COVID, depresión y adicciones

depresion_adicciones_covid

La preocupación que tenemos en estos momentos para poder apoyar a nuestros pacientes es común a todas las situaciones de confinamiento. ¿Cómo les habrá afectado el no salir de casa?, ¿Cómo lo estarán pasando? Y ¿Cómo les podemos ayudar?

Durante estos días y hablando con las personas que tenemos en tratamiento, vía telefónica, hemos observado que uno de los cuadros que se presentan con más frecuencia es el que afecta al estado de ánimo y que va desde la ansiedad a la depresión.

El no saber que hacer durante tantas horas, el prescindir de la sustancia que consumían habitualmente (si es que estaban en proceso de abandono para conseguir la abstinencia) y la relación de enclaustramiento con la familia o bien lo contrario, la soledad, son los disparadores para que la persona se sienta mal, esté nerviosa o se deprima.

Pero es lógico pensar en la cifra de afectados, de fallecidos, de la extensión de la pandemia, y es todavía peor el no poder ver a los seres queridos o pensar que alguno de ellos esté infectado o incluso corra el riesgo de perecer. Ahí pueden venir deseos de consumir de nuevo, o incluso desear que pase esto rápido, que no se puede aguantar, y en alguna persona pensar que la vida no tiene sentido

Hay que hacer algo al respecto y no solo darles apoyo, sino más bien instrucciones para pasar el “trago” lo más fácilmente posible. Estas son algunas de las pautas que hemos venido marcando a modo de Guía de cuidados para casa.

  • Levántese a la misma hora
  • Instaure un horario prefijado el día anterior.
  • No procastine, es decir no posponga actividades.
  • Desayune tranquilamente,
  • Pasee por casa, o haga algún ejercicio.
  • Lea cosas que le interesen.
  • Disfrute de la compañía que pueda tener.
  • Juegue con su mascota
  • Dialogue con su familia. (aunque sea de forma virtual)
  • Propóngase nuevos retos para cuando pase la cuarentena
  • Tome la medicación a sus horas
  • Descanse las horas necesarias, pero no se amodorre ni zanganee.
  • Haga manualidades.
  • Cocine
  • Confecciónese una dieta lo más sana posible.
  • Modere el tiempo de internet y televisión
  • No haga caso de los bulos, hay demasiados.
  • Infórmese de fuentes oficiales
  • Y sobre todo piense en que usted es importante, que debe cuidarse y quererse para poder seguir adelante, que los demás le quieran y le respeten depende de que usted se quiera y se respete a si mismo.
  • Ah! y cuente hasta diez antes de dar una respuesta o si tiene ideas de consumo y distráigase en ese momento con algo que le guste y que no implique riesgo

Pero hemos comprobado que a pesar de estos consejos y de estar pendientes de todos y cada uno de nuestros pacientes, muchos de ellos no terminan de animarse, relajarse y adaptarse a esta nueva situación, en ese caso precisamos recurrir al apoyo farmacológico.

Debido al propio trastorno adictivo, encontramos que ciertos pacientes están tomando algún ansiolítico tipo benzodiacepínico, aunque entendemos que no es lo más adecuado ya que puede producirse una dependencia a los mismos.

Aconsejamos pues la toma de algún antidepresivo, que tenga pocos efectos secundarios, que no tenga interacciones con otros fármacos que pudiese estar tomando y que además de incrementar el estado de ánimo permita conservar la capacidad cognitiva, física y sexual de la persona.

Se utilizan para ello los antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina, cuyo patrón es la fluoxetina, y de ahí a la fluvoxamina, paroxetina, citalopram, escitalopram, etc… pero hemos visto que los antidepresivos que actúan sobre más de un neurorreceptor son más adecuados para estos casos. En ese sentido la duloxetina, venlafaxina o desvenlafaxina funcionan bien y si además queremos que actúe facilitando el sueño, podemos recurrir a la trazodona, la mirtazapina o la agomelatina. Pero últimamente se ha comercializado un antidepresivo multimodal, con efecto en varios neurorreceptores evitando un deterioro cognitivo que pudiese derivarse del estar encerrado en casa, este fármaco puede ser el más adecuado, estamos hablando de la vortioxetina.

Por resumir, apoyo psicológico, normativizar y estructurar el tiempo completado con soporte farmacológico sería lo ideal para sobrellevar esta situación, claro y mantener la abstinencia, así en lugar de tener la sensación de perder el tiempo lo habremos aprovechado para trazar nuevas expectativas vitales.

 

The following two tabs change content below.
Francisco Pascual Pastor
Es Doctor en medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche y es Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Alcohol el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidogalcohol). También posee un máster en Drogodependencia y otros trastornos adictivos por la Universidad Alfonso X El Sabio. Es miembro del consejo de redacción de la revista Salud y Drogas, publicada por el Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID) de la Universidad Miguel Hernández. Es profesor y colaborador Honorífico de los departamentos de y de Medicina Clínica en la Facultad de medicina de la Universidad Miguel Hernández. Posee el Diploma de Especialización en Alcoholismo por la Universidad Autónoma de Madrid. Es miembro del comité de redacción de la revista Adicciones publicada por Socidrogalcohol. Asimismo, es asesor de la Confederación Española de Adictos en Rehabilitación y Familiares y miembro del Comité Asesor Científico de la Revista Española de Drogodependencias. El doctor Pascual también es colaborador de investigación del INID. También es miembro del grupo de investigación PREVENGO, member of International Scientific Advisory Committee (ISAC) de la Global Addiction Lisboa 2011, Pisa 2013 y Roma 2014. Además es Vicepresidente del Consejo de Salud del Departamento de Alcoy, Representante Español en EUROCARE por parte de SOCIDROGALCOHOL, autor de artículos y libros de adiciones y conferenciante, coordinador de la UCA de Alcoi y Médico asesor y colaborador del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy.
Francisco Pascual Pastor

Latest posts by Francisco Pascual Pastor (see all)