La historia y el medio son el mensaje

 

egipciosLas cuevas de Cromañón, un espacio perfecto para la fermentación de granos de cereales y fruta con agua y puede que incluso miel. Una pequeña vasija olvidada en un rincón y nace la primera bebida alcohólica de la historia. Por aquel entonces, hace 30.000 años no había medios que lo reflejaran pero ya existían enfermos alcohólicos. La cultura española está plagada desde sus inicios de una cultura alcohólica muy importante, no solo como productores, sino también como consumidores.

Los griegos  lo dejaron como herencia a los romanos, ambos cunas de esta civilización mediterránea de la que España forma parte. Los primeros clamores por limitar el consumo de bebidas a los menores de edad, se recogen en textos de Platón. Otras civilizaciones como los egipcios pensaban que los menores debían consumir bebidas alcohólicas, pero esto era fruto de su cultura, puesto que la cerveza se consideraba de origen divino.

Las primeras limitaciones del consumo de bebidas en los menores, se recogen en textos de Platón

A día de hoy los medios de comunicación son testigos y reflejo de lo que acontece en la actualidad, están plagados de titulares en los que se explica que el consumo de alcohol entre jóvenes ha aumentado o se mantiene pero ha disminuido la edad de inicio en el consumo. No se plantean que tal vez esto tiene una explicación histórica importante. Las aficiones que tenían los romanos aproximadamente en  siglo  I antes de Cristo consistían en grandes banquetes en los que beber vino formaba parte de la diversión, tras las cenas comenzaban una serie de juegos muy similares a los de hoy en día, cuyo objetivo no era otro que embriagarse. Eso se trasladó por todo el imperio romano, incluida la Península.

Van pasando los siglos y el alcohol se arraiga a la sociedad de modo que pasa a formar parte de ella como una costumbre más en la dieta de muchos españoles. En la industrialización surgían las primeras tabernas donde los trabajadores se reunían antes de acudir a los puestos de trabajo para ‘emborracharse’ y poder así soportar las interminables horas en las fábricas y las cadenas de montaje.  Por lo tanto, como explica Miguel Ángel Torres, psiquiatra y expresidente de Socidrogalcohol: “Los primeros alcohólicos en nuestro país, serían todos aquellos pueblos que nos precedieron, inclusive los árabes que permanecieron en Al-Ándalus , también fueron buenos catadores, propagadores del uso del vino, como parte de la cultura, a pesar de las prohibiciones del Corán”.a Ibérica.

Mireia Pascual

Las cuevas de Cromañón, un espacio perfecto para la fermentación de granos de cereales y fruta con agua y puede que incluso miel. Una pequeña vasija olvidada en un rincón y nace la primera bebida alcohólica de la historia. Por aquel entonces, hace 30.000 años no había medios que lo reflejaran pero ya existían enfermos alcohólicos. La cultura española está plagada desde sus inicios de una cultura alcohólica muy importante, no solo como productores, sino también como consumidores.

Los griegos  lo dejaron como herencia a los romanos, ambos cunas de esta civilización mediterránea de la que España forma parte. Los primeros clamores por limitar el consumo de bebidas a los menores de edad, se recogen en textos de Platón. Otras civilizaciones como los egipcios pensaban que los menores debían consumir bebidas alcohólicas, pero esto era fruto de su cultura, puesto que la cerveza se consideraba de origen divino.

Las primeras limitaciones del consumo de bebidas en los menores, se recogen en textos de Platón

A día de hoy los medios de comunicación son testigos y reflejo de lo que acontece en la actualidad, están plagados de titulares en los que se explica que el consumo de alcohol entre jóvenes ha aumentado o se mantiene pero ha disminuido la edad de inicio en el consumo. No se plantean que tal vez esto tiene una explicación histórica importante. Las aficiones que tenían los romanos aproximadamente en  siglo  I antes de Cristo consistían en grandes banquetes en los que beber vino formaba parte de la diversión, tras las cenas comenzaban una serie de juegos muy similares a los de hoy en día, cuyo objetivo no era otro que embriagarse. Eso se trasladó por todo el imperio romano, incluida la Península.

Van pasando los siglos y el alcohol se arraiga a la sociedad de modo que pasa a formar parte de ella como una costumbre más en la dieta de muchos españoles. En la industrialización surgían las primeras tabernas donde los trabajadores se reunían antes de acudir a los puestos de trabajo para ‘emborracharse’ y poder así soportar las interminables horas en las fábricas y las cadenas de montaje.  Por lo tanto, como explica Miguel Ángel Torres, psiquiatra y expresidente de Socidrogalcohol: “Los primeros alcohólicos en nuestro país, serían todos aquellos pueblos que nos precedieron, inclusive los árabes que permanecieron en Al-Ándalus , también fueron buenos catadores, propagadores del uso del vino, como parte de la cultura, a pesar de las prohibiciones del Corán”.a Ibérica.

M. A. Torres: “Los primeros alcohólicos en nuestro país, serían todos aquellos pueblos que nos precedieron”

COMPLICACIONES

El fenómeno comienza a complicarse con el consumo entre menores, peroimagen-7 socialmente no se empieza a considerar un problema hasta que aparecen los primeros botellones. La primera referencia sobre el término botellón está localizada en 1995 en un reportaje del diario El País sobre los estilos de ocio juvenil nocturno en distintas ciudades y nombra a Cáceres como la primera ciudad en donde se desarrolla el botellón. Y un año después se extiende por toda la prensa, radio y televisión esta nueva forma de consumo, que preocupa sobre todo a los vecinos por la suciedad y los ruidos en plena noche. Por lo que los medios en general optan por una vertiente  de denuncia de la ciudadanía y no tanto por los temas de salud, que sin embargo, comienzan a ser eje importante de estudio para los profesionales del campo de las adicciones.

Los medios optan por una vertiente de denuncia

Además no se trata de algo aislado, con las facilidades de desplazamiento y movilidad de los jóvenes el ‘botellón’ como tal es exportado a países como Italia y Portugal. Pero según los países, el abuso de alcohol, tienen características propias como argumenta Pepe Silleros, Psicólogo y Profesor de la Universidad de Valencia: “En USA se hace en los apartamentos o hermandades universitarias, de hecho hay gran cantidad de literatura de consumo en los campus universitarios. En Argentina se llama “la previa” y se hace dentro de los pisos de estudiantes o en casas particulares. Y en Australia, Tasmania y Nueva Zelanda lo hacen en coches, circulando en torno a manzanas emblemáticas de cada localidad”.

Sin embargo, y a pesar del problema socio sanitario que supone el consumo de bebidas alcohólicas en menores y, que se evidencia aún más con los artículos que se publican en toda la prensa y las noticias que se trasmiten tanto en radio como en televisión; no se ve la necesidad de regulación  del consumo hasta 1985 y solo en el caso de Cataluña, retrasando las leyes sobre prevención y actuación en otras comunidades autónomas hasta muchos años después, según que zonas del país.

Pero con el paso del tiempo la preocupación deja de ser el simple botellón o consumo de bebidas alcohólicas entre jóvenes,  a formar parte de un contexto más amplio caracterizado por el policonsumo.  Josep Guardia - Vicepresidente de Socidrogalcohol y psiquiatra del Hospital de Santa Cruz de Barcelona- explica por qué se desarrolla el policonsumo: “El policonsumo se produce porque las personas empiezan a consumir tabaco a los 12 años y bebidas a los 13 y desarrollan el bingee drinking o botellón. Esto lleva a una situación que promueve que más tarde aparezca el consumo de otras drogas como el cannabis o la cocaína; algo que se viene a sumar al consumo habitual  y esto va a producir que consuma más alcohol. Es una espiral que se va agravando con el tiempo”.

INFORMACIONES

Cómo se aborden los temas va a ser crucial para contribuir a la formación de la opinión pública y no es una falacia hacer hincapié en la necesidad de que la sociedad se implique más en los temas de drogodependencias, tanto desde el aspecto de la prevención como su conjunción, el modelo educacional. Antonio González es periodista de salud en el periódico ‘Público’ y conoce de primera mano los riesgos de este tipo de informaciones: “En este terreno es  muy fácil caer en el sensacionalismo y aunque tiene un trasfondo social hay que intentar no caer en lo fácil para ello es esencial recurrir a fuentes fiables que tengan rigor científico”. Para ello no está demás, según el profesional de la información, que el periodista tenga cierto “conocimiento adicional en materia sanitaria”.  Reconoce que en muchas ocasiones los medios, “por cuestión de tiempo y por el imperio del titular” le dan solo importancia a un aspecto de la información.

González: Los medios por  el imperio del titular

le dan solo importancia a un aspecto de la información

Pero todo eso no debe ser un obstáculo-dice- “para darse cuenta que hay un problema de alcohol en España, que los niños empiezan muy pronto y la solución no puede ser poner un botellodromo pero como tampoco debe ser el prohibir el consumo”. “Hay que destinar más dinero público a realizar estudios para sacar datos científicos que permitan saber en qué medida se está produciendo un daño sobre el joven”, con eso se mejorarían las informaciones en materia de drogas y se abriría un horizonte hacia la correcta educación de la población y la creación de una opinión pública capaz de hacer frente a los problemas de adicción.

