XXX Jornadas de APAEX. Botellón, ¿Educar o sancionar?

La Asociación de Protección y Ayuda al Ex Alcohólico de Elche (APAEX ELCHE) celebraba este año su 40 Aniversario (el pasado mes de julio) y sus XXX Jornadas Locales sobre Alcoholismo. Daniel Lloret, del Instituto Nacional de Investigación en Drogodependencias, Esther Sitges, Vicerrectora de Cultura y Extensión Universitaria de la Universidad Miguel Hernández, Ricardo Mora, director médico del Hospital General de Elche y Manuel Agulló, presidente de APAEX (puede escuchar la entrevista radiofónica al presidente con motivo de estas jornadas pinchando aquí), dieron el pistoletazo de salida a unas jornadas cuya temática central fue el Botellón, y como planteamiento ‘¿Educar o sancionar?’

“Posiblemente las dos cosas”, así respondía  Paco Pascual, médico de la Unidad de Conductas Adictivas de Alcoi,  a la pregunta planteada como título de las jornadas, al tiempo que hizo un repaso  y dejaba claro que el botellón y el binge drinking no son lo mismo.  El binge drinking sí se practica dentro del botellón, en ocasiones. El botellón es una reunión de personas, generalmente jóvenes, que consumen alcohol en la vía pública. El binge drinking hace referencia a la forma de consumo, es decir, a beber grandes cantidades de alcohol en un período de tiempo muy corto. Por lo que no todos los que practican botellón están practicando binge drinking.

La mayoría de los jóvenes que lo practican tienen entre 13 y 24 años de edad y no buscan ‘emborracharse’, sus objetivos son estar con los amigos, relacionarse y beber, y si practican esta forma de consumo es porque resulta barato (alta disponibilidad).  “Uno cuando hace estas cosas no lo hace pensando en la repercusión, sino que lo hace pensando en pasarlo bien”, argumentaba el doctor.

“Posiblemente hay menos consumidores, pero los que hay consumen más”, explicaba el médico. Como ejemplo a esta afirmación, Pascual aseguró sentirse preocupado por las 35 intoxicaciones etílicas producidas en Valencia durante la noche de Halloween.

El elefante en el salón / uayuda.ua.es

El elefante en el salón / uayuda.ua.es

Planteaba si las campañas de prevención tienen en cuenta las preocupaciones, motivaciones e intereses de los jóvenes y aseguraba que el problema del alcoholismo al que puede llevar el consumo de alcohol de forma continuada cada fin de semana, es como tener un elefante en el salón, “no te deja ver”. Nicolás Conde, de Proyecto Hombre, también hacía una clara referencia a este consumo de fin de semana, y aseguraba que al hacerlo sí se es un consumidor habitual y por tanto presenta la misma enfermedad y problemática que un alcohólico diario.

Sin embargo, difundía un mensaje esperanzador: “El alcoholismo es la única enfermedad que se coge por contagio pero que también se cura por contagio”. Y recalcaba la necesidad de que la formación, regulación e información vayan de la mano para atajar esta problemática.

Conde destacó datos extraídos del Observatorio de Proyecto Hombre, estableciendo relaciones: “Es curioso ver que los que más alcohol han consumido en los últimos 30 días también presentan un consumo de cannabis”. Aunque lo que más preocupaba al experto en adicciones es que pese a estar establecido por ley la prohibición de venta de alcohol a menores y su consumo, además en la vía pública, se esté incumpliendo y que los jóvenes con el cerebro en pleno desarrollo practiquen botellón. “El dato que me hace sonrojarme es que a 3 de cada 4 les gustaría aumentar el consumo en un futuro”, según la Fundación Pfizer.

QUEJAS CIUDADANAS

El Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana recibe cientos de quejas en cada una de las tres provincias de la comunidad a finales de año, referidas a molestias producidas por el consumo de alcohol en la vía pública. Miguel Ángel Blanes, representante durante las jornadas del Síndic, explicaba que “desde el poder público, cuando llegan las fiestas, no les gusta intervenir en temas de consumo en la calle porque son medidas impopulares y supone inmiscuirse en el tiempo de ocio de la población”. Además, añadía que es “complicado recortar en una tema que da dinero a locales, industria alcoholera, supermercados y al propio estado en forma de impuestos”. Aseguraba que posibilidad de tomar medidas hay, pero que no hay voluntad y se atrevía a hacer propuestas para ir atajando el problema del botellón. En primer lugar, propuso que los jóvenes y su padres paguen el tratamiento cuando un joven ingresa en el hospital por coma etílico, haciendo así que aumente su responsabilidad. Y en segundo lugar, proponía endurecer el castigo a los locales que venden alcohol a menores, y cerrarlo en vez de poner una multa, que fácilmente podrán pagar con el dinero que ganen vendiendo copas a estos menores.

Miguel Ángel Blanes, del Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana / InD

Miguel Ángel Blanes, del Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana / InD

Desde la perspectiva legal, el psicólogo de la Audiencia Provincial de Alicante, Carmelo Hernández, explicaba que la ordenanza con respecto al botellón busca un equilibrio entre la sanción y la concienciación; y persigue proteger la salud pública, la minimización del impacto ambiental y la racionalización de los espacio públicos. Para Hernández resulta vergonzoso que cada año se recuerde la muerte de los famosos fallecidos por sobredosis.

Se habló también de las nuevas sanciones establecidas en la Nueva Ley de Seguridad Ciudadana. Juan Manuel Foronda, inspector de la Policía Nacional del Departamento de Drogas de Elche, explicaba que se considera como infracción grave el botellón cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana y no esté autorizado, con multas que van desde los 1.001€ hasta los 30.000€. Además destacaba que el código penal establece sanción cuando se produce abandono de jeringuillas, botellas rotas u otros instrumentos peligrosos. Por lo que la suciedad que se queda al día siguiente podría también ser motivo de sanción. “El principal problema es que la propia administración tiene tolerancia al alcohol porque incluso para conducir te permite hacerlo con una cerveza cuando la tolerancia en este y otros casos debería ser de 0”.

La Revista InDependientes participaba en estas jornadas durante la tarde del sábado. Laura Ibáñez y Mireia Pascual hablaron de cómo tratan los medios de comunicación el tema del botellón. La periodista Ibáñez hacía un análisis de dos suplementos del diario ‘El Mundo’: ‘Fuera de serie’ y ‘Yo dona’. Y establecía así una arriesgada asociación del consumo de alcohol con el lujo y el éxito. Tras estos ejemplos concretos, Pascual focalizaba en cómo se tratan las informaciones de adicciones y más concretamente del botellón y cómo deberían ser tratadas en realidad. Acompañando a las periodistas en la mesa redonda estaba el Delegado de Estudiantes de la Universidad Miguel Hernández de Elche, Victor Marín Ruiz, quién habló de los macrobotellones celebrados en el campus.

Para poner el punto y final a las jornadas, hubo una ronda de testimonios y una mención especial a Luis Sarabia, miembro de Apaex en homenaje a sus 14 años sin beber.

Luis Sarabia, miembro de Apaex, recibe un homenaje a sus 14 años sin beber / InD

Luis Sarabia, miembro de Apaex, recibe un homenaje por sus 14 años sin beber / InD

Acceda a la galería fotográfica de las Jornadas pinchando aquí.

The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación de la Prensa de Alicante y la Asociación Nacional de Informadores de Salud.