Symposium científico sobre Opiáceos

 84 menores de edad se inician cada año en el consumo de heroína

La sociedad científica Socidrogalcohol organiza cada año un symposium temático que facilita el intercambio de conocimientos entre los expertos en drogodependencias de todo el territorio nacional. Mientras el año anterior la cita tuvo lugar en Barcelona y se habló de

Julia González, PNSD, en la conferencia  inaugural del symposium / InD

Julia González, PNSD, en la conferencia inaugural del symposium / InD

cannabis, este 2014 Cartagena ha sido la ciudad elegida para hablar de opiáceos, donde se reunieron unos  200 profesionales. Según la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España, EDADES, el 0’1% de la población ha consumido heroína en el último año, y el 0’6% lo ha probado alguna vez en su vida.

Los expertos están preocupados por dos cuestiones. En primer lugar, por la bajada en la edad de inicio en el consumo que ha descendido de los 20’7 años de media a los 14, lo que hace plantearse la posibilidad de que en un futuro existan problemas entre esta población. Y en segundo lugar por la iatrogenia, es decir, el mal uso de los opiáceos por parte de los médicos que recetan en exceso este tipo de medicamentos con alto poder adictivo. Lo que parece ser la causa del episodio de sobredosis existente en Estados Unidos, según explicó Josep Guardia, psiquiatra de la Unidad de Conductas Adictivas del hospital San Creu y San Pau de Barcelona, quién aseguró que los medicamentos analgésicos producen 5 veces más muertes que la heroína. Mientras tanto, Benjamín Climent,  médico interno de la Unidad de toxicología y desintoxicación del Hospital General de Valencia, hizo referencia al uso recreativo de los opioides en Estados Unidos y a la aparición de las primeras muertes asociadas a sustancias como el fentanilo.

El mal uso de los opiáceos por parte de los médicos es la causa del episodio de sobredosis de heroína en EEUU

Los medicamentos opiáceos son utilizados para paliar el dolor producido, por ejemplo, por amputaciones, aplastamientos, cáncer, etc. “Ahora está mal visto que hagas sufrir a un paciente cuando puedes reducir su dolor”, explicó Juan Jiménez, Coordinador Regional de Drogodependencias en Murcia. “El dato más preocupante que conocemos es que 84 menores de edad se inician cada año en el consumo de heroína en el territorio español”, añadió Jiménez.

Guardia recalcó la necesidad de explicar y educar a los profesionales y ciudadanos en el correcto uso de estos medicamentos, evitar recetar benzodiacepinas a los que hayan tenido antecedentes de cualquier tipo de adicción a sustancias y facilitar el tratamiento especializado.

Por su parte, Fernando Espí, responsable de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, aseguró dirigiéndose a los profesionales allí presentes, que son ellos mismos los que están creando a los nuevos adictos “por un problema de coordinación”. Esto se debe a una epidemia de dolor, pues uno de cada cinco europeos tiene problemas de dolor crónico lo que lleva  a una epidemia de prescripción cuando los opiáceos deben ser medicamentos de uso responsable. En 2008 unas 15.000 muertes eran atribuibles a opioides: “Un enorme problema, con un enorme coste”, según  Francisco López, médico anestesista, jefe de sección de la Unidad de Dolor del Hospital Comarcal del Noroeste de Caravaca (Murcia).

Uno de cada cinco europeos tiene problemas de dolor crónico 

Julia González, del Plan Nacional sobre Drogas, fue la encargada de dar la conferencia inaugural, en la que hizo un repaso  a la estrategia centrándose en el plan en vigor, el correspondiente al 2013-2016. González destacó el “absoluto consenso” de la estrategia entre la delegación, los planes autonómicos y regionales, así como de los planes locales y la sociedad civil en general. Fue también la encargada de contextualizar la situación de España en cuanto al tema principal sobre el que giraba el symposium científico. Así destacó que la cantidad de heroína decomisada en el país ha disminuido mucho a lo largo de las últimas décadas por lo que hay que estar atentos porque “si hay poca heroína circulando, aumenta el precio de la misma y se buscan otras vías, surgiendo así un mercado ilícito a partir de drogas utilizadas en el tratamiento de sustitución, lo que supone un aumento del riesgo de los adictos”.

Tratamiento

La forma tradicional de tratar a los adictos a la heroína ha sido la utilización de la metadona, es decir, que el paciente toma la medicación por vía oral, sin embargo, existen otras opciones. Juan del Pozo, jefe de servicio en Drogodependencias de La Rioja, opina que “el modo de dispensación de la metadona estigmatiza al paciente. Se trata de un estándar de mínimos que creo que es deficitario en aspectos de seguridad y en aspectos de pacientes”, dado que el enfermo tiene que acudir de modo periódico a un centro donde se le suministra la dosis exacta.

La metadona se plantea como un método más barato pero más estigmatizante, mientras que otras opciones como el suministro de medicamentos como la buprenorfina producen menos alteración cognitiva, no es estupefaciente y produce menos interacciones con otros fármacos, pero no todos los enfermos pueden permitirse este tratamiento porque es más caro.

La metadona se plantea como un método más barato pero más estigmatizante

Cleopatra Liesfi, coordinadora del Plan sobre Drogas de la Consejería de Sanidad en Ceuta, expuso la situación en la ciudad autónoma y habló del Eptadone  (metadona que permite un mayor control de calidad). Muchos de los pacientes que dejan de consumir heroína presentan recaídas al elaborarse infusiones con una planta llamada Jarshasha que se encuentra muy cerca de la ciudad, en Marruecos. Liesfi criticó la excesiva rutina de control a la que se han acostumbrado los pacientes. “Hay que evitar las desigualdades con respecto a otras patologías y motivar al asociacionismo”, concluyó.

Accidentalidad

Un drogodependientes tiene 6’5 % más de probabilidad de morir porque presenta un mayor riesgo de accidentalidad. Francisco Javier Álvarez, del departamento de farmacología del CEIC Hospital Clínico Universitario de Valladolid dijo que cada vez hay una “mayor evidencia científica de la relación directa entre accidentalidad y drogas”.

Acceda  al album de fotos del Symposium cinetífico sobre Opiáceos