Los derechos básicos de la asertividad

asertividad

Continuación del artículo ‘La asertividad y el aprendizaje por observación’ 

Continuando con la enseñanza de la asertividad a nuestros menores, me parece clave recoger los que son, a mi juicio los derechos que debemos de inculcar para un buen desarrollo de la asertividad. Junto con ellos y, retomando el ejemplo que todo educador (no solo docente, sino padre, madre, tutor, hermano mayor, amigo, etcétera) que se adhiera al contexto del joven ha de enarbolar.

No quisiera empantanarme entrando a debatir sobre el paradigma actual de roles que dicta nuestra sociedad, pero he de referirme a él de refilón con la venia del lector.

Actualmente, nuestros jóvenes conciben un “yo” en el que la expresión de la emocionalidad propia, así como la no reivindicación de los derechos propios en pos del pensamiento grupal. En demasiados casos, la adquisición de estatus se liga a el flirteo con lo prohibido o lo percibido como adulto y, con dicho estatus llegan los imitadores, quiero decir: una persona muy relevante del círculo cercano de amigos se inicia en una droga y, como acto de prestigio, acto de pertenencia al grupo, nuestros jóvenes caen por el peso de este paradigma. 

En el desafortunado caso en el que nuestros jóvenes se hallen en esta tesitura no discuto que van a encontrar la defensa de su “yo” libre de drogas compleja, pero en el ideario que espero que consigamos en un futuro (rezo para que sea) cercano, ha de ser consciente de que tiene una serie de derechos y que ha de hacérselos valer. Recojo, de nuevo del documento “Cómo fomentar en nuestros hijos e hijas habilidades sociales, de comunicación, asertividad y autoestima como herramientas frente a la presión de grupo.” De E-Thinking y Miguel Roa Polo los que me parecen fundamentales (dejando muchos en el tintero mor de la brevedad:

-Ser tratado con respeto y dignidad.

-Tener sus propios valores, opiniones y creencias.

-Detenerse y pensar antes de actuar.

-Ser independiente.

-Decidir qué hacer con el propio cuerpo, tiempo y propiedades.

-Ignorar los consejos de los demás.

-Rechazar peticiones sin sentirse culpable o egoísta.

-No justificarse ante los demás.

En mi idílico futuro, el joven del banco al que le acercan una droga para que la pruebe podrá defenderse enarbolando sus derechos, protegido por el conocimiento de las drogas y respaldado por la asertividad en un entorno sano que reconozca sus derechos tanto como él mismo pero, hasta que eso ocurra, hemos de concienciarles en ellos como primeros pasos hacia dicho futuro y hacia ese “No” rotundo, asertivo y firme que evite muchos problemas en el futuro.

Por último, padres, madres, tutores, profesores, hermanos, todos: Debemos dar ejemplo en la prevención de las drogas y, aunque parezca redundante, hemos de tener claras unas prioridades que sirvan de denodado ejemplo:

-Cuidemos nuestra vida y salud física, psicológica y social.

-Valorémonos.

-Seamos asertivos.

-Demostremos y manejemos sin tapujos nuestras emociones.

-Enfrentémonos a nuestros problemas en vez de huir de ellos.

-Independicémonos de la opinión de los demás.

-Cuidemos nuestro yo, nuestro tiempo libre, nuestro propio crecimiento personal.

-No consumamos drogas.

Sí, comprendo que más de uno se eche las manos a la cabeza con esta serie de consejos, pero seamos sinceros con nosotros mismos por un momento. ¿Cuántos profesores se salen a echar un pitillo en el descanso a la vista de sus alumnos? ¿Nunca nos hemos jactado delante de menores de “madre mía ayer volví a gatas a casa pero fue una noche genial”? ¿Jamás hemos demostrado que hacemos cosas por y para los demás? ¿Cuántos problemas menores han visto nuestros hijos que nos sobrepasaban? ¿Jamás nos hemos disculpado delante de ellos por tomarnos tiempo para nosotros mismos? ¿Nunca hemos soltado incoherencias de esto u otro conductor con nuestro hijo en el asiento de atrás?

El día en el que con toda certeza estas preguntas sean irrisorias, ese día con gusto me comeré mis palabras y lo haré con una sonrisa en los labios sabiendo que hemos alcanzado el futuro inmediato que tanto anhelo.

The following two tabs change content below.
avatar

Miguel Martinez Notivol

Licenciado en Magisterio de Educación Primaria por la Universidad de Zaragoza y Graduado en Psicología por el itinerario de Psicología Educativa
avatar

Latest posts by Miguel Martinez Notivol (see all)