• Home »
  • Actualidad »
  • La Unión Europea aumenta los fondos destinados a la industria del vino durante la pandemia

La Unión Europea aumenta los fondos destinados a la industria del vino durante la pandemia

vino_UE

La European Alcohol Policy Alliance está decepcionada y condena enérgicamente la decisión de la Comisión Europea de dar un paquete adicional de medidas excepcionales para apoyar al sector vitivinícola, tras de la crisis del coronavirus.

Dada la reconocida carcinogenicidad del vino como un producto alcohólico y su contribución como factor de riesgo para una serie de enfermedades crónicas (que son un factor cofundador de una mayor mortalidad debido a COVID-19), es altamente irresponsable para las instituciones europeas permitir un apoyo mayor al habitual para la industria del vino.

La región europea de la OMS sigue teniendo el mayor nivel de consumo de alcohol per cápita a nivel mundial y niveles proporcionalmente más altos de carga de enfermedad atribuible al consumo de alcohol en comparación con otras regiones. Es irresponsable que la Comisión Europea promueva políticas y productos que estén en yuxtaposición con las políticas de salud.

Se sabe que el alcohol, incluso en cantidades muy pequeñas, causa ciertos tipos de cáncer. El consumo de alcohol, especialmente el uso intensivo, debilita el sistema inmunitario y, por lo tanto, reduce la capacidad de hacer frente a enfermedades infecciosas como COVID-19.

‘Dicen que no se debe desperdiciar una crisis. Pero la Comisión Europea acaba de hacerlo. En lo que respecta a la política sanitaria, la Comisión Europea ha demostrado que se inclina ante los poderosos grupos de presión de la industria del vino y hace caso omiso del impacto del alcohol en la salud. Es muy triste que la industria del alcohol utilice una crisis de salud para obtener aún más dinero de los contribuyentes de la Unión Europea «, afirma Mariann Skar, Secretaria General de la European Alcohol Policy Alliance.

Las nuevas medidas incluyen la autorización temporal para que los operadores se autoorganicen las medidas del mercado, el aumento de la contribución de la Unión Europea para los programas nacionales de apoyo al vino y la introducción de pagos anticipados para la destilación y el almacenamiento en crisis.

La contribución de la Unión Europea a las medidas de los programas nacionales de apoyo aumentará en otro 10% y alcanzará el 70%. Una medida excepcional anterior ya lo había aumentado del 50% al 60%. Además de estas medidas de apoyo para el sector vitivinícola, también se beneficiará de un aumento de la contribución de la UE (del 50% al 70%) para los programas gestionados por las organizaciones de productores.

Especialmente decepcionante es la decisión de asignar más recursos para los programas de promoción del vino. La recuperación económica de Europa debería ser saludable en todos los sentidos de esa palabra y no utilizar fondos públicos para promover productos no saludables.

EN ESPAÑA

Esta misma semana el Ministerio de Sanidad anunciaba que el consumo de alcohol debilita el sistema inmune lo que provoca una mayor probabilidad de contraer infecciones, incluido el virus de la Covid19. Desmonta con esta rotunda afirmación basada en la evidencia científica al ser una sustancia tóxica inmunodepresora, numerosos bulos que durante la pandemia han estado circulando por las redes sociales principalmente y que afirman que beber alcohol previene o incluso cura la Covid19. También añadían que el miedo y la ansiedad han sido y siguen siendo frecuentes durante la pandemia y que el consumo de alcohol lejos de ayudar, los empeora.

twitter alcohol ministerio sanidad

Pero es que además, según publica Público, Cerveceros de España afirma que el volumen distribuido a través del comercio ascendió a 192’57 millones de litros (6’41 millones al día) de cerveza. En definitiva, que durante el confinamiento, y en concreto, en abril, cuando la hostelería permaneció cerrada y fue el mes más duro de cuarentena, los españoles se llevaron el bar a casa y consumieron 270.000 litros por hora cuando en los años anteriores la ingesta no había superado los 200.000 litros por hora.