• Home »
  • Expertos »
  • Reflexiones desde el aquí y el ahora. VAMOS A DEJAR ATRÁS TODO LO QUE CONOCEMOS DE NOSOTROS MISMOS

Reflexiones desde el aquí y el ahora. VAMOS A DEJAR ATRÁS TODO LO QUE CONOCEMOS DE NOSOTROS MISMOS

mindfulness_aqui_ahora

VAMOS A DESPRENDERNOS DE NUESTRAS CREENCIAS, PREJUICIOS, VALORES…

Cuando trabajo el tema de la gestión emocional junto con otras personas realmente siento y vivo lo que transmito, todo me sale de muy dentro de mi corazón. Valoro mucho el regalo que cada día me ofrece la vida, poder ser más consciente, poder transmitir más amor, más calma, más serenidad a mi misma y a los demás. Esto está por encima de todos los logros que yo pueda conseguir… Cuando sientes y experimentas algo tan bueno quieres compartirlo con el mundo.

El objetivo final de compartir, es poder aliviar una carga de sufrimiento extra que muchas personas llevan a cuestas en su día a día. Sufrimiento que nos creamos nosotros mismos, sin apenas ser conscientes. Para poder conseguir aliviar esta carga es primordial cambiar de modo de pensar. Realmente no es fácil. Por eso es importante practicar cada día. Es necesario trabajar mucho para poder deshacerse de los hábitos de pensamiento que hemos ido adquiriendo hasta ahora. Estamos acostumbrados a un cierto tipo de pensamientos, tan automáticos, y a sus consecuencias debilitantes,nos quitan tanta energía… que a veces no vemos más allá y creemos que es la forma natural de vivir. Nada más lejos de la realidad.

¿Cómo podemos aprender a vivir mejor con nosotros mismos en el día a día?¿Cómo cambiamos nuestra forma de pensar? Primero tenemos que tomar conciencia de nosotros mismos. Una vez conscientes y en un estado de calma podemos observar todo lo que va pasando por nuestra mente.

A lo largo de los años, todos hemos ido adquiriendo y construyendo, condicionados por nuestra educación, nuestras experiencias, nuestro temperamento… una serie de CREENCIAS , que a veces se convierten en un dogma bajo el que vivimos sometidos. Existen infinidad de creencias, tantas como personas existen en el mundo, cada uno construye la suyas propias

Desafortunadamente algunas de estas CREENCIAS son irracionales. ¿Qué significa esto? Que son rígidas, catastrofistas, inútiles y nos generan malestar y sufrimiento. Por ejemplo.

“No puedo soportar estar solo.” “Tengo que conseguir terminar esto o aquello y hacerlo perfecto, tengo que controlarlo todo para que salga bien, si no qué van a pensar los demás de mí.” “Es intolerable que me falte el respeto.” “Todo me pasa a mi, que desgracia de vida.”

Cierto es que existen infinitas creencias, pero podríamos decir que todas contienen tres nociones básicas en las que las personas hacemos peticiones de carácter absoluto en referencia a nosotros mismos, a los otros y al mundo.

1. YO: Tengo que actuar bien y tengo que ganar la aprobación por mi forma de actuar.

2. LOS DEMÁS: Todas las personas deben actuar de forma agradable, considerada y justa conmigo; si no lo hacen, son despreciables y malos y deben ser castigados.

3. LA VIDA: Las condiciones de la vida deben ser buenas y fáciles para que pueda conseguir prácticamente todo lo que quiero sin mucho esfuerzo e incomodidad.

Estas ideas o creencias están bien arraigadas dentro de nuestras mentes y provocan en nosotros emociones exageradas que perturban nuestra paz y nuestro equilibrio. Vamos a practicar juntos. Durante una semana podría empezar a observar y conocer mejor mi cuerpo, mi mente, mis pensamientos… Solo así seré capaz de identificar los patrones de pensamiento y creencias que pueden hacerme daño.

VAMOS A ROMPER NUESTRA RIGIDEZ MENTAL

Para conseguirlo es necesario PARAR, estar en silencio, observar nuestro interior, nuestra mente, nuestros pensamientos. Aprender a identificarlos, conocerlos y poco a poco ir quitándoles poder dentro de nuestro interior. La rigidez mental lleva a reacciones (me pongo a la defensiva, me tomo las cosas a lo personal, me ofendo con facilidad, me enfado, entro en bucle, paso horas rumiando sobre algún tema…) Reacciono frente al mundo con respuestas desequilibradas, dramáticas, desproporcionadas…que me generan sufrimiento y culpabilidad.

No voy a dejar que dominen y gobiernen mi vida. Voy en busca del camino del equilibrio y de la calma.

The following two tabs change content below.