La metamorfosis

“Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruo insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar su cabeza, vio su vientre convexo y oscuro, surcado por curvadas callosidades, sobre el cual casi no se aguantaba la colcha, que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo. Numerosas patas, penosamente delgadas en comparación al grosor normal de sus piernas, se agitaban sin concierto.

-          ¿Qué me ha ocurrido?  ”

Franz Kafka- La Metamorfosis

metamorfosis_kafka

Esta pregunta se la habrán formulado muchos enfermos alcohólicos cada mañana al despertar. ¿Qué me ha ocurrido? ¿Dónde está ahora aquella persona que yo un día fui? ¿Por qué mi vida ha perdido toda su luz? Ahora sólo veo una imagen distorsionada de mi mismo. Cuando este tipo de reflexiones se realizan casi a diario, en la persona empieza a producirse un cambio, y a través de este cambio aparece la aceptación. En este momento, se es consciente de que existe un problema, que quiere recuperarse y recuperar su vida. A medida que van pasando los días, cada noche se promete a si mismo que ya no volverá a beber más, pero cada mañana vuelve a caer y la persona se da cuenta que, a pesar de querer abandonar el consumo,  con sus propios medios no se siente capaz de encontrar salida. En este momento es cuando entran en juego las asociaciones que trabajan con alcohólicos y adictos a diferentes sustancias.

Pero, ¿qué son las asociaciones y qué trabajo se hace en ellas?

El otro día le pregunté a una persona que qué opinión tenía él sobre las asociaciones. Me dijo que cuando él era más joven, en su pueblo, se habilitó un local para tratar a enfermos alcohólicos y que, en aquel momento, tenía la imagen de que aquello era un sitio oscuro, un sitio sin vida… muy alejado de la realidad dónde él vivía. Tenía la sensación de que allí sólo iba gente con un pasado tormentoso, personas con familias desestructuradas, mendigos…en conclusión, “gente chunga” Sandra, -me dijo.-

Un joven me dijo que  tenía la imagen de que aquello (la asociación) era un sitio oscuro 

Esta historia no me sorprendió en absoluto ya que cuando yo también era más joven, recuerdo el tono despectivo que utilizaba la gente para hablar de la asociación del pueblo en el que vivo. Se decía: “Eso es lo de los borrachos o allí solo hay cuatro borrachos”.

Actualmente, tengo el enorme placer de poder trabajar en una asociación de alcohólicos rehabilitados desde hace 4 años. Durante mis años de experiencia en este puesto, he podido comprobar la falta de comprensión que existe desde la sociedad, claro está que no se puede generalizar, hacia  el enfermo adicto y todo lo que esta patología implica. Del mismo modo existe gran desconocimiento, ya sea por falta de interés o por ignorancia, acerca de la labor que se realiza en las asociaciones. Yo desde aquí digo con voz firme y sin miedo que todos los que entramos en los centros, ya sea como enfermos, familiares, amigos o profesionales crecemos y nos transformamos junto con ellas. Sufrimos una metamorfosis. Nos hacemos mejores personas para nosotros mismos y para los demás. Adquirimos valores renovados de respeto, humildad, compasión, cariño, ayuda y comprensión.

Nunca me cansaré de repetir lo agradecida que estoy a la vida, ya que ella me ha ofrecido el regalo de poder trabajar con seres humanos y poder ver cada día como se transforman en personas mejores. Poder ser testigo de cómo los usuarios se ayudan los unos a los otros transmitiendo sus conocimientos, sus experiencias y su apoyo incondicional al resto de compañeros. El amor, el cariño y la bondad que se respira entre estas paredes es maravilloso¡. Escuchar las palabras de los usuarios que dicen “ahora vuelvo a ser feliz, vuelvo a ser la persona que un día fui, mi familia vuelve a estar unida”, nos refuerzan a todos para seguir trabajando juntos con más ganas y con más ilusión cada día.

Nunca me cansaré de repetir lo agradecida que estoy a la vida por poder ser testigo de cómo los usuarios se ayudan los unos a los otros

La asociación en la que trabajo, GARA, es una entidad sin ánimo de lucro que fue fundada en el año 1972 con el objetivo de ayudar a aquellas personas que presentaban un problema de salud relacionado con la adicción al alcohol en Alcoy y comarca. El GARA lleva 43 años al servicio de las personas enfermas con el único objetivo de aportar luz a sus vidas. En España existen cientos de asociaciones que trabajan en pro del bienestar y la salud de los demás. Trabajan para sacar a personas enfermas del pozo en el que están metidas. Trabajan por los demás de una manera generosa, altruista y bondadosa. Es necesario que se respete y se reconozca más esta enfermedad y el trabajo de las entidades, sin miedo y con la voz firme.

A menudo pienso que todos vivimos rodeados por demasiados prejuicios hacia demasiadas cosas. Estaría bien sustituir esos prejuicios por más juicios de valor apropiados, ya que todo el mundo tiene derecho a cometer errores. No se puede juzgar a una persona por sus hechos pasados ya que sus circunstancias, fueran las que fueren, le llevaron a comportarse de esa manera determinada en ese momento concreto. Es necesario vivir en el presente y ver el comportamiento y el desarrollo de las personas en el momento actual, en el ahora.

Para finalizar este escrito, dejaré el inicio de un video que preparó una asociación referente al tema de las adicciones, el cual, se titula “Esta batalla se gana desde dentro”.

Cómo empiezo a contaros este cuento, como ser alquimista de lo humano  y demostrar que nada se hace en vano, que todo implica una transformación, que el óxido se quita y debajo hay algo tan brillante que deslumbra  y que abriendo una grieta a la penumbra es muy posible que se filtre el sol.

The following two tabs change content below.
Sandra Gisbert

Sandra Gisbert

Psicóloga del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy y asesora técnica de CAARFE
Sandra Gisbert

Latest posts by Sandra Gisbert (see all)