Los alcohólicos rehabilitados entre la espada y la pared

Jordi Pascual Mollá | Estudiante de periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona

La Federació Catalana d’Alcohòlics Rehabilitats (FCAR) vive un momento crítico. El sábado 22 de marzo se explicó en asamblea la nefasta situación económica que vive la federación a los grupos y asociaciones que la conforman. Ahora dependen de que éstas hagan una derrama extraordinaria con las máximas facilidades de pago. Si las agrupaciones locales no consiguen reunir el dinero suficiente, la FCAR, que tuvo sus inicios en los años 70, tendrá que cerrar sus puertas.

La Generalitat de Catalunya debe a los alcohólicos rehabilitados catalanes prácticamente el 90% de la subvención del 2012 (cerca de 4.500€ que representa cerca del 60% del presupuesto de la FCAR) y les ha denegado la del 2013. Josep Esteban, presidente de la Federación, explica que años atrás la Generalitat daba el 90% de la subvención previamente y, cuando se entregaban los justificantes, ingresaban el otro 10%. Si bien, el 2012 hicieron lo contrario y a día de hoy aún no han recibido la parte más cuantiosa de la subvención.

Josep Esteban y Jordi Sánchez / J.P.

Josep Esteban y Jordi Sánchez / J.P.

“Ahora prácticamente no tenemos nada, porque decir que tenemos 4’50€ es decir nada”, valora, indignado, Esteban. El presidente explica que, para saber cuándo recibirán el resto de la subvención, han acudido a diferentes instituciones y departamentos que sistemáticamente les han dicho que ya lo habían tramitado hasta que han llegado a una web donde la máxima explicación es “sin programar”. Además, no conocen la razón exacta por la que se les ha denegado la del 2013 ya que toda la justificación hace referencia a leyes y documentos de difícil acceso y comprensión. Presentar un recurso tampoco sirve de mucho pues “lo archivan en un sitio llamado material de desecho”.

Esteban considera que la Generalitat no está gestionando correctamente la adjudicación de subvenciones ya que se les reduce o deniega a las que hacen una función de ayuda social pero se mantienen o aumentan a otras que no cumplen este requisito. “Si todo el trabajo que hacemos nosotros (todas las asociaciones con una función de apoyo social) lo tuviese que sufragar la Generalitat, sería insostenible porque no habría ni suficiente dinero ni suficiente personal”.

El presidente de la FCAR no entiende tampoco la razón por la que cuando se les concede una subvención tienen que justificar el total de lo pedido aunque lo recibido sea mucho menos. “Pienso, y puede que esté equivocado y sea políticamente incorrecto, que con estas facturas que nos obligan a dar quieren tapar algún agujero raro de los que acostumbran a haber en las entidades públicas”.

Sin embargo, la federación ha pedido la subvención del 2014. “Sabremos la resolución en abril”. Esteban explica que el formulario lo han llenado con prácticamente los mismos datos que en el 2013 porque si este año sí que se la dan podrían pedir explicaciones sobre la denegación del año anterior. Si bien, “lo que necesitamos es que nos paguen el resto de la subvención del 2012” porque, sino, aumentarían las deudas y afectarían incluso a la propia sede (un pequeño despacho que les cuesta 60€/mes cerca del río Bessòs en el noreste de Barcelona).

Lo que necesitamos es que nos paguen el resto de la subvención del 2012

Saben que la Generalitat no perdonaría esta deuda y, si no pagan dos o tres meses seguidos, se tendrán que marchar. Además al alquiler se le tiene que añadir otros costes fijos como la luz, el teléfono o internet. Por otra parte, ya intentan recortar los gastos que pueden. Por ejemplo, han anunciado a la empresa que gestiona su página web que prescinden de sus servicios. Para permanecer en la red utilizaran alguna plataforma sencilla y barata.

La federación debe dinero a su junta directiva, que está pagando desplazamientos y dietas de su propio bolsillo, y al hotel de Lleida donde se celebró el congreso del 2011. Esteban explica que siempre que tienen una cantidad mínima de dinero intentan sufragar la deuda el alojamiento y a día de hoy aún les deben 600 euros. También agradece la comprensión del hotel.

El fracaso en la búsqueda de ingresos

L'Informatiu FCAR / J.P.

L’Informatiu FCAR / J.P.

