Un día en la vida de un adulto con TDAH

Un_dia_en_la_vidaCuando a una persona adulta se le diagnostica un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), debe comenzar a emprender toda una serie de estrategias que le permitan poner cierto orden en su vida. De este modo, debe enfrentarse a esa realidad con un conjunto de herramientas que le posibiliten convertir su experiencia diaria en un camino más placentero. Y con este objetivo ha sido escrito el libro Un día en la vida de un adulto con TDAH por Vera Joffe y Monica Iachan. Este libro es una excelente aproximación a los retos a los que se ha de enfrentar una persona en su cotidianidad desde una perspectiva eminentemente práctica. Pero no sólo eso, ya que este librito también proporciona una serie de claves para entender el TDAH al amparo de una teoría.

Un_dia_en_la_vidaCuando a una persona adulta se le diagnostica un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), debe comenzar a emprender toda una serie de estrategias que le permitan poner cierto orden en su vida. De este modo, debe enfrentarse a esa realidad con un conjunto de herramientas que le posibiliten convertir su experiencia diaria en un camino más placentero. Y con este objetivo ha sido escrito el libro Un día en la vida de un adulto con TDAH por Vera Joffe y Monica Iachan. Este libro es una excelente aproximación a los retos a los que se ha de enfrentar una persona en su cotidianidad desde una perspectiva eminentemente práctica. Pero no sólo eso, ya que este librito también proporciona una serie de claves para entender el TDAH al amparo de una teoría.

El TDAH en adultos implica, en ocasiones, una disminución de la impulsividad y de la hiperactividad que caracteriza a esta patología en la infancia, pero normalmente suelen persistir los problemas para mantener la atención. En este contexto, las autoras nos exponen que este hecho se debe a la dificultad que estas personas padecen en el manejo de los tiempos. Los problemas relacionados con el TDAH se producen en el sistema ejecutivo que permite organizar, planificar y dirigir nuestro comportamiento hacia el futuro. Además, nos posibilita aprehender múltiples fenómenos y que éstos se articulen de manera relacional en nuestras mentes para enriquecernos con nuestras experiencias pasadas. Sin embargo, en el caso de las personas que padecen TDAH, en ocasiones, se muestran excesivamente atentos a todo lo que ocurre a su alrededor, hecho que les incapacita para orientar sus acciones hacia el futuro. Por tanto, se muestran desatentos para con el tiempo.

En este sentido, es muy importante que las personas que padecen TDAH construyan una rutina sólida en torno a sus vidas. Ésta debe incluir recordatorios externos para no olvidar qué actividades han de realizar en cada momento. De este modo, se deben mostrar bastante pendientes en su gestión del tiempo (por ejemplo, a la hora de ducharse, establecer un recordatorio como una alarma para que esta actividad relajante no les entretenga demasiado). Asimismo, han de recompensarse a sí mismos, aunque sea con una mínima acción como, por ejemplo, una taza de café. Este hecho se debe a que las personas con TDAH prefieren las recompensas o las acciones que produzcan consecuencias inmediatas. También es importante que las personas que poseen este trastorno soliciten la ayuda de familiares, amigos y grupos de apoyo para que les ayuden a ejecutar sus rutinas diarias. En este sentido, por ejemplo, pueden solicitar a un pariente o un amigo que les recuerden la fecha a la que deben acudir a la consulta del médico para una revisión.

Además de esta parte eminentemente práctica, las autoras también abordan someramente el tratamiento del TDAH. Éste suele ser tratado especialmente con fármacos. En este caso, las autoras del libro también instan al paciente a ayudar a su terapeuta a elegir el fármaco que mejor se ajuste a sus necesidades específicas. Igualmente, el TDAH puede ser tratado con terapia cognitivo-conductual, ya que este trastorno suele ser comórbido, es decir, puede estar acompañado de otras patologías como, por ejemplo, ansiedad, depresión y abuso y dependencia de sustancias. En este caso, se tratará primero la patología que esté causando mayor deterioro en el paciente.

Un día en la vida de un adulto con TDAH es una obra perfecta para comprender, desde una perspectiva práctica, este trastorno. Pero es, sobre todo, una guía para emprender una nueva vida.

El TDAH en adultos implica, en ocasiones, una disminución de la impulsividad y de la hiperactividad que caracteriza a esta patología en la infancia, pero normalmente suelen persistir los problemas para mantener la atención. En este contexto, las autoras nos exponen que este hecho se debe a la dificultad que estas personas padecen en el manejo de los tiempos. Los problemas relacionados con el TDAH se producen en el sistema ejecutivo que permite organizar, planificar y dirigir nuestro comportamiento hacia el futuro. Además, nos posibilita aprehender múltiples fenómenos y que éstos se articulen de manera relacional en nuestras mentes para enriquecernos con nuestras experiencias pasadas. Sin embargo, en el caso de las personas que padecen TDAH, en ocasiones, se muestran excesivamente atentos a todo lo que ocurre a su alrededor, hecho que les incapacita para orientar sus acciones hacia el futuro. Por tanto, se muestran desatentos para con el tiempo.

En este sentido, es muy importante que las personas que padecen TDAH construyan una rutina sólida en torno a sus vidas. Ésta debe incluir recordatorios externos para no olvidar qué actividades han de realizar en cada momento. De este modo, se deben mostrar bastante pendientes en su gestión del tiempo (por ejemplo, a la hora de ducharse, establecer un recordatorio como una alarma para que esta actividad relajante no les entretenga demasiado). Asimismo, han de recompensarse a sí mismos, aunque sea con una mínima acción como, por ejemplo, una taza de café. Este hecho se debe a que las personas con TDAH prefieren las recompensas o las acciones que produzcan consecuencias inmediatas. También es importante que las personas que poseen este trastorno soliciten la ayuda de familiares, amigos y grupos de apoyo para que les ayuden a ejecutar sus rutinas diarias. En este sentido, por ejemplo, pueden solicitar a un pariente o un amigo que les recuerden la fecha a la que deben acudir a la consulta del médico para una revisión.

Además de esta parte eminentemente práctica, las autoras también abordan someramente el tratamiento del TDAH. Éste suele ser tratado especialmente con fármacos. En este caso, las autoras del libro también instan al paciente a ayudar a su terapeuta a elegir el fármaco que mejor se ajuste a sus necesidades específicas. Igualmente, el TDAH puede ser tratado con terapia cognitivo-conductual, ya que este trastorno suele ser comórbido, es decir, puede estar acompañado de otras patologías como, por ejemplo, ansiedad, depresión y abuso y dependencia de sustancias. En este caso, se tratará primero la patología que esté causando mayor deterioro en el paciente.

Un día en la vida de un adulto con TDAH es una obra perfecta para comprender, desde una perspectiva práctica, este trastorno. Pero es, sobre todo, una guía para emprender una nueva vida.