• Home »
  • Actualidad »
  • Las personas alcohólicas y consumidoras de drogas intravenosas o inhaladas tienen mayor probabilidad de padecer hepatitis C

Las personas alcohólicas y consumidoras de drogas intravenosas o inhaladas tienen mayor probabilidad de padecer hepatitis C

vconc caarfe

En Europa se estima que unos 14 millones de personas están infectadas por el virus de la hepatitis C. En España hay alrededor de unos 200.000 enfermos, de los cuales 133.000 ya han sido tratados: “Quedan entre 50.000 y 60.000 personas sin tratar ni curar”, explicó Javier García-Samaniego, jefe de sección de Hepatología del Hospital Universitario ‘La Paz’ y coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España.

El doctor García-Samaniego estuvo, ayer viernes, en la V Convención de la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España, CAARFE, exponiendo la realidad entorno a la hepatitis C en España y concretamente, en el tema de las personas consumidoras de drogas inhaladas o por vía intravenosa, que son aquellas que tienen mayor probabilidad de contraer el virus junto con otros colectivos como personas con VIH, trabajadores expuestos accidentalmente a material biológico infectado, hombres que tienen sexo con hombres, entre otros: “En España quedan un 30% de las personas por diagnosticar”, explicaba el doctor. El tratamiento para la hepatitis C ha sufrido cambios revolucionarios en los últimos años. En el pasado solo existía el interferón como tratamiento, y este tenía múltiples efectos secundarios, además de una tasa de eficacia de menos del 50% después de un año de tratamiento. Sin embargo, en la actualidad, los fármacos disponibles permiten reducir hasta casi su desaparición los efectos secundarios, incrementan la tasa de curación hasta más de un 95% y reducen el tiempo de tratamiento hasta las 8-12 semanas.

La eliminación es una magnífica noticia en una enfermedad que es progresiva y que puede, si no se trata, derivar en complicaciones como fibrosis, cirrosis hepática o carcinoma hepatocelular: “La eliminación de la hepatitis C tiene múltiples beneficios a nivel individual. Disminuye la morbimortalidad, aumenta la supervivencia, mejora la calidad de vida y elimina el estigma de la enfermedad. Pero también a nivel de la sociedad tiene ventajas: Se evita la diseminación de la enfermedad, se reducen los costes asociados a la hepatitis crónica y se abre la vía a la eliminación”, comentó García-Samaniego.

Las personas con problemas de alcohol también tienen una mayor probabilidad de contraer la enfermedad debido a la bajada de las defensas que se produce en el organismo. Además, las complicaciones serán mayores si se llega a una cirrosis alcohólica, pudiendo desembocar en un cáncer de hígado. Aquí residía la importancia de la charla sobre hepatitis C dirigida a este colectivo de personas.

“Esta conferencia ha sido dedicada a una de las complicaciones físicas que puede producir una adicción, sin embargo, CAARFE cree en la intervención multicausal, es decir, que se debe trabajar e incidir, no solo en las complicaciones biológicas, sino también en aquellas de índole psicológica y social”, concluyó Ángel Jiménez, presidente de CAARFE. Esta es la única forma de poner solución a una enfermedad bio-psico-social.