¿Es adictivo el café?

cafe_adictivo

Pocas personas se levantan y no van directamente a visitar la cafetera, da igual que esta sea la tradicional cafetera italiana que se coloca sobre los fogones de gas o las más modernas en las que puedes incluso elegir los sabores de capsulas de café. Sea como sea, gran parte de la población no puede arrancar su día sin esa primera taza de café.

El café contiene una sustancia adictiva, la cafeína. No solo podemos encontrarla en esta sustancia sino también en tés, refrescos, chocolate y varios medicamentos. La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central y su uso diario más o menos regular causa dependencia física leve. En 1994 se estableció su carácter químicamente adictivo y el DSM, que es el manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales de la Sociedad Americana de Psiquiatría, menciona los trastornos relacionados con la cafeína en el mismo apartado en el que se encuentran los trastornos relacionados con el alcohol, las anfetaminas, la cocaína, etc.

La cafeína aumenta los niveles de hormonas del estrés y de la dopamina en el cuerpo, lo que provoca una sensación de alerta durante los próximos 30 minutos tras su consumición.

¿Cuál es la cantidad oportuna?

Se recomienda que no se exceda de las 3 tazas de café al día. A partir de las 6 tazas se puede empezar a desarrollar tolerancia. Los efectos de la misma son: aumento de la presión alterial, estado de ánimo elevado, aumento de la atención, estómago irritado y aumento de los niveles de azúcar en sangre.

Sin embargo, si esta se consume en grandes cantidades puede producir complicaciones como el insomnio, dolores de cabeza, hipertensión,  diuresis, alteraciones digestivas, contracciones musculares, taquicardias o arritmias, agitación psicomotora, aumento de la frecuencia respiratoria, temblores e incluso fatiga o dificultad para concentrarse. Así lo afrima un estudio de afirma un estudio al respecto realizado por la Johns Hopkins University y la American University.

Existe también el síndrome de abstinencia cuando se para de forma brusca o se reduce su consumo. El síndrome de abstinencia existe si aparecen tres o más de los síntomas que describimos a continuación: síntomas gripales como náuseas o vómitos o dolores, irritabilidad, fatiga, dificultad para concentrarse y dolores de cabeza.

Hay que destacar que aunque la retirada del café o su reducción en el consumo produce síndrome de abstinencia, el malestar que genera no es comparable al que aparece con el consumo de drogas, por lo que hay expertos que no la reconocen ni como una adicción grave.

Tras toda esta información, es evidente que lo mejor será hacer un consumo moderado que intente no superar las 3 tazas diarias para evitar mayores problemas a largo plazo.

post patrocinado ind

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones
Independientes

Latest posts by Independientes (see all)