Trabajar la autoestima con los problemas de adicción


sandra indSandra Gisbert | Psicóloga del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy, GARA  (Alicante)

Nuestro estado de ánimo afecta a todas las actividades, situaciones, acontecimientos, etc. que podamos llevar a cabo en nuestro día a día. Por esta razón no hay que infravalorar el gran poder que tiene sobre nosotros, nuestra propia autoestima. Como ya dijo Goethe,  poetanovelistadramaturgo y científico alemán del siglo XVIII, la peor desgracia que le puede suceder a un ser humano es pensar mal de sí mismo. Y no hay mayor verdad que ésta, ya que los  juicios a los que nos sometemos nos acercarán o nos alejarán a un estado de mayor o menor felicidad.

Trabajar la autoestima con personas con problemas de adicción es fundamental. Durante los años que han estado consumiendo (alcohol, cocaína, heroína, etc.) han perdido muchos de sus valores, muchas de sus habilidades de comunicación y habilidades sociales, su autoestima y una larga lista de actitudes, comportamientos y responsabilidades. Por eso, durante el proceso de rehabilitación, no sólo basta con dejar de consumir la sustancia que se ha estado tomando durante años, si no también, es necesario, un proceso de reconstrucción personal que incluiría trabajar la autoestima, aprender habilidades sociales y de comunicación, desaprender ciertos comportamientos y hábitos nocivos y recuperar responsabilidades entre otras.

34300_1398572537963_3565830_nSandra Gisbert | Psicóloga del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy, GARA  (Alicante)

Nuestro estado de ánimo afecta a todas las actividades, situaciones, acontecimientos, etc. que podamos llevar a cabo en nuestro día a día. Por esta razón no hay que infravalorar el gran poder que tiene sobre nosotros, nuestra propia autoestima. Como ya dijo Goethe,  poetanovelistadramaturgo y científico alemán del siglo XVIII, la peor desgracia que le puede suceder a un ser humano es pensar mal de sí mismo. Y no hay mayor verdad que ésta, ya que los  juicios a los que nos sometemos nos acercarán o nos alejarán a un estado de mayor o menor felicidad.

Trabajar la autoestima con personas con problemas de adicción es fundamental. Durante los años que han estado consumiendo (alcohol, cocaína, heroína, etc.) han perdido muchos de sus valores, muchas de sus habilidades de comunicación y habilidades sociales, su autoestima y una larga lista de actitudes, comportamientos y responsabilidades. Por eso, durante el proceso de rehabilitación, no sólo basta con dejar de consumir la sustancia que se ha estado tomando durante años, si no también, es necesario, un proceso de reconstrucción personal que incluiría trabajar la autoestima, aprender habilidades sociales y de comunicación, desaprender ciertos comportamientos y hábitos nocivos y recuperar responsabilidades entre otras.

Es importante tener presente que cuanto más alta sea nuestra autoestima mejor preparados estaremos para afrontar las adversidades; más posibilidades tendremos de ser creativos en nuestro trabajo; más ambiciosos tenderemos a ser, no necesariamente en nuestra carrera o profesión o en un sentido económico, sino en términos de lo que esperamos experimentar en la vida en el plano emocional, creativo y espiritual; más posibilidades tendremos de entablar relaciones enriquecedoras y no destructivas, ya que lo semejante se atrae entre sí, la salud llama a la salud, y la vitalidad y la generosidad de ánimo son más apetecibles que el vacío afectivo y la tendencia a aprovecharse de los demás; más inclinados estaremos a tratar a los demás con respeto, benevolencia y buena voluntad, ya que no los percibiremos como amenaza; más alegría experimentaremos por el solo hecho de ser, de despertarnos por la mañana, de vivir dentro de nuestros cuerpos. Todo este tipo de habilidades que se adquieren gracias a tener una autoestima positiva, son factores que protegerán a las personas ante una posible recaída.

Durante los años de consumo, la persona, en la mayoría de los casos, entra en un blucle de autodestrucción y angustia que poco a poco va destruyendo su autoestima y su autoconcepto personal, pero todo se puede recuperar y reapreder.

Las respuestas ante los acontecimientos dependen de quién y qué pensamos que somos. Por lo tanto, la autoestima es la clave del éxito o del fracaso.  Nada en nuestra manera de pensar, de sentir, de decidir y de actuar escapa a la influencia de la autoestima.

Para finalizar, un pequeño cuento que refleja la importancia que tiene el hecho de como uno es educado y etiquetado por los demás. No permitas que nadie te trate como no quieras ser tratado. Intenta ser cada día la mejor versión de tí mismo y no te conformes con la mediocridad si puedes llegar a conseguir la excelencia.

 Un guerrero indio encontró un huevo de águila en el tope de la montaña, y lo puso junto con los huevos que iban a ser empollados por una gallina. Cuando el tiempo llegó, los pollitos salieron del cascarón, y el aguilucho también. Después de un tiempo, aprendió a cacarear al escarbar la tierra, a buscar lombrices y a subir a las ramas mas bajas de los árboles, exactamente como toda gallina. Su vida transcurrió en la consciencia de que era una gallina.

                Un día, ya vieja, el águila estaba mirando hacia arriba y tuvo una visión magnifica. Un pájaro majestuoso volaba en el cielo abierto como si no necesitase hacer el más mínimo esfuerzo. Impresionada, se volvió hacia la gallina más próxima y le preguntó:

¿Qué pájaro es aquel?

La gallina miró hacia arriba y respondió:

¡Ah es el águila dorada, reina de los cielo. Pero no pienses en ella: tú y yo somos de aquí abajo.

El águila no miró hacia arriba nunca más y murió en la consciencia de que era una gallina, pues así había sido tratada siempre.

Es importante tener presente que cuanto más alta sea nuestra autoestima mejor preparados estaremos para afrontar las adversidades; más posibilidades tendremos de ser creativos en nuestro trabajo; más ambiciosos tenderemos a ser, no necesariamente en nuestra carrera o profesión o en un sentido económico, sino en términos de lo que esperamos experimentar en la vida en el plano emocional, creativo y espiritual; más posibilidades tendremos de entablar relaciones enriquecedoras y no destructivas, ya que lo semejante se atrae entre sí, la salud llama a la salud, y la vitalidad y la generosidad de ánimo son más apetecibles que el vacío afectivo y la tendencia a aprovecharse de los demás; más inclinados estaremos a tratar a los demás con respeto, benevolencia y buena voluntad, ya que no los percibiremos como amenaza; más alegría experimentaremos por el solo hecho de ser, de despertarnos por la mañana, de vivir dentro de nuestros cuerpos. Todo este tipo de habilidades que se adquieren gracias a tener una autoestima positiva, son factores que protegerán a las personas ante una posible recaída.

Durante los años de consumo, la persona, en la mayoría de los casos, entra en un blucle de autodestrucción y angustia que poco a poco va destruyendo su autoestima y su autoconcepto personal, pero todo se puede recuperar y reapreder.

Las respuestas ante los acontecimientos dependen de quién y qué pensamos que somos. Por lo tanto, la autoestima es la clave del éxito o del fracaso.  Nada en nuestra manera de pensar, de sentir, de decidir y de actuar escapa a la influencia de la autoestima.

Para finalizar, un pequeño cuento que refleja la importancia que tiene el hecho de como uno es educado y etiquetado por los demás. No permitas que nadie te trate como no quieras ser tratado. Intenta ser cada día la mejor versión de tí mismo y no te conformes con la mediocridad si puedes llegar a conseguir la excelencia.

 Un guerrero indio encontró un huevo de águila en el tope de la montaña, y lo puso junto con los huevos que iban a ser empollados por una gallina. Cuando el tiempo llegó, los pollitos salieron del cascarón, y el aguilucho también. Después de un tiempo, aprendió a cacarear al escarbar la tierra, a buscar lombrices y a subir a las ramas mas bajas de los árboles, exactamente como toda gallina. Su vida transcurrió en la consciencia de que era una gallina.

                Un día, ya vieja, el águila estaba mirando hacia arriba y tuvo una visión magnifica. Un pájaro majestuoso volaba en el cielo abierto como si no necesitase hacer el más mínimo esfuerzo. Impresionada, se volvió hacia la gallina más próxima y le preguntó:

¿Qué pájaro es aquel?

La gallina miró hacia arriba y respondió:

¡Ah es el águila dorada, reina de los cielo. Pero no pienses en ella: tú y yo somos de aquí abajo.

El águila no miró hacia arriba nunca más y murió en la consciencia de que era una gallina, pues así había sido tratada siempre.

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones