• Home »
  • Expertos »
  • Reflexiones desde el aquí y el ahora. CUALQUIER PERSONA CAPAZ DE ENFURECERTE SE CONVIERTE EN TU CAPITÁN. Epicteto

Reflexiones desde el aquí y el ahora. CUALQUIER PERSONA CAPAZ DE ENFURECERTE SE CONVIERTE EN TU CAPITÁN. Epicteto

people-3407083_1920

 

Cuánto poder otorgamos a ciertas personas o situaciones ¿verdad? Cuando una persona o una situación es capaz de alterar mi paz, le estoy dando permiso para que pueda ejercer control sobre mi. Gran parte de nuestro tiempo nos vemos perturbados por el comportamiento de los demás o por diferentes situaciones que nos toca vivir. También nos puede generar malestar o sufrimiento nuestra forma de actuar o nuestra actitud en determinados momentos. No podemos controlar ni cambiar la conducta de los demás, como tampoco podemos controlar el devenir de los acontecimientos que nos suceden. Lo único sobre lo que tenemos PODER es sobre NOSOTROS MISMOS.

Cuando escucho los problemas de la gente, el foco de atención de la mayoría está fuera y no dentro de ellos

“Esta persona me está provocando malestar, estoy así por su culpa.” “Tú tienes que cambiar, tú me tienes que pedir perdón.” Poca gente dice…Estoy viviendo una situación complicada, ¿qué puedo hacer para gestionar mejor mis emociones ante ella? ¿Qué puedo hacer para no reaccionar de forma automática?¿Cómo puedo recuperar mi equilibrio?

Es importante tomar conciencia de que no podemos esperar que los demás se comporten como a nosotros nos gustaría que lo hicieran. No podemos cambiar a nadie a no ser que esa persona este motivada internamente para cambiar. La motivación y la ilusión solo la obtenemos en una persona que esté poseída por la visión del cambio El cambio necesita empuje, mucha fuerza, mucha energía…Cómo vamos a pedir o exigir a los demás este esfuerzo de cambio cuando nosotros mismos no estamos dispuestos a hacerlo. Todos podemos transformarnos y cambiar, pero es más cómodo pedir que cambien los demás a cambiar uno mismo. ¡Error! Cualquier cambio no escogido, no es sincero, y por lo tanto será mediocre y pasajero, si es que se produce. Para que sea profundo y verdadero debe ser voluntario, porque en caso de ser forzado, no lo consideramos nuestro, no lo retenemos. La obediencia no transforma.

Es muy fácil para todos criticar y juzgar a los demás, las palabras parece que salen solas ¿verdad? Yo que soy más escuchadora que habladora me doy cuenta de la cantidad de juicios que salen de nuestras bocas. Escupimos juicios y críticas diariamente sin ningún tipo de filtro o compasión. Es importante entender que cada persona, en el momento presente, actúa de la mejor manera que lo puede hacer, con las mejores intenciones en relación con su nivel de conciencia, su experiencia y su sabiduría. ACEPTA a los demás, CAMBIA tú, y mira primero tu interior.

El FOCO de atención tiene que estar DENTRO DE NOSOTROS. NO en la OTRA PERSONA.

Aquí unos ejemplos. ¿Dónde está el foco?

“Esta tarea me pone muy nervios@. No puedo con ella.” “¡Juan/Juana me saca de mis casillas!”“Necesito encontrar pareja, no puedo soportar estar sol@.” “Mi vida es un desastre, todo me sale mal”“¡Tu deberías cambiar! No puedes ser así” Este procesamiento de la información se produce en la mente de forma muy rápida. ¿Cuánto tiempo podemos permanecer dentro de la tormenta? En este estado mi cerebro navega a sus anchas por la ZONA ROJA (explicado en el anterior post). Aquí podemos permanecer mucho tiempo, ya que la zona roja nos secuestra con mucha facilidad y es muy rápida, casi automática.

Qué ocurre si cambiamos el foco de atención y lo llevamos dentro de nosotros, estas afirmaciones cambian ¿verdad?

“Yo escojo ponerme nervios@ con este trabajo. Es una tarea que ya he conseguido hacer bien, esta vez no tiene porque ser diferente y si así es, lo volveré a intentar. Desde la calma… ”

“Mi mente está tan débil que hasta Juan/Juana me saca de mis casillas. No pasa nada…No puedo pretender que todo el mundo se comporte como a mi me gustaría que lo hiciesen.”

“Yo preferiría tener pareja aunque si no la encontrase tampoco sería el fin del mundo. La vida me ofrece muchas otras alternativas interesantes y puedo disfrutar mucho de ellas. No estoy sol@ de verdad, tengo a mucha gente a mi alrededor que me quiere y forman parte de mi vida.”

“No, no todo es un desastre, no todo me sale mal, estoy consiguiendo mucho. Por lo pronto he llegado hasta aquí y todo lo he conseguido con mi esfuerzo.”

“¿Dónde está escrito que esta persona DEBERÍA cambiar? El cambio tiene que nacer de dentro de uno mismo. No puedo manipular a los demás para conseguir lo que quiero.”

Hazte cargo de ti mismo.Si no aprendemos a salir del bucle de responsabilizar a los demás de nuestro malestar y nuestra frustración nos va a costar mucho encontrar la paz y el equilibrio. Ve en busca de la ZONA AZUL, conecta con ella, busca otra perspectiva. Practica la ecuanimidad. Abre tu mente.

The following two tabs change content below.