Los globos de la risa

Marta Saiz  | Periodista colaboradora en InDependientes

Cinco de la mañana. El pub en el que nos encontrábamos en la ciudad inglesa de Bristol cierra sus puertas. Una veintena esperamos en la calle, comentando la noche o, simplemente, contándonos nuestras vidas. De repente un hombre se acerca ofreciendo globos, ¿globos? Sí, y es la droga de moda, ¿quieres?

Óxido nitroso/ www.elcomercio.es

Óxido nitroso/ www.elcomercio.es

No creo que la mayoría de los que estaban allí supiesen que lo que estaban aspirando era  óxido nitroso (N2O), un gas incoloro de olor dulce y ligeramente tóxico, utilizado en repostería para cremas batidas y como anestésico en operaciones de corta duración.

Es un método fácil y barato, pues el globo ronda los 4 euros; sin embargo, no es tan “inocente” como se presenta, sus efectos a largo plazo pueden ser mortales. Al principio se experimenta una sensación de risa continua, como si se hubiese ingerido una cantidad importante de alcohol. El sujeto también puede desarrollar alucinaciones y brotes de euforia. Estos efectos no suelen durar mucho, es por ello por lo que quienes lo consumen no se conforma con uno solo.

Entre los efectos negativos, destaca el ataque a la médula espinal. Asimismo, es un depresor del sistema nervioso central (como lo es también esnifar pegamento), es decir, que ralentiza el funcionamiento del cerebro. Su sobredosificación por privación de oxígeno al cerebro puede causar cianosis e hipoxia. En el caso de la primera, es la coloración azulada de la piel; mientras que la segunda se refiere al llamado mal de altura, nauseas, mareos, pérdida de conocimiento e, incluso, coma.

En Gran Bretaña es muy conocido este gas de la risa, pero también ha llegado a España. Se conocen dos casos en los que la policía ha intervenido, en Oviedo y en Ibiza. En muchas ocasiones, existe un vacío legal, puesto que su uso en repostería es totalmente legal y el hecho de encontrar suministro y cápsulas no tiene por qué implicar la ingesta de la sustancia en ese local. Del mismo modo, en Gran Bretaña, en pequeños locales y en páginas web, se puede comprar el sifón y las cápsulas -aunque cabe destacar que debes comprarlo por separado y nunca acompañado por globos, lo que resulta una paradoja, pues puedes ir con un amigo y adquirir todos los productos al instante-.

Por lo tanto, esto supone una gran confusión a la hora de catalogar si se está cometiendo una infracción o no, por lo que la responsabilidad recae totalmente en el consumidor. Ya sabéis lo que hay en ese globo… Ahora, ¿queréis?

Mujeres consumiendo óxido nitroso / www.infobae.com

Chica consumiendo óxido nitroso / www.infobae.com