Bienestar

La psicología, amiga y compañera para la comprensión emocional

La psicología es la ciencia social que estudia la conducta humana mediante la comprensión de los procesos mentales que la provocan. Durante muchos años la persona que acudía a una consulta de psicología solía mantenerlo en secreto por el estigma que la acompañaba. La palabra ‘loco’ era la respuesta a la afirmación: voy al psicólogo. Sin embargo, por suerte esto ha ido cambiado con el paso del tiempo y ahora está claro que al igual que cuidamos y mimamos nuestra salud física, también debemos hacerlo por la salud mental.

Ir al psicólogo y hacer terapia es estar comprometido con uno mismo. Una persona en proceso de rehabilitación de una adicción, pasa por una consulta psicológica y es que la base del comportamiento adictivo debe tratarse de forma multidisciplinar e integral. No puede tratarse tan solo la afectación física de la adicción ni la social porque todas conforman un todo. La gestión emocional y de los problemas, suele estar muy relacionado con el desarrollo de la adicción y la adicción al mismo tiempo es potenciadora de estados emocionales disruptivos y tóxicos.

Pero, ahora tras la pandemia, hemos podido observar que la necesidad de mimar y cuidar nuestra salud mental, va más allá de la adicción. Las personas que no la padecen también pueden presentar problemas que requieran de un psicólogo vecindario, es decir, una persona que les atienda y que esté cerca de su hogar. La ansiedad y el estrés son los principales motivos de consulta. Esta pandemia también ha disparado el miedo. El miedo es una respuesta natural a una amenaza. En los inicios de la humanidad servía para la supervivencia de la especie. Al sentir miedo, se encendía el estado de alerta, se aceleraban las pulsaciones del corazón y el cuerpo se preparaba para correr. Pero el miedo puede ser desadaptativo y aparecer en momentos en los que no se cumple una función.

Lo mismo ocurre con el estado ansioso. La ansiedad se produce por la anticipación continuada de lo que ocurrirá en un futuro. La incertidumbre ha sido otra de las características de la pandemia y por eso los problemas de ansiedad se han visto disparados también. Nos hemos preocupado por el estado de salud de nuestros familiares, a los que no veíamos, ni sabíamos cuando volveríamos a abrazar, por el trabajo y no saber si íbamos a poder continuar, etc.

La mirada al pasado nos lleva también a sentir añoranza de un tiempo acabado que no va a volver, lo que puede generar tristeza, que prolongada en el tiempo genere una depresión. La psicología ayuda a tratar todas estas cosas que la pandemia ha acrecentado.

Es importante que seamos capaces de parar, de atender el aquí y el ahora, de escuchar el cuerpo y la mente, y de entender qué nos está diciendo. Si con esto vemos que no somos capaces de poner por nosotros mismos una solución, entonces es el momento de buscar un profesional de la psicología.

The following two tabs change content below.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies