Nueve retratos bajo los efectos del LSD

A finales de la década de los ’50 el gobierno de Estados Unidos llevó a cabo un experimento en el que le suministró a un artista anónimo varias dosis de LSD. Se puso a disposición de éste carboncillos y lápices. Mientras la sustancia actuaba en su organismo, el artista realizó nueve retratos del médico que le administraba la droga a la vez que contaba las sensaciones que iba teniendo. El LSD es una sustancia que amplía las sensaciones y potencia la capacidad perceptiva del sujeto que la toma. Esta droga, por tanto, le permite vivir experiencias interiores más intensas e incluso anómalas. De este modo, podría llegar a enriquecer la capacidad expresiva del individuo.