Pantallas e infancia, ¿Cómo y dónde poner el límite?

pantallas_e_infancia_prvencion_adiccion_tecnologias

Los profesionales de las adicciones muestran una preocupación creciente referida al abuso que los adolescentes y jóvenes realizan de las tecnologías de la información, TICS. Sin embargo, hay una etapa previa de la que en adicciones se habla poco, la edad infantil, una etapa en la que el aprendizaje es continuo rápido y en muchas ocasiones por imitación. Es una etapa de la vida que marca muchos de los comportamientos y actitudes en la edad adolescente y por supuesto, en la edad adulta, por lo que cuidar los detalles educacionales va a ser imprescindible. ¿Qué ocurre con las tecnologías? ¿Qué ocurre con las pantallas? Cualquier progenitor mínimamente volcado en la educación de su hijo o hija se ha planteado en algún momento si debe o no dejarle el móvil desde muy pequeño, ponerle dibujos en la tele o un juego en la Tablet.

Las Jornadas Familia y Adicciones organizadas por el Unidad de Prevención Comunitaria en Condutas Adictivas del Ayuntamiento de Alcoy ahondó de forma muy especial en este tema de la mano de Monserrat Pons, neuro pediatra del Hospital de Manacor. Pons recalcó que en la infancia se aprende por imitación, observación, explorando, con la relación con los iguales, con la relación con los adultos y manipulando: “Una pantalla es un obstáculo para todo esto y por este motivo antes de los 2-3 años no se debería de dar ningún acceso a ninguna pantalla. Entre los 3 y los 5 años la limitación sería de una hora y solo después de los 5 años incrementar el tiempo a poco más de una hora”. También recordó que ‘aburrirse’ es muy importante para poder desarrollar la creatividad, la imaginación, estar con uno mismo, etc. “Si se hace un uso inadecuado de las pantallas, esto va a tener repercusiones negativas en el desarrollo”, afirmaba con rotundidad. No solo es importante el tiempo sino también que se visualiza, no todos los dibujos son aptos para los niños, hay algunos que son muy rápidos y difíciles de procesar: “Aunque a los adultos nos parezca que les gustan, ellos se enganchan a los colores, a las voces o las músicas, pero no son capaces de seguir y comprender la historia que se está desarrollando”. Hay que tener muy en cuenta que los hábitos que se aprenden de niño van a quedar en la edad adulta, por lo que si empezamos marcando hábitos en los que la pantalla se utiliza para evitar el aburrimiento o distraer cuando se enfada o se siente frustrado por algo, en  la edad adulta no sabrán gestionar una frustración sin una pantalla o no sabrán estar aburridos en momentos de introspección y autoconocimiento, tan importantes para el ser humano. Lo que hagan de pequeños marcará el futuro, por lo tanto, es el mejor momento para la prevención.

Las consecuencias del uso inadecuado son:

  • Lastrar el desarrollo de la imagicación y creatividad
  • Dificultar las relaciones sociales en diferentes contextos y edades
  • Hacerles creer que las pantallas son útiles para todo y siempre
  • Cero aprendizaje para regular la frustración
  • Generan insomnio por la luz azul
  • Perjuicio sobre la visión
  • Mientras están con la pantalla no observan y por lo tanto no aprenden cosas que son muy importantes
  • Dificultad en el lenguaje. Cuando un adulto habla a un niño, este adapta su lenguaje a su edad y comprensión, una pantalla habla sin importar si se le entiende o no.

En la esfera cognitivo-condutual:

  • Funciones ejecutivas
  • Déficit atención
  • Retraso y pobreza en el lenguaje
  • Bajo rendimiento académico

Alteración de la relación niño/a-padres:

  • Cualitativa
  • Cuantitativa

Porque no se presta atención (lo mismo ocurre si el progenitor maneja el dispositivo, no solo el niño/a)

El uso adecuado, por lo tanto, según Pons sería:

  • Evitar las pantallas hasta los 24-36 meses
  • A partir de este momento introducir pantallas durante poco tiempo (1h) por contenidos y calidad y siempre con la supervisión de un adulto
  • De 2 a 5 años nunca más de 1h de pantalla al día (sumando todas las pantallas, tv, Tablet, móvil, etc.)

También recomienda:

  • Evitar programas de contenido acelerado
  • Si no se mira la tv se apaga
  • Evitar calmarlos con los dispositivos móviles
  • Controlar siempre el contenido
  • Nunca presencia de tecnología en dormitorio, en las comidas y que los tiempos de juego sean sin tecnología
  • Instalar opciones de ‘no molestar’
  • Evitar las pantallas 1h antes de dormir para evitar interferencias en el sueño

La profesional explicó que no tiene cabida la justificación que muchos hacen de que deben aprender a usarla de pequeños porque se convive con ella. La tecnología cada vez es más intuitiva y el aprendizaje es muy rápido y más para cualquier niño en crecimiento y desarrollo. Hay que tener en cuenta que a los 6 años el cerebro presenta una expansión brutal en cuanto a aprendizaje, por lo que será fácil que aprendan a usar la tecnología, siempre cuidando todos los detalles anteriormente mencionados.

The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación de la Prensa de Alicante y la Asociación Nacional de Informadores de Salud.