• Home »
  • Actualidad »
  • La detección y el tratamiento especializados son claves para evitar la cronificación y las graves consecuencias del alcoholismo

La detección y el tratamiento especializados son claves para evitar la cronificación y las graves consecuencias del alcoholismo

El ALCOHOLISMO es una enfermedad adictiva que afecta a más del 10% de los hombres y entorno al 5% de las mujeres. “Su gravedad puede ser muy diversa en cada una de las personas afectadas. Hay personas que tienen un alcoholismo de baja gravedad, otras personas pueden sufrir un alcoholismo muy grave, pero entre ambos extremos existen todas las posibilidades de gravedad intermedias”, ha explicado Josep Guardia Serecigni, vicepresidente de Socidrogalcohol.

Se calcula que un 90% de los trastornos por consumo de alcohol no se diagnostican y no reciben tratamiento. La Atención Primaria es la puerta de entrada al sistema sanitario y por lo tanto donde primero se puede diagnosticar cualquier patología. Francisco Pascual Pastor, presidente de Socidrogalcohol, explica que “en ocasiones en consumos incipientes o no problemáticos el médico de atención primaria puede además de hacer un diagnóstico una intervención breve para evitar mayores complicaciones o la aparición de un trastorno por consumo de alcohol”, aunque remarca la importancia del tratamiento especializado: “En caso de aparecer ese trastorno, la coordinación se hace necesaria para poder hacer una correcta y rápida derivación a los centros o unidades especializadas”.

foto 3

Es difícil que, en un país como España, donde el consumo de alcohol es algo habitual, una persona pida ayuda para tratar sus problemas con las bebidas alcohólicas, pues normalmente ve sus consumos como algo cotidiano, no problemático, sin que llegue a relacionar los trastornos médicos o psiquiátricos o las alteraciones del comportamiento que presenta, como consecuencia de su consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

El diagnóstico es fundamental: Detectar y diagnosticar el alcoholismo en jóvenes, que se encuentran en la etapa inicial de esta enfermedad, sería el primer paso para prevenir sus consecuencias (médicas, psiquiátricas, adictivas, familiares, laborales, sociales, legales y económicas), las cuales van a afectar gravemente a la salud y la seguridad, no sólo del enfermo alcohólico, sino también de las personas de su entorno”, asegura Guardia.

El alcoholismo tiene tratamientos eficaces –tanto psicológicos como farmacológicos-, cuando el paciente sigue bien las instrucciones del equipo de profesionales especializados que le atienden. Si el enfermo alcohólico no recibe un tratamiento especializado, va a sufrir una DISCAPACIDAD PROGRESIVA, con una gran PÉRDIDA de AUTONOMÍA, de CALIDAD de VIDA (tanto de la suya como de la de sus familiares) y GRAVES ENFERMEDADES que más adelante precipitarán INGRESOS HOSPITALIARIOS REPETIDOS, por trastornos médicos y psiquiátricos diversos.

Juan Jiménez,  de la Unidad de Coordinación Técnica de Adicciones de la Región de Murcia, ha puesto como ejemplo el modelo ARGOT,  un programa de prevención del consumo de alcohol y otras drogas concebido para implicar en la prevención de  drogodependencias a los profesionales sanitarios de los Equipos de Atención Primaria de Salud de la Región de Murcia. Fundamenta su planificación  en que los primeros profesionales de la salud que entran en contacto con poblaciones de  riesgo en relación con el consumo de alcohol son los Equipos de Atención Primaria y es crucial que tomen conciencia del papel relevante que pueden desempeñar en la intervención precoz.

Jiménez ha destacado de forma especial la necesidad de prevenir el consumo de alcohol en madres embarazadas o en período de lactancia. El 40 % de las mujeres embarazadas consumen alcohol durante el embarazo, “sin embargo esto un daño físico y psíquico irreversible, y es la causa más importante de los trastornos del desarrollo, en particular del retraso mental, prevenible”.

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones