Entrevistas

Carolina Maestre, abogada: «En caso de deudas frente a terceros, responde el patrimonio familiar si la pareja está casada en bienes gananciales»

Carolina Maestre, abogada de Verdú y Maestre Abogados, afirma encontrar casos de separación porque uno de los miembros de la pareja es ludópata con cierta asiduidad. Así, la abogada repasa algunas de las circunstancias legales más relevantes que pueden rodear a esta enfermedad.

Pregunta: ¿Cómo afectan las deudas de juego al patrimonio familiar?

R: Si el matrimonio está casado en bienes gananciales, el código civil dice que los bienes gananciales no responden de las deudas del juego. Pero muchas veces esas deudas se adquieren porque la gente no coge el dinero de su casa imagespara jugar sino que pide préstamos, hipotecas, etc. Esa deuda, aunque sea de juego, frente al banco, frente a terceros, es exactamente lo mismo y el patrimonio familiar va a responder si están casados en bienes gananciales. Si están en separación de bienes y el cónyuge no jugador ha firmado también esas pólizas de crédito o esos préstamos va a responder también. Si no los ha firmado, no. Irá solamente contra el patrimonio de la persona. Si la pareja se separa da igual porque los patrimonios están separados. En los convenios, cuando hay una separación por deudas de juego, lo que a veces se hace es un inventario y que el no jugador se quede, por ejemplo, los bienes, y el jugador se quede las deudas. Aparte se alega que son deudas de juego para que no puedan ir en contra del patrimonio del no jugador.

P. Si el ludópata fallece y tiene deudas, ¿cómo afecta a sus hijos?

R. Se puede renunciar o aceptar sólo a beneficio de inventario. La herencia es el activo menos el pasivo, es decir, lo que se tiene menos lo que se debe. La opción que le queda a esos herederos es aceptar a beneficio de inventario, es decir, que se paguen todas las deudas y lo que quede, lo cojan.

P. ¿La familia puede controlar los préstamos que el jugador pida a terceros?

R. No puedes controlarlo. Tú has pedido ese dinero y lo tienes que devolver. La familia, en principio, salvo que la enfermedad ya sea detectada e incluso se haga un procedimiento de prodigalidad o de incapacitación, es decir, que esta persona no pudiera administrar su dinero y cualquier cosa que hiciera económicamente se podría decretar nula. Pero, en principio, si esa persona no tiene ningún impedimento para manejar el dinero, no se puede hacer nada.

P. ¿Cómo se puede incapacitar al jugador patológico?

R. Se tiene que demostrar al juez que esa persona está malgastando todo el patrimonio, que se lo gasta en juego y que está endeudando a la familia y que, por tanto, carece de capacidad para gestionar el dinero. Y a efectos de proteger a la familia, se solicita una declaración de prodigalidad. Se le declara pródigo y entonces no puede administrar sus bienes. El procedimiento es ir a un juzgado, demostrarle al juez lo que está ocurriendo, llevar a los familiares, llevarle la documentación de todo lo que haya hecho y el juez, si ve que realmente puede poner en peligro el patrimonio familiar, impedirle que maneje el dinero.

P. En caso de que el ludópata robe en el trabajo, ¿qué le ocurriría al enfermo?

R. Robar es un delito. Y robar en el trabajo es un delito más grave todavía porque está el agravante de abuso de confianza, sobre todo, si está robando porque el ludópata tiene la confianza de su jefe: que le haya dejado a cargo de la caja registradora o a cargo de un dinero. El jefe ha depositado una confianza en la persona y si encima le estás robando eso sería una apropiación indebida con el agravante de abuso de confianza. Lo que procede es el despido inmediato del trabajador y la denuncia porque el empresario lo puede despedir, pero si la persona está enferma al próximo para el que trabaje le va a hacer lo mismo. Muchas veces los empresarios son muy buenas personas y lo que hacen es despedirlo, pactan que les devuelvan lo que les han robado y ya está. Pero legalmente lo que han cometido es una apropiación indebida que está penado con cárcel.

P. ¿Robar porque se padece ludopatía es un atenuante?

R. Es un atenuante. Lo que pasa es que se necesita demostrarlo. Tiene que estar diagnosticada por un médico forense. Pero en ningún momento quita la voluntad. No es un eximente. No va a quitar la responsabilidad simplemente si una persona reconoce que tiene una enfermedad, que se somete a un tratamiento de rehabilitación y esto se lo dice al juez. Es una analógica, es decir, entre el arrepentimiento, el reconocimiento, el que el médico forense certifique que no solamente tiene una ludopatía sino que tiene predisposición a rehabilitarse, el juez lo toma en cuenta para rebajar un poco la pena.

 P. ¿Pero es necesario que el enfermo esté en proceso de rehabilitación?

R. Si el médico forense certifica que la persona tiene una adicción al juego es porque está sometida a un programa de rehabilitación y alguien va a decir que esta persona está en ese tratamiento, presenta unas conductas, unas características, etc. Así es como se puede ver porque eso no se mide. La droga sí que se mide porque el sujeto se hace un análisis. La ludopatía es una serie de conductas. Para que se atenúe la responsabilidad, dado que no hay una eximente específica de ludopatía y sí que la existe por estar bajo los efectos de las sustancias tóxicas, se tiene que ir a la analógica, es decir, a circunstancias parecidas: puede ser el trastorno de querer jugar conjugado con el arrepentimiento y con la reparación del daño. Coger todos esos factores para atenuar la pena.

