La edad de inicio y el patrón de consumo de alcohol en jóvenes

Cerebro humano / M. M.

Cerebro humano / M. M.

Los profesionales de las adicciones llevan años hablando de lo importante que es rebajar la edad de inicio en el consumo de alcohol. Parece, según se observa en als encuestas del Plan Nacional Sobre Drogas, que esa edad de inicio está más o menos estancada desde hace algunos años, con pequeñas fluctuaciones. En este momento la edad de inicio en el consumo de alcohol es de 13’7 años, lo que significa que jóvenes de 11 años pero también de 14 o 15 se están iniciando en el consumo. ¿Por qué es tan importante que esa edad se rebaje? Según Laura Orío Ortiz, Doctora en Farmacología por la Universidad Complutense de Madrid  (UCM) y Director del Máster en Drogodependencias de la UCM, explicaba en la I Jornadas Informativas de la Federación Riojana de Alcohólicos en Rehabilitación (FRAAR), que las personas que se inician con 13 años tienen hasta un 20% más de posibilidades de desarrollar una adicción. Mientras que esa probabilidad disminuye conforme aumenta la edad de inicio. Por ejemplo, si el consumo de alcohol se inicia a los 18 años, las probabilidades de desarrollar la adicción se reducen al 15% y si se empieza el consumo a los 21 años, la posibilidad es tan solo del 2%.

La doctora explicaba que es importante retrasarla por el efecto que el alcohol tiene sobre el cerebro del joven, el cual se encuentra en pleno desarrollo madurativo.  Los adolescentes son muy vulnerables al alcohol y “debemos trasmitir es que la legalidad del mismo no tienen nada que ver con la afectación neurobiológica, con los términos adictivos. Que sea legal no significa que no sea peligrosa”, argumentaba.

Los adultos tienen la capacidad de inhibir ciertas conductas gracias a que sí tienen desarrollada la corteza prefrontal que es la responsable del control de los impulsos. Los jóvenes en cambio sufren un desequilibrio entre la corteza prefrontal (control de impulsos) y el sistema límbico (emociones). Introducir un tóxico en el momento de desarrollo de esa parte del cerebro (corteza prefrontal) va a tener consecuencias negativas latentes a lo largo de toda la vida.

desequilibrio cerebro joven

El patrón de consumo es otro de los riesgos en los adolescentes. Mientras que el consumo en España había sido tradicionalmente mediterráneo, es decir, más ligado a la gastronomía, en la actualidad los jóvenes consumen en forma de atracón. Se entiende como atracón de bebida el consumo de 4 o más bebidas en mujeres y 5 o más en hombres en un período igual o inferior a dos horas. El riesgo principal es que incremente mucho el alcohol en sangre y en función de la cantidad ingerida se verán comprometidos ciertos aspectos (capacidad de reacción, sistema motor, sistema auditivo o visual, etc.), llegando incluso a producir la muerte por sobredosis. Orío explicaba que esta forma de consumo produce una neuroinflamación, es decir, afecta a las neuronas, lo que tendrá consecuencias evidente en la edad adulta con problemas de memoria o aprendizaje. La doctora explicó el estudio que han desarrollado y en el que ha observado que esta forma de consumo produce en el cerebro los mismos cambios presentes en las personas alcohólicas crónicas.

vineta_María_Molina_alcohol_cerebro

vineta_María_Molina_alcohol_cerebrovineta_María_Molina_alcohol_cerebro

The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Vocal de la Junta de la Asociación de la Prensa de Alicante y miembro de la Asociación Nacional de Informadores de Salud.