Entrevista íntegra a Antonio González:

Despiece 1: La importancia de la precisión

Despiece 2: Entrevista a José Jose Gil

M. A. Torres: “Los primeros alcohólicos en nuestro país, serían todos aquellos pueblos que nos precedieron”

COMPLICACIONES

El fenómeno comienza a complicarse con el consumo entre menores, pero socialmente no se empieza a considerar un problema hasta que aparecen los primeros botellones. La primera referencia sobre el término botellón está localizada en 1995 en un reportaje del diario El País sobre los estilos de ocio juvenil nocturno en distintas ciudades y nombra a Cáceres como la primera ciudad en donde se desarrolla el botellón. Y un año después se extiende por toda la prensa, radio y televisión esta nueva forma de consumo, que preocupa sobre todo a los vecinos por la suciedad y los ruidos en plena noche. Por lo que los medios en general optan por una vertiente  de denuncia de la ciudadanía y no tanto por los temas de salud, que sin embargo, comienzan a ser eje importante de estudio para los profesionales del campo de las adicciones.

Los medios optan por una vertiente de denuncia

Además no se trata de algo aislado, con las facilidades de desplazamiento y movilidad de los jóvenes el ‘botellón’ como tal es exportado a países como Italia y Portugal. Pero según los países, el abuso de alcohol, tienen características propias como argumenta Pepe Silleros, Psicólogo y Profesor de la Universidad de Valencia: “En USA se hace en los apartamentos o hermandades universitarias, de hecho hay gran cantidad de literatura de consumo en los campus universitarios. En Argentina se llama “la previa” y se hace dentro de los pisos de estudiantes o en casas particulares. Y en Australia, Tasmania y Nueva Zelanda lo hacen en coches, circulando en torno a manzanas emblemáticas de cada localidad”.

Sin embargo, y a pesar del problema socio sanitario que supone el consumo de bebidas alcohólicas en menores y, que se evidencia aún más con los artículos que se publican en toda la prensa y las noticias que se trasmiten tanto en radio como en televisión; no se ve la necesidad de regulación  del consumo hasta 1985 y solo en el caso de Cataluña, retrasando las leyes sobre prevención y actuación en otras comunidades autónomas hasta muchos años después, según que zonas del país.

Pero con el paso del tiempo la preocupación deja de ser el simple botellón o consumo de bebidas alcohólicas entre jóvenes,  a formar parte de un contexto más amplio caracterizado por el policonsumo.  Josep Guardia - Vicepresidente de Socidrogalcohol y psiquiatra del Hospital de Santa Cruz de Barcelona- explica por qué se desarrolla el policonsumo: “El policonsumo se produce porque las personas empiezan a consumir tabaco a los 12 años y bebidas a los 13 y desarrollan el bingee drinking o botellón. Esto lleva a una situación que promueve que más tarde aparezca el consumo de otras drogas como el cannabis o la cocaína; algo que se viene a sumar al consumo habitual  y esto va a producir que consuma más alcohol. Es una espiral que se va agravando con el tiempo”.

INFORMACIONES

Cómo se aborden los temas va a ser crucial para contribuir a la formación de la opinión pública y no es una falacia hacer hincapié en la necesidad de que la sociedad se implique más en los temas de drogodependencias, tanto desde el aspecto de la prevención como su conjunción, el modelo educacional. Antonio González es periodista de salud en el periódico ‘Público’ y conoce de primera mano los riesgos de este tipo de informaciones: “En este terreno es  muy fácil caer en el sensacionalismo y aunque tiene un trasfondo social hay que intentar no caer en lo fácil para ello es esencial recurrir a fuentes fiables que tengan rigor científico”. Para ello no está demás, según el profesional de la información, que el periodista tenga cierto “conocimiento adicional en materia sanitaria”.  Reconoce que en muchas ocasiones los medios, “por cuestión de tiempo y por el imperio del titular” le dan solo importancia a un aspecto de la información.

González: Los medios por  el imperio del titular

le dan solo importancia a un aspecto de la información

Pero todo eso no debe ser un obstáculo-dice- “para darse cuenta que hay un problema de alcohol en España, que los niños empiezan muy pronto y la solución no puede ser poner un botellodromo pero como tampoco debe ser el prohibir el consumo”. “Hay que destinar más dinero público a realizar estudios para sacar datos científicos que permitan saber en qué medida se está produciendo un daño sobre el joven”, con eso se mejorarían las informaciones en materia de drogas y se abriría un horizonte hacia la correcta educación de la población y la creación de una opinión pública capaz de hacer frente a los problemas de adicción.

Entrevista íntegra a Antonio González:

Despiece 1: La importancia de la precisión

Despiece 2: Entrevista a José Jose Gil