Los jóvenes reconocen los riesgos del cannabis pero defienden su regulación

Mayoritariamente (59,1%) los adolescentes y jóvenes españoles de 16 a 34 años consideran al cannabis una sustancia bastante o muy peligrosa. Y sólo el 14% de ellos consideran que su consumo acarrea pocos o ningún problema.

Sin embargo, y a pesar de esta percepción del riesgo, un 45,5% de adolescentes y jóvenes cree que debería permitirse a los adultos su consumo privado; el 14,5% opina que debería permitirse su consumo, incluso público, sin ninguna limitación; y el 2,7% cree que debería estar permitido su consumo a cualquier persona y en cualquier circunstancia. Por el contrario, un 26% considera que debería prohibirse y sancionarse su consumo incluso en privado.

cannabis_aguas_residuales

Estos son algunos datos del estudio “Tendencias de cambio en la representación del cannabis. La perspectiva de adolescentes y jóvenes españoles” presentada esta semana en Madrid. La investigación ha sido elaborada, gracias a la financiación de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, un centro privado e independiente creado por la FAD.

El estudio ha sido elaborado mediante una encuesta online a 1.205 jóvenes entre 16 y 34 años en tres franjas de edad (16-24 años, 25-30 años y 30-34 años). Además se ha complementado con tres grupos de discusión.

Los discursos de los adolescentes y jóvenes españoles en torno a la percepción social del cannabis siguen su camino de normalización. Cada vez son más los que ven el cannabis como una sustancia accesible, cercana y visible; tolerada e integrada en espacios de ocio; e incluso connotada como “sustancia natural” frente a otras sustancias consideradas químicas y “manipuladas”.

En este sentido, como ocurre con el alcohol y el tabaco, los adolescentes y jóvenes consideran que el consumo de cannabis cumple muchos patrones de consumo social. Incluso es considerada, por una parte importante de los jóvenes, menos peligrosa que consumos socialmente aceptados, como el del alcohol (cuyo riesgo se considera mayor) o el tabaco (que se asume más dañino).

En la siguiente infografía se especifican algunos de los datos extraídos:

INFOGRAFIA CRS CANNABIS