Sexualidad: Quiero sentir y que me sientas con los cinco sentidos

Cuánto guarda este título…..

Son muchas las personas que conozco que dicen sentirse solas, aún teniendo pareja. Es triste estar acompañado y no sentirse querido. En parte, esto es fruto de la creencia que se tiene de que quién expresa lo que siente es un “blandengue”, es un trasnochado o  no está de moda.

Sin embargo, considero que hay que rebelarse y manifestar que no tiene sentido estar cerca de tu pareja y no expresarle lo que sientes, bien con palabras o con hechos a través de besos, abrazos, caricias,.…

Es necesario que nos cuidemos emocionalmente hablando, a través del uso de los afectos, las emociones, los sentimientos. La afectividad es la que hace que las personas nos sintamos atraídas de muy diferentes maneras, desde las relaciones básicas de amistad hasta las relaciones íntimas donde la sexualidad hace acto de presencia. Con cada persona con la que nos relacionamos establecemos unos lazos emocionales diferentes.

pareja_caricias_abrazos

Entre la pareja, surgen unos vínculos afectivos donde debemos procurar hacer un uso correcto de los cinco órganos de los sentidos y así, a ti, mi pareja, te pido:

  • Tócame. Sí, abrázame, acaríciame, sin prisas, despacio y con suavidad. Mi piel no sólo protege mis órganos internos, sino que me protege emocionalmente porque a través de ella, aprecio parte de tu afectividad.
  • Mírame. Necesito que me hables con tus ojos, sí, de esa forma que sólo entendemos tú y yo. Y si surge, desnúdame con la mirada.
  • Huéleme. Mi olor natural me define, porque soy un ser único, especial y el perfume que utilizo, también.
  • Saboréame. Cuando me besas y cuando decides explorar cualquier parte de mi cuerpo. Háblame y dime te quiero.
  • Escúchame. En mis peticiones y en mis gustos y no sólo cuando me quejo.

Al mismo tiempo, voy a hacer lo mismo contigo ya que estoy diciendo que estoy dispuesto a que me pidas:

  • Tocarte. Sí, abrazarte, acariciarte, sin prisas, despacio y con suavidad. Tu piel no sólo te protege tus órganos internos, sino que te protege emocionalmente porque a través de ella, sientes mi afectividad.
  • Mirarte. Necesito hablarte con los ojos, sí, de esa forma que sólo entendemos tú y yo. Y si surge, desnudarte con la mirada.
  • Olerte. Tu olor natural te define, porque eres un ser único, especial y el perfume que utilizas, también.
  • Saborearte. Cuando te beso y cuando decido explorar cualquier parte de tu cuerpo. Te hablo para decirte te quiero.
  • Escucharte. En tus peticiones y en tus gustos y no sólo cuando te quejas.

Pero tampoco quiero que nos olvidemos de los pensamientos….

Díme lo que piensas, lo que sientes, lo que esperas, quieres y deseas….. así y sólo así, será más fácil que yo te diga lo que pienso, lo que siento, lo que espero, lo que quiero y lo que deseo.

Da igual quien empiece primero, la cuestión es…. COMPARTIRNOS.

La expresión, verbal y no verbal, de afectos nos hace sentirnos queridos siendo imprescindible y necesaria para gozar plenamente de nuestra sexualidad.

Una acaricia, un abrazo, una mirada, una palabra, un olor, un beso, un te quiero, un te deseo,….. son manifestaciones que transmiten afecto y van acompañados de un sentimiento, de una emoción, son un encuentro íntimo, son la forma más intensa de vivir la combinación de la afectividad y de la sexualidad generando esa intimidad única que surge entre personas que se sienten atraídas por unos lazos emocionales, a veces, inexplicables pero muy gratificantes.

De nosotros depende dar respuesta a la letra de aquella canción…….

“A dónde irán los besos que guardamos, que no damos,
dónde se va ese abrazo si no llegas nunca a darlo….”

The following two tabs change content below.
Ana María López Llorente

Ana María López Llorente

Psicóloga y sexóloga de la Asociación Libre de Adicciones Cástulo de Linares (Jaén) y asesora del comité técnico de la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España, CAARFE
Ana María López Llorente

Latest posts by Ana María López Llorente (see all)