El presupuesto anual de la FCAR se compone de la subvención (60% aproximadamente) y la cuotas de asociaciones (40%). Sin la subvención, necesitan más ingresos que se han buscado insatisfactoriamente por otros medios. La federación ha intentado incorporar publicidad de todo tipo en L’informatiu FCAR (boletín de noticias, opiniones y sugerencias). Ni laboratorios ni otras empresas han querido. “Los alcohólicos rehabilitados estamos pasados de moda” se lamenta Esteban. Las empresas saben que hay otras formas de conseguir un mayor impacto y por eso no quieren poner publicidad en nada relativo a las asociaciones o federaciones de alcohólicos rehabilitados.

Esteban explica también que hace unos años intentaron organizar un concierto benéfico de Joan Manuel Serrat en el Palau de la Música Catalana para recaudar fondos, pues el presidente de la federación y el artista son amigos. Serrat se ofreció sin dudar, en cambio, el alquiler del espacio ascendía a 800.000 pesetas (4.800 euros aproximadamente). Por eso no se celebró el concierto ya que se tendrían que vender muchas entradas y a un precio muy elevado.

Un grito de alerta

Llegados a esta situación, Esteban ha intentado contactar con la Generalitat para tener una reunión con algún representante del Institut Català d’Assistència i Serveis Socials pero no han facilitado el encuentro. También explica que ha enviado un correo electrónico a todos los grupos parlamentarios (CiU, ERC, PSC, PPC, ICV-EUiA, C’s y el grupo mixto formado por CUP-AE) que están a día de hoy en el Parlament de Catalunya y ninguno ha respondido.

Además envió una noticia publicada en La Vanguardia sobre el posible cierre de la FCAR a diferentes políticos y personalidades. Según explica, solo le ha respondido el Dr. Guardia del Hospital Sant Pau y el Director General de Trànsit (tráfico) del Departament d’Interior. Este último es el único que se ha preocupado por buscar alguna solución a la problemática que vive la federación.

Una situación que se extiende a las asociaciones

La solución que se ha encontrado hasta el momento es una derrama extraordinaria de las asociaciones dividida por trimestres y para cubrir únicamente los gastos fijos. Aun así a Esteban no le acaba de gustar la idea, pues muchas asociaciones están en la misma situación que la federación. “Hay casos en que la asociación ha pedido alrededor de 3.000 euros y sólo han recibido 500”, explica Esteban.

El presidente asegura que las asociaciones de fuera del área metropolitana de Barcelona (Girona, Lleida y Terres de l’Ebre) están mejor ya que los ayuntamientos suelen mantener más colaboración con ellas. El caso de Manresa también es especial ya que la sede se encuentra dentro del Hospital General de la localidad, no tienen que pagar ni alquiler ni otros gastos y una partida del hospital se destina a la asociación.

Las asociaciones de fuera del área metropolitana de Barcelona están mejor 

Dentro del cinturón de Barcelona la cosa cambia. Exceptuando las agrupaciones de Badalona, L’Hospitalet de Llobregat y Esplugues de Llobregat, que gracias a la colaboración con los respectivos ayuntamientos y una óptima organización interna pueden sobrevivir, el resto se encuentran en una situación precaria por la falta de fondos.

Dos administraciones como excepción

Dentro de esta situación se encuentran dos luces de esperanza que no sustituyen la subvención de la Generalitat pero sirven de apoyo constante para la FCAR. Sus nombres son Subdirecció General de Drogodependències (del Departament de Salut de la Generalitat) y Servei Català de Trànsit. La primera de estas se encarga de imprimir L’Informatiu FCAR mensual y todos los materiales necesarios para la celebración de los congresos. La segunda, facilita los trofeos que se entregan a los participantes y colaboradores en los encuentros y los obsequios que se regalan a los ponentes.

En cualquier caso, la FCAR necesita la contribución de las asociaciones locales para sobrevivir. No recibir el resto de la subvención del 2012 durante los próximos meses y la denegación de la del 2014 representaría la estocada final a una federación que a duras penas puede mantener su sede. Ahogada por los impagos de la Generalitat que a su vez provocan el aumento de la deuda con diferentes personas y entidades espera un atisbo de esperanza para seguir viviendo.

Lea también la opinión del presidente de la federación.

Lea también la opinión de un médico en conductas adictivas.

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones