Prevención de recaídas: el agua que cura todos los males

prevencion_recaidas

Me gustaría dirigirme a ti, si a ti, que estás en tratamiento. Y también a ti, que llevas unos años en sobriedad. Y porque no, quizás a ti que sigues en activo, que por esas casualidades de la bebida/sustancia/comportamiento, caigan estas palabras en tu retina.

Razones para seguir consumiendo, muchas, ya las conoces, si no a inventar te pones, que en ese arte eres un “maestro”. Maestro del engaño y la mentira. Alumno aventajado del préstamo sin interés que no devolverás. Catedrático de la uva y sus racimos. Experto de las frutas y los diamantes, pero de tres en tres, si no “vaya suerte la mía”; y el de tu equipo “ni te cuento”, seguro te ha fastidiado la partida. Especialista en el arte del olor a keroseno. Autoadministrador médico “mire usted, es que no puedo dormir”, y si no la combinas, está muy sola…, la pastilla.

Igual me dejo algún arquitecto en algo, pero si tiras de memoria, seguro tú mismo hayas creado muchas obras, que serán tan frágiles como tu autoengaño.

También puedes recordar a tus amigos de la noche, no los de carne y hueso, que a éstos ya los conoces. Si no a esas luces de la calle, a las farolas de cada esquina que te decían “¿adonde vas?, “¿otra vez?”, y tú acelerabas el paso, no vaya a ser que te descubrieran o les hicieras caso y te volvieras. En realidad, recuerda, a veces lo pensabas, pero tus pies no te obedecían. Además, había que hacerle honores “a la última”.

Razones, como ves, muchas, verdaderas ninguna. Y eso lo sabéis el de ahora y el de ahora, el de ayer y el de ahora, que, si las matemáticas no me fallan, siempre seréis dos. La cuestión por dirimir es…, ¿quién quieres que prevalezca?

Al leer esto, es probable que te hayan surgido algunas imágenes, emociones o sentimientos, y te hayas movido inquieto y nervioso de la silla, es normal, es parte de tu vida. Es que tienes que tener en cuenta que estamos hablando de algo muy importante ¿sabes?, la prevención de recaídas, y quién más experto que tú en esas heridas.

Los dos sabemos muy bien que se te acabaron las excusas, de un lado está el infierno, del otro, la Vida.

Si estás en activo, y has llegado hasta aquí leyendo, lo más inteligente que puedes hacer es pedir ayuda. Si estás en un proceso de recuperación, sigue poniendo las “excusas” en tratamiento. Si has logrado parar la adicción, no está mal echar un vistacillo atrás, para recordar el trabajo que has hecho en ese trayecto.

Te podría decir muchas más cosas, pero creo que no necesitas ninguna más, tu conciencia y tu memoria harán el resto. Si decirte, ya que estamos en estas fechas, que me gustaría estar cerca de ti, escuchar tu historia en silencio, y ayudarte a mandar, entre los dos, las excusas al viento. Como también cerca de ti, para aprender y conocer todo lo que has logrado con tu esfuerzo.

Quiero que sepas que me está costando despedirme de ti, de vosotros, y eso que no os conozco, pero antes de terminar solo quiero pediros una cosa, que cuando finalicéis la lectura, alcéis la vista y reflexionéis un poco, y si por casualidad encontráis un familiar cerca, aproximaros y darles un abrazo o un beso. No pido más, tan solo eso.

Y ya si, finalizo, deseándoos que paséis unas felices fiestas y tengáis un año nuevo lleno de oportunidades.

Salud y Sobriedad.

¡Un abrazo a todos!!

The following two tabs change content below.
Luis C Vertedor

Luis C Vertedor

Psicólogo en las asociaciones ALAMA y ARANA, y psicólogo voluntario en la asociación AREA, todas ellas en la provincia de Málaga. Experto en adicciones.