 

Carolina Maestre, abogada de Verdú y Maestre Abogados, afirma encontrar casos de separación porque uno de los miembros de la pareja es ludópata con cierta asiduidad. Así, la abogada repasa algunas de las circunstancias legales más relevantes que pueden rodear a esta enfermedad.

Pregunta: ¿Cómo afectan las deudas de juego al patrimonio familiar?

R: Si el matrimonio está casado en bienes gananciales, el código civil dice que los bienes gananciales no responden de las deudas del juego. Pero muchas veces esas deudas se adquieren porque la gente no coge el dinero de su casa para jugar sino que pide préstamos, hipotecas, etc. Esa deuda, aunque sea de juego, frente al banco, frente a terceros, es exactamente lo mismo y el patrimonio familiar va a responder si están casados en bienes gananciales. Si están en separación de bienes y el cónyuge no jugador ha firmado también esas pólizas de crédito o esos préstamos va a responder también. Si no los ha firmado, no. Irá solamente contra el patrimonio de la persona. Si la pareja se separa da igual porque los patrimonios están separados. En los convenios, cuando hay una separación por deudas de juego, lo que a veces se hace es un inventario y que el no jugador se quede, por ejemplo, los bienes, y el jugador se quede las deudas. Aparte se alega que son deudas de juego para que no puedan ir en contra del patrimonio del no jugador.

P. Si el ludópata fallece y tiene deudas, ¿cómo afecta a sus hijos?

R. Se puede renunciar o aceptar sólo a beneficio de inventario. La herencia es el activo menos el pasivo, es decir, lo que se tiene menos lo que se debe. La opción que le queda a esos herederos es aceptar a beneficio de inventario, es decir, que se paguen todas las deudas y lo que quede, lo cojan.

P. ¿La familia puede controlar los préstamos que el jugador pida a terceros?

R. No puedes controlarlo. Tú has pedido ese dinero y lo tienes que devolver. La familia, en principio, salvo que la enfermedad ya sea detectada e incluso se haga un procedimiento de prodigalidad o de incapacitación, es decir, que esta persona no pudiera administrar su dinero y cualquier cosa que hiciera económicamente se podría decretar nula. Pero, en principio, si esa persona no tiene ningún impedimento para manejar el dinero, no se puede hacer nada.

P. ¿Cómo se puede incapacitar al jugador patológico?

R. Se tiene que demostrar al juez que esa persona está malgastando todo el patrimonio, que se lo gasta en juego y que está endeudando a la familia y que, por tanto, carece de capacidad para gestionar el dinero. Y a efectos de proteger a la familia, se solicita una declaración de prodigalidad. Se le declara pródigo y entonces no puede administrar sus bienes. El procedimiento es ir a un juzgado, demostrarle al juez lo que está ocurriendo, llevar a los familiares, llevarle la documentación de todo lo que haya hecho y el juez, si ve que realmente puede poner en peligro el patrimonio familiar, impedirle que maneje el dinero.

P. En caso de que el ludópata robe en el trabajo, ¿qué le ocurriría al enfermo?

R. Robar es un delito. Y robar en el trabajo es un delito más grave todavía porque está el agravante de abuso de confianza, sobre todo, si está robando porque el ludópata tiene la confianza de su jefe: que le haya dejado a cargo de la caja registradora o a cargo de un dinero. El jefe ha depositado una confianza en la persona y si encima le estás robando eso sería una apropiación indebida con el agravante de abuso de confianza. Lo que procede es el despido inmediato del trabajador y la denuncia porque el empresario lo puede despedir, pero si la persona está enferma al próximo para el que trabaje le va a hacer lo mismo. Muchas veces los empresarios son muy buenas personas y lo que hacen es despedirlo, pactan que les devuelvan lo que les han robado y ya está. Pero legalmente lo que han cometido es una apropiación indebida que está penado con cárcel.

P. ¿Robar porque se padece ludopatía es un atenuante?

R. Es un atenuante. Lo que pasa es que se necesita demostrarlo. Tiene que estar diagnosticada por un médico forense. Pero en ningún momento quita la voluntad. No es un eximente. No va a quitar la responsabilidad simplemente si una persona reconoce que tiene una enfermedad, que se somete a un tratamiento de rehabilitación y esto se lo dice al juez. Es una analógica, es decir, entre el arrepentimiento, el reconocimiento, el que el médico forense certifique que no solamente tiene una ludopatía sino que tiene predisposición a rehabilitarse, el juez lo toma en cuenta para rebajar un poco la pena.

 P. ¿Pero es necesario que el enfermo esté en proceso de rehabilitación?

R. Si el médico forense certifica que la persona tiene una adicción al juego es porque está sometida a un programa de rehabilitación y alguien va a decir que esta persona está en ese tratamiento, presenta unas conductas, unas características, etc. Así es como se puede ver porque eso no se mide. La droga sí que se mide porque el sujeto se hace un análisis. La ludopatía es una serie de conductas. Para que se atenúe la responsabilidad, dado que no hay una eximente específica de ludopatía y sí que la existe por estar bajo los efectos de las sustancias tóxicas, se tiene que ir a la analógica, es decir, a circunstancias parecidas: puede ser el trastorno de querer jugar conjugado con el arrepentimiento y con la reparación del daño. Coger todos esos factores para atenuar la pena.

 

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies