Y la SOLIDARIDAD se hizo verbo

Fuente: https://ofminmaculada.org/la-palabra-todo/2498-sagrado-corazon-de-jesus-18

Fuente: https://ofminmaculada.org/la-palabra-todo/2498-sagrado-corazon-de-jesus-18

Yo me solidarizo

Tú te solidarizas

Él se solidariza

Nosotros nos solidarizamos

Vosotros os solidarizáis

Ellos se solidarizan

TODOS NOS SOLIDARIZAMOS

Ahora viene lo más difícil, darle alas a este artículo, que, para ser sinceros, ni yo mismo sé cómo acabará, y ni sé si será más corto o largo. Las circunstancias en las que escribo y tú estás leyendo ya las conocemos, son las mismas para ambos, son casi las mismas para todos. Y es más que probable que cuando yo vuelva a leer este artículo, una vez editado, se me ocurran nuevas ideas, pero, ya lo tienes ante tus ojos. Así que, yo voy a seguir escribiendo y tu imaginación, a medida que lees, hará el resto.

Antes de continuar quiero agradecerte a ti, permíteme que te tutee, y a vosotros queridos lectores y lectoras, el esfuerzo que estáis haciendo en estos momentos. No por leer este artículo, sino por la paciencia que estáis demostrando al quedaros en casa. Muchísimas gracias a todos.

Si algo tengo claro, es que no voy a daros pautas ni consejos psicológicos, porque en estos días hay más que suficiente información, y, además, en esta misma revista podéis encontrar buenos artículos al respecto. Yo mismo, en mi página profesional de Facebook, he indicado unas pequeñas y sencillas propuestas, consejos y actividades para estos días. Pero eso sí, tan solo voy a pediros una cosa, y es que como profesional de la psicología que a la Ciencia se debe, recomendaros que, por favor, solo leáis información científica y contrastada por expertos. Nada de bulos, falsas noticias, consejos caseros y, menos aún, dejaros llevar o acudáis a la pseudociencia que tanto daño está haciendo. Confío en vosotros y sé que haréis lo correcto.

Sí, he de confesaros que antes de escribir este artículo muchas fueron las ideas que me invadieron observando la realidad en la que actualmente nos encontramos. De momento, paso a detallaros dos de ellas, luego, las siguientes. Por un lado, hablar de los mayores y ancianos, y, por otro, de los padres y madres con hijos pequeños.

De los primeros quiero deciros que, aquellos que tengáis la fortuna de tenerlos todavía cerca, que los cuidéis, y que, si no podéis verlos, estad pendientes de ellos en todo momento. Hoy la tecnología está a nuestro alcance. Algunos de vosotros seréis más jóvenes, pero otros hemos nacido de padres y madres que vivieron la guerra. A ellos sus padres los cuidaron, nuestras madres y padres nos cuidaron a nosotros, y todos hemos salido adelante. De la misma forma que si a ellos les hubiera tocado vivir este presente, no les quepa ninguna duda de que, seguirían haciendo lo indecible por nosotros y por nuestras vidas como lo hicieron en aquellos momentos.

A los que son madres y padres actualmente y que tienen hijos pequeños, en las que la curiosidad, el movimiento, la actividad continua es parte de su naturaleza, comprendo que os enfrentáis a una ardua tarea en este nuevo cambio de hábitos para ellos y para vosotros. Pensando en vosotras y vosotros me vinieron dos imágenes a la mente, una ficticia y otra real. La primera pertenece a la película “La vida es bella”, dirigida por Roberto Benigni e interpretada por el mismo en el papel de Guido, y por Nicoletta Braschi en el papel de Dora, y en el papel del hijo, el niño Giorgio Cantarini (Giosuè en la película). Supongo que todos habréis visto la película, pero, si no fuera así os la recomiendo. Como os decía, recordé la escena en la que los padres se encontraban en un campo de concentración y como el padre, a través de la imaginación, le hizo creer a su hijo que, mediante un juego, se podía ganar un tanque en el que podría pasearse si ganaba el juego. De esta forma consiguió que el niño “viviera su estancia” de otra manera. La otra imagen, la real, que me vino a la mente, es de hace muy poquito, concretamente del 18 de febrero pasado, y que ha aparecido en muchos medios escritos y, sobre todo, a través de un vídeo que se ha hecho viral. El lugar es en Siria que, como sabéis, aún continua en una devastadora guerra. En él se ve a Abdullah, un padre de una niña de solo cuatro años, que consiguió que su hija pequeña Salwa, no se asustara con las constantes detonaciones que se escuchaban desde su casa. Este padre también se inventó un juego “¿Avión o bomba?, haciéndole creer a su hija que todo era mentira. De esta forma consiguió transformar y convertir el miedo en risas.

¿Por qué pongo estos ejemplos? Pues porque a los padres y madres con hijos pequeños, la Vida, os está dando una oportunidad de imitar a estos que he citado arriba. Que con la imaginación y los recursos que hoy tenéis a vuestro alcance, que son muchos más de los que os precedieron, hagáis honor a vuestros padres o abuelos, y, que, pasado mañana, en el que estos días formarán parte del recuerdo, vuestros hijas e hijos estén tremendamente orgullosos de vosotros como madres y padres, como nosotros y vosotros lo estamos también de nuestros mayores.

Así que, os mando toda la fuerza del mundo porque sé que lo haréis genial. Jugad con ellos de tal modo que, cuando esto pase, vuestros hijos os lo sigan pidiendo y se convierta en un nuevo hábito familiar. Ánimo y a por ello.

Ahora, quiero dedicar un pequeño y sentido espacio a quienes forman parte del mundo asociativo de las adicciones. Sé que a pesar de las distancias que limitan vuestra labor habitual, estáis poniendo todos los recursos necesarios para mantener el vínculo con las personas y familias que forman vuestras asociaciones. Me consta que estáis manteniendo terapias grupales vía online para no perder el contacto y la ayuda que hasta hace poco desarrollabais de manera presencial, y que, también, tenéis una comunicación continua con todas las familias. Así que, quiero agradeceros y felicitaros por esa gran labor que estáis desarrollando en estos días. Ánimo que muy pronto os veréis todos juntos, y muy pronto nos veremos todos.

¿Qué destacaría del mundo asociativo que fuera válido para la situación actual? Pues, destacaría dos palabras fundamentales que forman el eje del mundo asociativo: Autoayuda y Ayuda mutua. Y, hoy, más que nunca, y para la situación actual, creo que esos dos conceptos son en los que han de sostenerse los pilares de nuestra salud. Para definirlos de una manera muy breve, diría: es la transmisión de la salud a través de una cadena de personas y entre personas que superaron una adversidad.

Hoy, la situación actual nos pone en la tesitura de superar otra adversidad a toda la población en general. Y ¿Qué podemos aprender de este movimiento?, pues que, aunque no podamos tocarnos físicamente, tenemos que construir una cadena, invisible sí, pero emocionalmente muy fuerte entre todos, casa a casa, balcón a balcón, canción a canción por toda la geografía española. Porque todos juntos sumamos más, unidos somos mejores y, entre todos, podamos sostener esa cadena llamada Solidaridad que nos lleve de nuevo a la salud.

Ahora, en este punto, me doy cuenta de que el artículo podría ser más extenso, pero lo dejaremos para el mes que viene. ¿Os parece? Por lo que voy a ir finalizando.

Si recordáis mi último artículo, allá por diciembre, en él hablaba, entre otras muchas cosas, de algunos conceptos y, sobre todo, de Valores. Estos conceptos y valores siempre están y han estado ahí, pero hoy, por las circunstancias que estamos padeciendo, requiere que los pongamos más en práctica que nunca. Os nombraba unos cuantos, como: Amistad, Asociación, Sinceridad, Honestidad, Responsabilidad, Perseverancia, Gratitud, Serenidad, Perdón, Aceptación y Humildad.

También finalizaba el artículo hablando del concepto “Esperanza”, y decía aquel párrafo: “Porque la Esperanza no es una palabra hueca, es una palabra que con trabajo se convierte en realidad, como lo demuestran los cientos de personas y familias que se recuperan cada año llevando a sus hogares el Amor, la Alegría y la Felicidad.”

 Ahora, si me permitís, voy a dividir el párrafo en dos partes, y la primera dice:

-          “Porque la Esperanza no es una palabra hueca, es una palabra que con trabajo se convierte en realidad,…”. Pues bien, ha llegado la hora de que la trabajemos juntos, y la unamos junto a la Responsabilidad, porque con el trabajo responsable de todas y todos, quedándonos en casa, será más pronto que tarde una realidad. Así, de esta forma, hemos de trabajar hoy la esperanza, día a día.

En la segunda parte del párrafo comentaba:

-          “como lo demuestran los cientos de personas y familias que se recuperan cada año llevando a sus hogares el Amor, la Alegría y la Felicidad.” Si os fijáis bien en esta frase aparece el verbo “llevando”. Entonces, podríamos preguntarnos ¿Cómo las vamos a llevar a nuestros hogares si permanecemos en casa? La realidad es que esa no sería la pregunta adecuada, sino… ¿Quiénes nos están aportando Amor, Alegría y Felicidad, y añado Seguridad, en nuestras casas en estos momentos?

Aquí quiero detenerme también un segundo.

Como ya he escrito en mi página profesional, quienes nos aportan y nos llevan todo eso, son unos ángeles, sin alas, o quizás sí y nosotros no las habíamos visto hasta ahora. Ángeles de múltiples profesiones y variados uniformes de trabajo que están luchando y dejándose la piel por todos nosotros para que vivamos seguros. Por todo eso, nosotros tenemos que hacer muy bien nuestro trabajo, que es el quedarnos en casa, para que ellas y ellos, además, de que están corriendo un riesgo para su salud, le correspondamos como se merecen y puedan llevar a sus hogares y a sus familias, no solo cansancio, sino también mucha seguridad, y un poquito de alegría por el trabajo bien hecho, amor, felicidad y, sobre todo, mucha esperanza. Hoy, mi aplauso, a través de este artículo, es también para todas y todos ellos.

Sé que tú querido lector o lectora, sé que yo, sé que todos hoy y mañana vamos a hacer muy bien nuestro trabajo, por los que no están y se han ido, por sus familiares, por la vida de los que queremos, por la vida de los que no conocemos, por nuestra propia vida, pero sobre todo y más que nunca, por esos ángeles que luchan y nos cuidan ahí afuera.

Permitidme por una vez que, además de la frase y los abrazos habituales con los que suelo despedirme, en esta ocasión añada algo más. Recordad que el trabajo siempre tiene su recompensa, y en esta ocasión no va a ser menos, pero, mientras tanto, sigamos trabajándonos y trabajándolo, porque no hay nada más bonito que imaginarse ese día para que cuando llegue nos fundamos en un verdadero y sincero abrazo. ¡¡¡Qué explosión de Alegría!!!

SI QUEREMOS PRESERVAR LA VIDA ENTRE TODOS, tan solo tenemos que quedarnos en casa, que los abrazos están por llegar. Besos y un fuerte abrazo.

Salud y Sobriedad.

Os quiero.

The following two tabs change content below.
Luis C Vertedor

Luis C Vertedor

Psicólogo en las asociaciones ALAMA y ARANA, y psicólogo voluntario en la asociación AREA, todas ellas en la provincia de Málaga. Máster en Investigación en Psicología y Experto en adicciones.
Luis C Vertedor

Latest posts by Luis C Vertedor (see all)