Reportajes

Propuestas

dados-300x199Desde FEJAR consideran que la oferta de juego en toda España es excesiva. “Es triste que seamos el segundo país que más cantidad juega por persona, superado sólo por Filipinas”, explica Gutiérrez. “Somos partidarios de la legalización, pero regulado de forma más estricta, con una severa implantación de sanciones y, sobre todo, no es posible que con la cantidad de impuestos que recaudan las administraciones y, en concreto, las autonomías, no se gaste absolutamente nada en prevención”, prosigue el presidente de FEJAR. Así, considera que con la gran cantidad de ganancias que se consigue del juego, dedicar un porcentaje del dinero a campañas de prevención no supondría prácticamente nada. Además, según el presidente de FEJAR incluso se podrían aprovechar las campañas de alcohol y otras drogas para hacer prevención de juego sin necesidad de gastar grandes cantidades de dinero.

Otra de las demandas que se deberían poner en marcha, según Gutiérrez, es que se limitara las cantidades de dinero que una misma persona puede jugar, ya que, si se establecen límites por operador y no por jugadores, el sujeto se cambiará de operador. Igualmente considera que la ludopatía no está igual de reconocida que otras adicciones. “Nosotros tenemos una gran desventaja con respecto a otras adicciones. A nosotros no se nos nota nada. A un alcohólico, quiera o no, se le nota. Nosotros nos ponemos un traje, una corbata y parecemos los hombres más maravillosos del mundo. Ésa es una gran desventaja para concienciar a la propia sociedad. Somos la adicción olvidada”, indica el presidente de FEJAR y jugador rehabilitado.

Igualmente, Gutiérrez considera que se debería ser más restrictivo para evitar el juego en menores de dieciocho años. “Por mucho que la ley diga que no pueden jugar los menores de edad, hay que basarse en el buen ojo clínico del camarero o de su voluntad de preguntarle si es menor o no. Las máquinas tragaperras, al menos si están en los bares, que para nosotros deberían estar en salones de juego, deben tener un filtro con el que no sea posible que un menor juegue. Hay sistemas de software patentados que podrían hacer esa función”, explica Gutiérrez. Desde FEJAR, no se pide una abstinencia total de juego sino un juego responsable y moderado.

Igualmente, el presidente de ACOJER, asociación a partir de la que surgió la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados (FAJER) y que, a su vez, fue la impulsora de FEJAR, considera que debería haber un reconocimiento de los ludópatas. Asimismo, afirma que “los enfermos los curan las asociaciones y no los ambulatorios. El dinero que recaudan del juego se lo deberían dar a las asociaciones”.

Igualmente, el presidente de la asociación ASMUJER se muestra de acuerdo con Gutiérrez al afirmar que hay una oferta de juego excesiva en España. Esta oferta se podría incrementar si Las Vegas Sands, con Sheldon Adelson a la cabeza, consigue crear su macrocasino en España. “Este hombre va a hacer una inversión de quince mil millones de euros en España y él va a poner las condiciones y el riesgo que pueda asumir la población, al político de turno le da igual.Va a poner una serie de condiciones como, por ejemplo, que se pueda fumar o que puedan entrar los menores entre los dieciséis y los diecisiete años a mirar. Va a ser el único local donde se pueda fumar. Va hacer un efecto llamada”, explica Pizcueta. Desde las asociaciones y desde la Federación se está tratando de frenar su implantación a través de escritos y estudiar si estas medidas de excepción son constitucionales. Pero la población todavía no se ha movilizado en contra del juego como sí lo ha hecho con otras drogas como el alcohol o el tabaco. Sin duda, el juego es un negocio donde hay muchos intereses económicos. Así, Pizcueta afirma que en Murcia, a pesar de que la ludopatía está incluida dentro del Plan Regional de Drogas, “no hay ningún tipo de información ni se ha hecho ningún tipo de estudio de prevalencia” o de otros aspectos relacionados con el juego patológico. Asimismo, Pizcueta se muestra escéptico con la posibilidad de conseguir un juego responsable, puesto que la persona, si atraviesa un mal momento financiero y le toca un premio importante, puede quedar enganchado. Así, aboga por una sociedad bien informada sobre los riesgos del juego.

