La droga como musa del arte

Fuente: http://deanzeuscolman.com/

Fuente: http://deanzeuscolman.com/

Love is a drug, es el título de la obra compuesta por 36 esculturas de yeso con la que el artista Dean Zeus Colman ha representado diversas píldoras de la anfetamina conocida como MDMA. La exposición se encuentra en la localidad inglesa de Brighton y con ella el autor intenta dar la visión de la sociedad de los años 80, en la que las anfetaminas eran la droga de moda entre los jóvenes, sin discriminación de colectivo, raza o posición social.

Además, en esta obra Zeus explica que los adultos, en cierta manera, continúan demandando dulces como cuando eran niños, pero de una manera más fuerte que el azúcar.

Estas esculturas se basan en dibujos realistas, que corroboró en un viaje a Ibiza, y se venden cada una a 150 libras esterlinas, de los que algunos ya están agotados debido a su edición limitada.

Aunque parezca chocante la utilización de las drogas para hacer arte de ellas, Zeus no es el único artista en este campo. El músico británico, Peter Doherti también evoca en sus dibujos este mundo.

El arte psicodélico, tanto en las experiencias influidas por drogas alucinógenas, como su plasmación en otras literarias, música y artes visuales, fue un movimiento artístico de la contracultura de los años 60. De hecho, se debate si Lewis Carroll reflejó en Alicia en el país de las maravillas el consumo y los síntomas de alucinógenos, como las pociones que Alicia toma para modificar su estatura, cuyos efectos sensoriales se asemejan a los del hongo Amanita Muscaria. Otro de los personajes curiosos de la obra sería la Oruga y su adicción a la pipa que podría estar basada en el consumo de Opio.

En el campo de la escritura encontramos a otros dos autores que basan sus relatos en el consumo de drogas, o bien plasmándolas en sus libros, o bien escribiendo bajo sus efectos. Uno de ellos es Antoin Artaud que experimenta el Peyote, sustancia que se ve reflejada en Viaje a la tierra de los Tarahumaras. En la misma línea se encuentra Henri Michaux con sus obras Milagro Miserable y Conocimiento por abismos, en las que está presente su experiencia con la Mescalina, entre otras sustancias.

Fuente: http://petrascupboard.weebly.com/colour-plates-for-alice.html

Fuente: http://petrascupboard.weebly.com/colour-plates-for-alice.html

Sin embargo, el artista que más se ha acercado a la explicación de la conducta de las drogas a través de la literatura fue Aldous Huxley, cuya curiosidad le llevó en 1953 a la ingestión de mescalina bajo la supervisión del Doctor Osmond. De ahí surgió Puertas a la percepción, en el que se describe paso a paso la experiencia con la sustancia. Más tarde, y desde la misma perspectiva, publicó Cielo e Infierno, en 1956.

Aun así, el arte no sólo ve a la droga como su musa, sino que en muchas ocasiones es la sustancia la que modifica el trabajo de los artistas sin desear el efecto conseguido. Un caso particular fue Frida Kahlo en sus últimas pinturas, las cuales se vieron influenciadas por los fuertes narcóticos que ingería para calmar su dolor.

También puede leer:

Las drogas en el arte

Drogas y arte

Creatividad y drogas I

Creatividad y drogas II