Información sobre adiccionesOtras

Otras drogas

Francisco Pascual | Médico en conductas adictivas y colaborador de InDependientes

otras drogasAdemás de las sustancias con poder adictivo que hemos ido presentando hasta este momento, existen otras que aunque consumidas en menos cantidad o con menor frecuencia siguen estando presentes en la calle  y pueden ser igual o más peligrosas para la salud. Algunas son conocidas desde hace tiempo pero otras son más recientes ya que el Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías (oedt) describe cada año más de 40 sustancias nuevas, también denominadas drogas emergentes.

Repasemos algunas de ellas, antiguas y nuevas. 

Barbitúricos:

            Familia de fármacos derivados del ácido barbitúrico que producen depresión cerebral.

Dependiendo de su dosis y formulación presentan un efecto sedante (tranquilizante), hipnótico (inductor del sueño), anticonvulsivo, o anestésico.

Ahora se usan poco en el tratamiento del insomnio y se reserva casi en excluiva para el tratamiento de la epilepsia. Pueden producir síntomas similares al alcohol (borrachera barbitúrica): desinhibición, comportamiento rudo y violento, pérdida de coordinación muscular, depresión y sedación.

Además, producen dependencia física y adicción. La sobredosis puede causar shock, depresión respiratoria, coma o la muerte.

Dietilamida del ácido lisérgico (LSD):

Se trata de un fármaco alucinógeno potente, también llamado compuesto psicodélico o psicofármaco, sintetizado por primera vez en Suiza en 1938 a partir del ácido lisérgico. El ácido lisérgico es un componente del moho del cornezuelo del centeno, un hongo que crece sobre el grano del centeno. Este fármaco produce cambios oníricos (sueños), en el humor y el pensamiento, y altera la percepción del tiempo y del espacio.

El LSD induce alteraciones transitorias del pensamiento, del tipo de una sensación de omnipotencia o un estado de paranoia agudo.

Ejemplar de beleño negro / fotonatura.org

Ejemplar de beleño negro / fotonatura.org

Plantas solanáceas alucinógenas: Beleño, Belladona, Daturas,  Mandrágora.

         Plantas ligadas tradicionalmente a los brujos y su oficio (aquelarres), porque producían efectos “mágicos”: Levitación, fantásticas proezas físicas, telepatía, delirios e intoxicación aguda con el resultado de muerte.

         Los efectos son parecidos al L.S.D.

Éxtasis Líquido o GHB:

El ácido gammahidroxibutírico o GHB es un compuesto inicialmente utilizado por levantadores de pesas para estimular el crecimiento muscular. En años recientes ha adquirido popularidad como droga recreativa entre jóvenes que frecuentan clubes/discotecas y fiestas.

Esta mal denominada «droga de diseño», a menudo se utiliza en combinación con otras drogas tales como Éxtasis. El GHB se sintetiza de una sustancia química utilizada para limpiar las placas de los circuitos eléctricos y está disponible en forma de líquido transparente, polvo blanco, tabletas y cápsulas.

El GHB no tiene olor y apenas sabor. Los usuarios informan que induce un estado de relajación. Los efectos pueden sentirse entre 5 a 20 minutos después de ingerirse y la euforia puede durar hasta cuatro horas. Es realmente un depresor que se utiliza en ciertos ambientes para anular la voluntad o bloquear a la persona, cometiendo abusos o robos sobre ella.

         Se está estudiando su posible utilidad terapéutica en el tratamiento del alcoholismo.

Otras sustancias:

Junto a la presencia del alcohol y de las clásicas drogas de abuso ilegales se han ido introduciendo y expandiendo otras sustancias de características muy diversas.

Esto no quiere decir que los problemas habituales estén cambiando. Sino que junto a la situación ya conocida del consumo de drogas en las sociedades occidentales, están apareciendo nuevos problemas por el uso de diferentes sustancias recreativas.

Los objetivos perseguidos con el consumo de sustancias psicoactivas recreativas son principalmente: alucinógeno, euforizante, afrodisíaco, aumento del rendimiento psicomotor, disminución del cansancio, o producir sueño además de combatir los efectos no deseados del consumo de otras drogas legales e ilegales.

La difusión de estas tendencias emergentes se ha visto facilitada enormemente por Internet.

Existe una cantidad enorme de información en la red sobre la obtención, síntesis, identificación, formas de consumo, efectos y comercialización de este tipo de sustancias, pero esta información es  pseudocientífica ya que no está verificada ni contrastada, encontrando los usuarios una gran cantidad de datos y recomendaciones considerados como «ciertos» y que no son reales.

La justificación y relativización del uso de estas sustancias es la norma en muchas páginas web.

Las nuevas pautas de consumo y su evolución escapan en gran medida a los mecanismos de control y seguimiento de los estados. La naturaleza virtual y la globalidad de Internet, la fluidez del ciberespacio, la dificultad de aplicar medidas restrictivas legales, su relativo anonimato y rapidez favorecen su comercio y difusión.

El número de estas sustancias es enorme y en continuo aumento e incluye desde plantas y hongos hasta vitaminas, minerales y fármacos  de uso legal o sus copias y sustancias químicas no autorizadas, con múltiples formatos de comercialización y consumo (píldoras, extractos de plantas, hongos frescos o secos, infusiones, bebidas, semillas, ampollas, inhalantes, etc).

Existen numerosos patrones de consumo en continuo cambio que darían lugar a múltiples clasificaciones del perfil de consumidor.

Se han descrito múltiples casos de intoxicaciones agudas, algunas mortales, complicaciones orgánicas y psicológicas por el consumo de estas sustancias emergentes junto al alcohol y a las drogas «clásicas».

El policonsumo de diferentes drogas de abuso junto a este tipo de sustancias es frecuente, sobre todo en jóvenes, aunque también en otros segmentos de edad, con escaso conocimiento sobre los peligros y, una nula percepción del riesgo intrínseco de estas sustancias, consideradas en muchos casos como «naturales».

El uso de sustancias, algunas de las cuales no crean dependencia y no ocasionan demanda de tratamiento en las redes de asistencia a drogodependencias, no es sinónimo de inocuidad.

El conocimiento de esta realidad en evolución, es fundamental para poder actuar desde la prevención hasta el diagnóstico y tratamiento.

The following two tabs change content below.
Es Doctor en medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche y es Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Alcohol el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidogalcohol). También posee un máster en Drogodependencia y otros trastornos adictivos por la Universidad Alfonso X El Sabio. Es miembro del consejo de redacción de la revista Salud y Drogas, publicada por el Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID) de la Universidad Miguel Hernández. Es profesor y colaborador Honorífico de los departamentos de y de Medicina Clínica en la Facultad de medicina de la Universidad Miguel Hernández. Posee el Diploma de Especialización en Alcoholismo por la Universidad Autónoma de Madrid. Es miembro del comité de redacción de la revista Adicciones publicada por Socidrogalcohol. Asimismo, es asesor de la Confederación Española de Adictos en Rehabilitación y Familiares y miembro del Comité Asesor Científico de la Revista Española de Drogodependencias. El doctor Pascual también es colaborador de investigación del INID. También es miembro del grupo de investigación PREVENGO, member of International Scientific Advisory Committee (ISAC) de la Global Addiction Lisboa 2011, Pisa 2013 y Roma 2014. Además es Vicepresidente del Consejo de Salud del Departamento de Alcoy, Representante Español en EUROCARE por parte de SOCIDROGALCOHOL, autor de artículos y libros de adiciones y conferenciante, coordinador de la UCA de Alcoi y Médico asesor y colaborador del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Francisco Pascual Pastor
Es Doctor en medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche y es Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Alcohol el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidogalcohol). También posee un máster en Drogodependencia y otros trastornos adictivos por la Universidad Alfonso X El Sabio. Es miembro del consejo de redacción de la revista Salud y Drogas, publicada por el Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID) de la Universidad Miguel Hernández. Es profesor y colaborador Honorífico de los departamentos de y de Medicina Clínica en la Facultad de medicina de la Universidad Miguel Hernández. Posee el Diploma de Especialización en Alcoholismo por la Universidad Autónoma de Madrid. Es miembro del comité de redacción de la revista Adicciones publicada por Socidrogalcohol. Asimismo, es asesor de la Confederación Española de Adictos en Rehabilitación y Familiares y miembro del Comité Asesor Científico de la Revista Española de Drogodependencias. El doctor Pascual también es colaborador de investigación del INID. También es miembro del grupo de investigación PREVENGO, member of International Scientific Advisory Committee (ISAC) de la Global Addiction Lisboa 2011, Pisa 2013 y Roma 2014. Además es Vicepresidente del Consejo de Salud del Departamento de Alcoy, Representante Español en EUROCARE por parte de SOCIDROGALCOHOL, autor de artículos y libros de adiciones y conferenciante, coordinador de la UCA de Alcoi y Médico asesor y colaborador del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy.
Next Article:

0 %

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies