• Home »
  • Actualidad »
  • El estigma se combate entendiendo la adicción como una enfermedad común que tiene tratamiento

El estigma se combate entendiendo la adicción como una enfermedad común que tiene tratamiento

IMG_4215

POSICIONAMIENTO DE SOCIDROGALCOHOL

Las adicciones constituyen, según la Organización Mundial de la Salud, un trastorno mental y no un problema de voluntad o vicio. La adicción no puede ser separada de sus contextos familiares, económicos, psicológicos, culturales, políticos, legales…; no es solo una consecuencia del mal funcionamiento cerebral, ni de los cambios que efectivamente se producen en el cerebro. Las condiciones ambientales ponen en diferente contacto a las personas con las drogas, y además de los factores individuales (biológicos y de aprendizaje), determinan la vulnerabilidad a la adicción.

Cualquier persona puede desarrollar una adicción, tanto a drogas como a comportamientos (juego), si se encuentra sometida a estos factores, que incrementan la vulnerabilidad hacia la adicción, pues nadie la elige. Dado que la mayoría de personas que usan drogas, legales o ilegales, no desarrollan una adicción, cuesta comprender que haya algunas que no puedan controlar su consumo. “Comprender que la adicción es una enfermedad producida por multitud de factores es imprescindible para poder combatir el estigma”, así lo ha explicado en la Jornada Nacional “El estigma en la persona con trastorno adictivo”, Francisco Pascual, presidente de la sociedad científica Socidrogalcohol.

La adicción es un complejo trastorno biológico, psicológico y social que necesita ser guiado por varias aproximaciones clínicas y de salud pública. Gracias a considerarla como una enfermedad común y no un vicio, se han desarrollado medidas preventivas, tratamientos y políticas de salud pública eficaces para abordarla. La adicción puede ser de baja gravedad, sobretodo en su fase incial, pero su gravedad tiende a intensificarse con el paso de los años y en relación a las diversas consecuencias negativas. El tratamiento de una adicción en su fase inicial es más sencillo y permite detener el curso progresivo de la adicción, evitando así sus consecuencias negativas futuras.

Mesa de periodistas de ANIS / InD

Mesa de periodistas de ANIS / InD

Sin embargo, la mayoría de las personas con una adicción no han hecho nunca un tratamiento. Al tomar sus propias decisiones, en muchas ocasiones, en lugar de recuperarse se van “hundiendo” progresivamente. Por ello, en muchos casos requieren un tratamiento especializado por parte de un equipo de diversos profesionales (médicos, enfermeras, psicólogos, psiquiatras, trabajadoras sociales…) expertos en conductas adictivas, ya que las consecuencias de la adicción tienen repercusiones biológicas (modificaciones neurobiológicas en cerebro), psicológicas (cambios cognitivos, conductuales y emocionales) y sociales (familiares, económicas, laborales y legales).

Son factores biopsicosociales los que intervienen en la génesis de la adicción y en su mantenimiento, y también las consecuencias son biopsicosociales, lo que hace necesaria la intervención multidisciplinar. Precisamente es este enfoque multicausal el que permite explicar de manera interactiva el desarrollo de un proceso adictivo y al mismo tiempo realizar un abordaje integral. En este modelo integrador se da la misma prioridad a todas las dimensiones de la persona, individualizando el tratamiento y centrándolo en ella y no en las sustancias. Por ello ya son décadas de estrecha colaboración entre distintas disciplinas en el campo de las adicciones.

La adicción es un proceso perfectamente recuperable, por grave que sea. La adicción es tratable, y el mejor tratamiento es aquel que combina intervenciones psicosociales con medicamentos específicos para la adicción. Y la recuperación de la adicción requiere además un cierto compromiso y una participación activa por parte del paciente, siguiendo las instrucciones de los profesionales  que le atienden.

Reducir el estigma sobre las personas que sufren una adicción favorece tanto su incorporación a un tratamiento especializado como su posterior recuperación. Las personas con adicciones deben tener fácil acceso a un modelo asistencial multidisciplinar y a recibir una asistencia integral y de calidad, basada en el conocimiento científico, y en igualdad de condiciones que el resto de usuarios del sistema sociosanitario, evitando así que se les estigmatice. Este, entre muchos otros, es uno de los objetivos y reivindicaciones que Socidrogalcohol ha hecho hoy en el marco de esta jornada sobre el estigma que ha tenido lugar en el CaixaForum de Madrid.

María Molina, ilustradora de InDependientes expone las viñetas publicadas en esta revista /InD

María Molina, ilustradora de InDependientes expone las viñetas publicadas en esta revista /InD

La gran mayoría de las personas con problemas de adicción sufren el rechazo social y son apartados y estigmatizados por la sociedad y por ellos mismos (autoestigma). Los recursos asistenciales para atender a estas personas también refuerzan en muchas ocasiones este estigma al situarse en lugares apartados de los hospitales o centros de salud. Se alejan así la normalización de una enfermedad que sigue estando mal vista. Las administraciones en general olvidan la importancia de invertir en la recuperación de estas personas, desconocen que el ahorro que podría producirse al invertir en prevención es mucho mayor que el coste que ahora se debe hacer desde la sanidad pública para hacer frente a multitud de enfermedades derivadas la conducta adictiva. Todas las dimensiones, las sociales, asistenciales, la prevención, los recursos administrativos, todos están impregnados por el estigma.

El estigma tiene el potencial de impactar de forma negativa en diferentes parcelas de la vida, como el empleo, la vivienda o las relaciones sociales. El estigma afecta a muchos niveles incluida una pobre salud mental y una debilitada salud física. Implica un retraso en la puesta en tratamiento, en la recuperación y en los procesos de reinserción. También aumenta las posibilidades de verse implicado en comportamientos de riesgo. Muchos estudios han demostrado que el estigma es una barrera significativa para acceder a los servicios de salud y a los servicios de tratamiento por uso de sustancia.

La campaña de sensibilización lanzada desde SOCIDROGALCOHOL intenta concienciar acerca de esta realidad. Hoy además se ha presentado el cómic ‘Alas libres’ con el que el protagonista de la campaña, un pájaro, intenta explicar mediante su relato qué es el consumo, cómo se desarrolla una adicción, qué y cómo se sufre el estigma y cómo se puede acceder al tratamiento y combatir el estigma.

Primeras páginas del cómic / InD

Primeras páginas del cómic / InD