• Home »
  • Actualidad »
  • La evidencia científica es insuficiente para afirmar que que los Productos de Tabaco Calentado (PTC) son menos nocivos para la salud

La evidencia científica es insuficiente para afirmar que que los Productos de Tabaco Calentado (PTC) son menos nocivos para la salud

cabecera

Bajo el lema “Humo v Tabaco v Nicotina = Daño”, se pretende dar visibilidad a la preocupación, tanto ante la prevención como en la intervención, ampliándose el reto a las formas emergentes de consumo y sus consecuencias, dado el riesgo que suponen para la salud las nuevas formas de consumo de nicotina. La preocupación del CNPT respecto a la eclosión de los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado, en base a la evidencia científica, es máxima, siempre auspiciada por una importante campaña mediática que obvia el hecho de que persisten serias dudas sobre la seguridad y eficacia de estos productos.

Como todas las formas del tabaco, son peligrosos para la salud. No hay evidencia suficiente para afirmar que los Productos de Tabaco Calentado (PTC) sean menos nocivos para la salud que los  productos de tabaco convencional, ni para aquellas personas que los consumen, ni para las expuestas a sus emisiones. Uno de los principales reclamos con el que estos productos se han intentado introducir en el mercado es el de la reducción de daños, frente a los productos de tabaco tradicionales. Esta potencial reducción es aún cuestionable con la evidencia preliminar actualmente disponible. En cualquier caso, como producto de tabaco, no está exento de riesgo y no existe ningún nivel de seguridad asociado a su uso.
Resulta igualmente probado que el consumo de tabaco empeora el curso de las enfermedades respiratorias. Según advierte el Ministerio de Sanidad, existen investigaciones que demuestran una peor evolución del COVID-19 en pacientes fumadores y que indican que fumar conlleva un riesgo del 133% más de desarrollar una forma grave de los síntomas que en personas no fumadoras.

Además, las revisiones sobre la relación de fumar y la progresión del COVID-19 concluyen, basándose en la evidencia científica actual, que fumar se asocia con la progresión negativa y los resultados adversos de COVID-19.
Asimismo, la Organización Mundial de la Salud, ha publicado que resulta probable que los fumadores sean más vulnerables a la infección causada por el coronavirus, como consecuencia de la manipulación de los cigarrillos y el contacto de estos con los labios, según señala el Ministerio de Sanidad.
CNPT: 25 años liderando el control de la adicción a la nicotina en España Desde su fundación, hace 25 años, el CNPT ha trabajado de manera intensa la prevención del tabaquismo en España. Esta labor se debe a que, en nuestro país, el tabaco es la primera causa evitable aislada de muerte prematura, causando casi 60.000 muertes prematuras anuales, especialmente en hombres, con un alarmante aumento en mujeres. Aunque se empieza a apreciar un descenso esperanzador en la prevalencia global del tabaquismo y un claro descenso en la proporción de hombres que fuman, aún queda mucho por hacer.

El CNPT ha desarrollado una acción de educación e información del público, de trabajo con los profesionales de la salud, de colaboración con las autoridades sanitarias, y de contacto con los representantes políticos de la población. También, ha preparado diversos proyectos que pueden permitir a medio plazo una mayor vertebración de los esfuerzos de prevención en España, mediante la consolidación de una infraestructura de comunicación y apoyo de los agentes clave.
La prevalencia de consumo en España es aún elevada, con un 24,4% de fumadores actuales (diarios y ocasionales) de 15 y más años (28,2% en hombres y 20,8% en mujeres), según la ENSE 2017. El 41,3% de los estudiantes de 14-18 años ha fumado tabaco alguna vez en el último año, siendo el consumo ligeramente mayor en las chicas que en los chicos. Además, según EDADES 2018, el 47,5% de los jóvenes has probado la cachimba y el 48,4% el cigarrillo electrónico, alguna vez en su vida.