cuadro11

 Fuente de la tabla: Informe Anual del Juego en España. Ministerio del Interior

Desde FEJAR consideran que la oferta de juego en toda España es excesiva. “Es triste que seamos el segundo país que más cantidad juega por persona, superado sólo por Filipinas”, explica Gutiérrez. “Somos partidarios de la legalización, pero regulado de forma más estricta, con una severa implantación de sanciones y, sobre todo, no es posible que con la cantidad de impuestos que recaudan las administraciones y, en concreto, las autonomías, no se gaste absolutamente nada en prevención”, prosigue el presidente de FEJAR. Así, considera que con la gran cantidad de ganancias que se consigue del juego, dedicar un porcentaje del dinero a campañas de prevención no supondría prácticamente nada. Además, según el presidente de FEJAR incluso se podrían aprovechar las campañas de alcohol y otras drogas para hacer prevención de juego sin necesidad de gastar grandes cantidades de dinero.

Otra de las demandas que se deberían poner en marcha, según Gutiérrez, es que se limitara las cantidades de dinero que una misma persona puede jugar, ya que, si se establecen límites por operador y no por jugadores, el sujeto se cambiará de operador. Igualmente considera que la ludopatía no está igual de reconocida que otras adicciones. “Nosotros tenemos una gran desventaja con respecto a otras adicciones. A nosotros no se nos nota nada. A un alcohólico, quiera o no, se le nota. Nosotros nos ponemos un traje, una corbata y parecemos los hombres más maravillosos del mundo. Ésa es una gran desventaja para concienciar a la propia sociedad. Somos la adicción olvidada”, indica el presidente de FEJAR y jugador rehabilitado.

Igualmente, Gutiérrez considera que se debería ser más restrictivo para evitar el juego en menores de dieciocho años. “Por mucho que la ley diga que no pueden jugar los menores de edad, hay que basarse en el buen ojo clínico del camarero o de su voluntad de preguntarle si es menor o no. Las máquinas tragaperras, al menos si están en los bares, que para nosotros deberían estar en salones de juego, deben tener un filtro con el que no sea posible que un menor juegue. Hay sistemas de software patentados que podrían hacer esa función”, explica Gutiérrez. Desde FEJAR, no se pide una abstinencia total de juego sino un juego responsable y moderado.

Igualmente, el presidente de ACOJER, asociación a partir de la que surgió la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados (FAJER) y que, a su vez, fue la impulsora de FEJAR, considera que debería haber un reconocimiento de los ludópatas. Asimismo, afirma que “los enfermos los curan las asociaciones y no los ambulatorios. El dinero que recaudan del juego se lo deberían dar a las asociaciones”.

Igualmente, el presidente de la asociación ASMUJER se muestra de acuerdo con Gutiérrez al afirmar que hay una oferta de juego excesiva en España. Esta oferta se podría incrementar si Las Vegas Sands, con Sheldon Adelson a la cabeza, consigue crear su macrocasino en España. “Este hombre va a hacer una inversión de quince mil millones de euros en España y él va a poner las condiciones y el riesgo que pueda asumir la población, al político de turno le da igual.Va a poner una serie de condiciones como, por ejemplo, que se pueda fumar o que puedan entrar los menores entre los dieciséis y los diecisiete años a mirar. Va a ser el único local donde se pueda fumar. Va hacer un efecto llamada”, explica Pizcueta. Desde las asociaciones y desde la Federación se está tratando de frenar su implantación a través de escritos y estudiar si estas medidas de excepción son constitucionales. Pero la población todavía no se ha movilizado en contra del juego como sí lo ha hecho con otras drogas como el alcohol o el tabaco. Sin duda, el juego es un negocio donde hay muchos intereses económicos. Así, Pizcueta afirma que en Murcia, a pesar de que la ludopatía está incluida dentro del Plan Regional de Drogas, “no hay ningún tipo de información ni se ha hecho ningún tipo de estudio de prevalencia” o de otros aspectos relacionados con el juego patológico. Asimismo, Pizcueta se muestra escéptico con la posibilidad de conseguir un juego responsable, puesto que la persona, si atraviesa un mal momento financiero y le toca un premio importante, puede quedar enganchado. Así, aboga por una sociedad bien informada sobre los riesgos del juego.

 Fuente de la tabla: Informe Anual del Juego en España. Ministerio del Interior

The following two tabs change content below.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies