gobierno, se repiten elecciones y se vuelve a quedar parado. Desde FEJAR se lanza el requerimiento de que se vuelva a poner sobre la mesa, pero no hacen caso. Llega el nuevo ministro actual y la primera trasformación es que el juego de competencia estatal pase del Ministerio de Hacienda, que era donde estaba, al Ministerio de Consumo. Es una postura que desde FEJAR ven lógica, aunque ellos hubiesen preferido que hubiese ido a Sanidad. El nuevo Ministros de Consumo, Alberto Garzón, saca el borrador y retoca algunos aspectos. Desde FEJAR se presentan alegaciones públicas, muchas de las cuales se incluyen. Los operadores y los medios también presentan, y aunque algunas menos, también se incluyen en el Real Decreto. Entonces llega el virus y se paraliza todo de nuevo. Empezó entonces el confinamiento y FEJAR empieza a recibir la demanda por parte de a la ciudadanía de una sobre exposición al juego al estar en casa las 24h al día. FEJAR, que ha participado de forma activa en las alegaciones del Decreto, se pone en contacto con el ministro y le traslada esta demanda. Es entonces cuando se actúa limitando la publicidad de 1 a 5 de la mañana y se prohíben los bonos. El propio ministro en comparecencia parlamentaria dice ahora que, viendo los resultados, el nuevo Decreto se va a aplicar con esas aportaciones. El nuevo Decreto Ley pivota sobre tres puntos básicos: La restricción de la publicidad de 1 a 5 de la mañana, la prohibición de los bonos y promociones en los operadores del juego y la prohibición de las ofertas comerciales a licencias auto prohibidas o que por ley no pueden jugar (por ejemplo, los menores de edad).

Pregunta. ¿Han notado un incremento de personas con adicción al juego en estos últimos años en los que han proliferado las casas de apuestas y el juego online con tan escas o nula regulación?

Respuesta. No hemos notado un incremento de personas con adicción al juego. Cuantitativamente no, lo que sí que hemos visto es el cambio de perfil de las personas afectadas. Hay una rebaja importante de la edad. Constatamos el incremento de usuarios del juego. Son dos perfiles distintos: Una cosa es ser usuario del juego y otra distinta es tener un problema con el juego.

La tasa de trastorno por uso de juego está en el 1% de la población desde hace 10 años. Entonces el perfil de la persona con adicción al juego era: ‘varón de 45 años, jugador de máquinas tragaperras que llevaba 6 años jugando y que tenía un patrimonio que estaba dilapidando’. El perfil actual también es de un varón, pero de entre 25-30 años, jugador principalmente de apuestas deportivas o juego online que empezó a jugar hace 1 año o año y medio. La variable de la edad tiene una tendencia descendente, es decir, cada vez este perfil es de una edad inferior y cada vez se incrementa más el tema de juego online y apuestas deportivas (45% actualmente) y descendiendo en máquinas tragaperras (que hace 10 años era de un 80-90%).

P. ¿Llega tarde esta regulación? ¿Qué valoración hacéis del Real Decreto Ley?

R. La valoración que hacemos es que es un paso adelante, pero es insuficiente. En el desarrollo de la operativa del juego podemos estar bastante de acuerdo.  Claramente estamos de acuerdo en la restricción de la publicidad en horario diurno, en la no utilización de personajes famosos y también estamos de acuerdo en la prohibición de publicidad en las vestimentas deportivas de anuncios del juego. Pero creemos que le falta la parte de prevención. El Ministro dijo varias veces que el tema del juego era un tema trasversal y que había que enfocarlo no exclusivamente sobre una actividad económica, y creemos que aquí tenía la oportunidad de hacerlo y así nosotros se lo hicimos saber en las alegaciones. En primer lugar, incluir el enfoque trasversal con la prevención del juego en principio partiendo de la base que si tienes una actividad empresarial como esta tiene consecuencias para un sector de la población, y a efectos de operatividad hay que contemplarlo bajo su prisma; tiene otra cosa que no nos gusta que es la distinción entre el juego privado y el juego público. Cuando hablamos de consecuencias del juego, lo de menos es el tipo de juego o el operador que sea. En la ley del 2011, que es de donde descuelga el actual decreto ya contemplaba una excepcionalidad a Loterías del Estado y a la ONCE. Los políticos dan explicaciones que a mí me dan mucha gracia, dicen que tanto Loterías del Estado y la ONCE es un juego en diferido, que se ayuda a una población concreta. Creo que no han visto la repercusión de los rascas de la ONCE. Al final, el juego es el impuesto más dulce que pagamos y lo seguimos pagando todos. Es algo que nosotros denunciamos en el 2012.

P. ¿Es importante el tema de las franjas horarias? ¿Qué opinión tienen sobre este tema? ¿Y sobre la prohibición de los bonos regalo?

