Prevención con evidencia científica

cabeceraAVISO: La siguiente entrada puede leerla o escucharla.

El tiempo cambia algunas situaciones, pero otras permanecen inalterables, como el consumo de drogas. Experimentan transformación, cambio de abuso de una sustancia a otra, pero siempre está presente en la sociedad. En unas sociedades se utilizan por creencias religiosas y espirituales, en otras, como la nuestra, el objetivo del consumo es el ocio recreativo, la desinhibición, el olvido, etc. Si algo se ha demostrado a lo largo de los años es que la prevención bien hecha reduce el consumo, está extendida y es eficaz cuando está bien hecha. Muchos ponen en entredicho su efectividad, posiblemente por la difícil tarea de medir los resultados de los programas preventivos.

Los profesionales que trabajan en prevención conocen que en ocasiones los esfuerzos son en vano y que se desperdician energías, tiempo y fondos. Por este motivo y para conseguir darle la importancia que la prevención merece, se ha creado la ‘Prevención basada en evidencia’, tras el paraguas de la sociedad científica ‘Socidrogalcohol’ y con un listado de profesionales de las adicciones formado por Elisardo Becoña, Amador Calafat, José Ramón Fernández, José Antonio García del Castillo, Roberto Secades y Joan R. Vallalbí.cabecera

AVISO: La siguiente entrada puede leerla o escucharla.

El tiempo cambia algunas situaciones, pero otras permanecen inalterables, como el consumo de drogas. Experimentan transformación, cambio de abuso de una sustancia a otra, pero siempre está presente en la sociedad. En unas sociedades se utilizan por creencias religiosas y espirituales, en otras, como la nuestra, el objetivo del consumo es el ocio recreativo, la desinhibición, el olvido, etc. Si algo se ha demostrado a lo largo de los años es que la prevención bien hecha reduce el consumo, está extendida y es eficaz cuando está bien hecha. Muchos ponen en entredicho su efectividad, posiblemente por la difícil tarea de medir los resultados de los programas preventivos.

Los profesionales que trabajan en prevención conocen que en ocasiones los esfuerzos son en vano y que se desperdician energías, tiempo y fondos. Por este motivo y para conseguir darle la importancia que la prevención merece, se ha creado la ‘Prevención basada en evidencia’, tras el paraguas de la sociedad científica ‘Socidrogalcohol’ y con un listado de profesionales de las adicciones formado por Elisardo Becoña, Amador Calafat, José Ramón Fernández, José Antonio García del Castillo, Roberto Secades y Joan R. Vallalbí.

El consumo de drogas responde a diversos factores sociales, psicológicos y biológicos y todos esos factores se deben tener en cuenta a la hora de desarrollar la prevención. Amador Calafat, doctor en Medicina, psiquiatra y psicólogo, es además, editor de la revista científica ‘Adicciones’ y define la prevención basada en evidencia científica en base a cuatro características: “Que sea medible, eficiente, con un  coste efectivo y con un coste público que sea rentable”.

Calafat explica que la prevención que se plantea desde la plataforma que se puede visitar en esta página web, se basa en el mismo sistema que se utiliza para conocer si un medicamento es o no efectivo. “Algunos pacientes consumen placebo y otros el medicamentos, y ni los propios suminstradores saben qué están dando. Y es así como se demuestra la eficacia o ineficacia del medicamento. Pues con la prevención debe ser igual. Por ejemplo, seleccionar una localidad y un listado de centros. Habrá centros en los que se desarrolle la prevención y centros en los que no. Cuando haya pasado unos meses, sabremos si la prevención ha funcionado si los datos de consumo han disminuido aunque sea solo un poco, porque todos sabemos lo complicado que resulta la misma en edades de 14 o 15 años, cuando mayoritariamente empieza el consumo”.

 

prevSegún el doctor, el problema que ha existido hasta el momento es la falta de evidencia. “Es mejor hacer 6 campañas al año bien hechas que hacer 40 como hasta el momento, de las cuales no se conoce la efectividad o se demuestra que en la mayoría de ellas ni hay”, argumenta.

Para ello los profesionales de Socidrogalcohol plantean soluciones en un documento de consenso, con 14 recomendaciones:

1.-La prevención basada en la evidencia debe incluirse como un tema prioritario en la agenda política y social.

2.- Es necesario disponer de buena información sobre prevalencias, factores de riesgo y/o protección que afectan al uso de drogas y las consecuencias del uso.

3.- Las políticas sobre drogas requieren un balance entre control y reducción de la oferta, prevención, reducción del daño y tratamiento.

4.- Los programas y las políticas preventivas que se apliquen tendrán que sustentarse en los estándares de efectividad/eficiencia.

5.- La prevención debe plantearse como una estrategia estable y sostenida en el tiempo, alejándose del modelo habitual de acciones puntuales y específicas, dependientes de la coyuntura de cada momento.

6.- El acceso de los jóvenes a la prevención de calidad debe estar garantizado.

7.- Debe darse especial atención a la prevención en contextos recreativos sobre todo nocturnos, puesto que es el lugar donde muchos jóvenes se inician al consumo de alcohol y donde se manifiestan ya muchos problemas.

8.- La prevención tendrá en cuenta las necesidades específicas ligadas a la edad, género, grupos étnicos, vulnerabilidad específica, etc.

9.- Tiene que asegurarse que sólo se financia con dinero público aquellos programas o políticas que se hayan evaluado con resultados positivos

10.- Deben desarrollarse legislaciones y medidas específicas que reduzcan el acceso y la aceptación social a las distintas drogas legales o ilegales. Ello debe complementarse con los esfuerzos correspondientes para asegurar el cumplimiento de la ley

11.- Profesionalizar la prevención. Promover las ‘buenas prácticas’ y facilitar el trabajo en red de investigadores, diseñadores de programas, evaluadores, etc.

12.- Programar y financiar la investigación necesaria para que la prevención pueda desarrollarse de acuerdo con las máximas garantías de coste-efectividad.

13.- Asegurar la implicación de la sociedad civil y de las familias en la prevención.

14.- Los medios de comunicación, sobre todo los que se dirigen más directamente a los jóvenes, deben asumir su responsabilidad en la prevención del uso y abuso de sustancias.

El consumo de drogas responde a diversos factores sociales, psicológicos y biológicos y todos esos factores se deben tener en cuenta a la hora de desarrollar la prevención. Amador Calafat, doctor en Medicina, psiquiatra y psicólogo, es además, editor de la revista científica ‘Adicciones’ y define la prevención basada en evidencia científica en base a cuatro características: “Que sea medible, eficiente, con un  coste efectivo y con un coste público que sea rentable”.

Calafat explica que la prevención que se plantea desde la plataforma que se puede visitar en esta página web, se basa en el mismo sistema que se utiliza para conocer si un medicamento es o no efectivo. “Algunos pacientes consumen placebo y otros el medicamentos, y ni los propios suminstradores saben qué están dando. Y es así como se demuestra la eficacia o ineficacia del medicamento. Pues con la prevención debe ser igual. Por ejemplo, seleccionar una localidad y un listado de centros. Habrá centros en los que se desarrolle la prevención y centros en los que no. Cuando haya pasado unos meses, sabremos si la prevención ha funcionado si los datos de consumo han disminuido aunque sea solo un poco, porque todos sabemos lo complicado que resulta la misma en edades de 14 o 15 años, cuando mayoritariamente empieza el consumo”.

prev

Folleto informativo

Según el doctor, el problema que ha existido hasta el momento es la falta de evidencia. “Es mejor hacer 6 campañas al año bien hechas que hacer 40 como hasta el momento, de las cuales no se conoce la efectividad o se demuestra que en la mayoría de ellas ni hay”, argumenta.

Para ello los profesionales de Socidrogalcohol plantean soluciones en un documento de consenso, con 14 recomendaciones:

1.-La prevención basada en la evidencia debe incluirse como un tema prioritario en la agenda política y social.

2.- Es necesario disponer de buena información sobre prevalencias, factores de riesgo y/o protección que afectan al uso de drogas y las consecuencias del uso.

3.- Las políticas sobre drogas requieren un balance entre control y reducción de la oferta, prevención, reducción del daño y tratamiento.

4.- Los programas y las políticas preventivas que se apliquen tendrán que sustentarse en los estándares de efectividad/eficiencia.

5.- La prevención debe plantearse como una estrategia estable y sostenida en el tiempo, alejándose del modelo habitual de acciones puntuales y específicas, dependientes de la coyuntura de cada momento.

6.- El acceso de los jóvenes a la prevención de calidad debe estar garantizado.

7.- Debe darse especial atención a la prevención en contextos recreativos sobre todo nocturnos, puesto que es el lugar donde muchos jóvenes se inician al consumo de alcohol y donde se manifiestan ya muchos problemas.

8.- La prevención tendrá en cuenta las necesidades específicas ligadas a la edad, género, grupos étnicos, vulnerabilidad específica, etc.

9.- Tiene que asegurarse que sólo se financia con dinero público aquellos programas o políticas que se hayan evaluado con resultados positivos

10.- Deben desarrollarse legislaciones y medidas específicas que reduzcan el acceso y la aceptación social a las distintas drogas legales o ilegales. Ello debe complementarse con los esfuerzos correspondientes para asegurar el cumplimiento de la ley

11.- Profesionalizar la prevención. Promover las ‘buenas prácticas’ y facilitar el trabajo en red de investigadores, diseñadores de programas, evaluadores, etc.

12.- Programar y financiar la investigación necesaria para que la prevención pueda desarrollarse de acuerdo con las máximas garantías de coste-efectividad.

13.- Asegurar la implicación de la sociedad civil y de las familias en la prevención.

14.- Los medios de comunicación, sobre todo los que se dirigen más directamente a los jóvenes, deben asumir su responsabilidad en la prevención del uso y abuso de sustancias.

The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación de la Prensa de Alicante y la Asociación Nacional de Informadores de Salud.