P. Lo de las franjas horarias es un tema discutible por dos sectores. Ya no es un problema de intereses que puedan tener los operadores de juego para no dejar de ganar, porque no es que van a perder, es que no van a ganar. El problema se da más en los medios de comunicación. Hay 15 medios de comunicación en el Estado que van a comenzar a temblar en cuanto no tengan los ingresos que le están dando las casas de apuestas y no te digo nada los equipos de futbol. Hay algunos medios de comunicación que en cuanto les dejen de ingresar dinero de empresas de juego por publicidad, van a cerrar. Está claro que grandes medios, por ejemplo, la COPE o la SER, va a notarlo, pero tienen la alternativa de buscar otros patrocinadores, pero los que no son tan grandes, se van a ver en un problema.

Las 10 de la noche es claramente un horario de público infantil y hay que marcarlo así en todos los aspectos, no solo en el juego. La sociedad actualmente no está establecida a las ocho de la tarde. Yo tengo hijos pequeños y a las 10 de la noche están funcionando. Creemos que ese horario de 1 a 5 de la mañana es un horario perfectamente compatible con una actividad económica regulada. Lo que no entendemos tan bien es que en el Real Decreto se hable de que no se puede relacionar el juego con un mecanismo de solución, y que a las 10 de la noche tras el telediario nos den el número de la bonoloto o del cupón y que termine diciendo ‘Si sueñas, loterías’ o ‘Si juegas tú, jugamos todos’. Ese tipo de mensajes que sin analizar parecen banales, claramente están calando en la sociedad. Si un adolescente está viendo eso, claramente no se va a tirar a comprar los ‘ciegos’, porque no va a salir de casa a las 10 de la noche, pero va a buscar otra alternativa. Como quiero soñar y quiero irme de vacaciones al Caribe, aquí me dicen que tengo una posibilidad de ganar, pues gano. Creemos que sería importante pero no que sea esencial.

P. Se ha controlado la publicidad en medios de comunicación, sin embargo, ¿qué ocurre con las redes sociales? ¿Cómo se ejerce ese control regulatorio? ¿se ha tenido en cuenta que la población juvenil es donde más rato diario pasa? Se ha hablado de que no se puede dirigir a población menor de edad, sin embargo, por ejemplo, en Instagram la edad mínima es de 14 años, ¿Se puede asegurar que en esa franja de 14 a 18 años los usuarios no reciben esa publicidad ni tan siquiera a través del contenido de los ‘influencers’?

R. El tema de las redes sociales es algo que hablamos con el ministro y que él se comprometió a verlo. La verdad es que en el Decreto no se desarrolla, pero sí que se enuncia. Se enuncia que todos los canales comerciales tendrán que estar sujetos a las normas que determine el real decreto y se establece un canal de sanción en el caso de algún tipo de anomalía. Nosotros tras el Estado de Alarma vimos que se había cumplido a nivel de medios de comunicación pero que los operadores de juego se pasaron a Youtube, Instagram, Facebook o Snapchat. Es decir, empezaron a utilizar otros canales y se lo dijimos al ministro. Esto sí que es más complicado porque entran muchos actores: la agencia de protección de datos, el mercado de competencia, etc. Se puede llegar hasta donde se puede llegar, que es lo mismo que pasa con las apuestas deportivas, que es competencia de las autonomías y cuando le dices a una autonomía que vas a tocar algo, se levanta el consejero de turno o el Presidente de la Comunidad Autónoma para que no se toque nada. Nosotros llevamos 9 años intentando que se pongan de acuerdo para que haya solo un registro de auto prohibido, bueno, pues en este momento hay 17 registros de auto prohibido más el Estatal. Entonces es muy complicado, porque yo me prohíbo en Galicia, pero al día siguiente me voy a León y puedo jugar. Pues no hubo manera, nadie lo quiere tocar.

P. ¿Son difíciles los cambios entorno al juego porque algunas cuestiones son competencia estatal y otras de las Comunidades Autónomas?

R. Sí, aunque ahora lo tiene más fácil porque hay una percepción social por las características de los juegos de azar que está obligando a las administraciones correspondientes a tomar medidas. Hasta ahora solo chillábamos las asociaciones de ludópatas, pero ahora chilla la sociedad civil desde muchas partes: la OCU, asociaciones juveniles, etc.

P. ¿Qué han echado en falta o qué puntos considera que se deben mejorar?

R. Ya he comentado que nos falta la parte de la prevención, y otra parte que le falta al Real Decreto es la parte de reparación del daño. Si el juego tiene una parte de consecuencias negativas, tengo que ver cómo reparamos ese daño que se causa. Por ejemplo, que un tanto % de los impuestos del juego se dedicaran a programas de tratamiento y de incorporación social de las personas afectadas, o el dinero de las sanciones a operadores también. El problema es que lo que se recauda en impuestos va al Tesoro y con eso hacen carreteras. Y muchos centros de tratamiento no tienen ni financiación pública ni ningún tipo de ayuda. El Plan Nacional sobre Drogas hace tres años que tiene como nombre: Plan Nacional de Conductas Adictivas, dado por el Parlamento, pero nada ha cambiado, sigue siendo ‘de drogas’ y hable con Azucena Martí, su delegada, o hable con quién hable para solicitar una subvención, siempre es un problema y me exigen que meta también algo de alcohol o de drogas para financiar ese programa. No hay una entidad del juego.

The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación de la Prensa de Alicante y la Asociación Nacional de Informadores de Salud.