La codependencia es poco reconocida y difícilmente medible

II_Convención_CAARFE_codependencia

Las adicciones son una enfermedad que afecta no solo al propio individuo sino también al entorno más cercano por su implicación biológica, psicológica y social. Una de las drogas que más afectación produce en el entorno más cercano es el alcohol, pero cualquier adicción provoca desajustes como cambios de roles, desestructuración familiar o codependencia.

La codependencia se deriva del campo de la dependencia química, según se explica en el artículo publicado en PubMed ‘The concept, the symptoms and the etiological factors of codependency’. “Los modelos explicativos de la codependencia se pueden colocar en un continuo de gravedad: la psicopatología en el nivel de trastorno de la personalidad, adicción de comportamiento o conducta femenina excesiva”, según explica el artículo.

La codependencia puede aparecer cuando hay una variabilidad individual de la predisposición a la atención, se produce el fracaso de la corteza prefrontal para inhibir las respuestas empáticas, una multitud de experiencias aversivas en una familia disfuncional (por ejemplo, los conflictos de los padres, el abuso emocional, el abandono y parentificación), cambios en la percepción del papel de la mujer, y la aparición del abuso de sustancias.

Sin embargo, la codependencia es poco reconocida y difícilmente medible. Las personas codependientes visitan el sistema de salud con síntomas relacionados con el estrés o la depresión que pueden enmascarar las causas subyacentes, como la presencia de la adicción en la familia.

Belén Pardo, psicóloga de las asociaciones de alcohólicos en rehabilitación ADIANTE (As Pontes, A Coruña) y AXÚDATE (Vilalba, Lugo), explicó que “la codependencia es una condición psicológica en la cual una persona manifiesta una excesiva, y a menudo inapropiada e insana preocupación por las dificultades o los problemas de alguien de su entorno (el alcohólico/adicto), priorizando las necesidades del mismo por encima de las suyas propias, llegando a modificar su conducta y forma de vivir para estar siempre pendiente y a disposición del enfermo alcohólico”; y ha añadido que “no existe familia que no se vea afectada cuando uno de sus miembros sufre una adicción”.

Pero al igual que la adicción se puede tratar, puede hacerse lo mismo con la codependencia. La psicoterapia, los grupos de autoayuda o las sesiones estructuradas de terapia familiar pueden ayudar al familiar codependiente, lo que va a suponer un gran avance en la rehabilitación del adicto también.

Este es uno de los temas que se trataron en la II Convención Nacional de la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España, CAARFE, celebrada el pasado 28,29, 30, 31 de octubre y 1 de noviembre. Un evento que reunió a sus más de 100 asociaciones de todo el territorio español en A Coruña.

asistentes_convencion_caarfe

Ángel Jiménez, presidente de CAARFE, aseguró que el objetivo es seguir aprendiendo juntos y crear la unión que tanto se necesita como colectivo para hacerse oír socialmente y que entiendan que las adicciones son una enfermedad que tiene tratamiento y de la que se puede salir: “El ejemplo más claro de todo esto son las cerca de 300 personas que se reúnen desde hoy y hasta el próximo martes aquí, todas ellas han superado la adicción como enfermos o como familiares”. 

CAARFE cuenta con tres pilares fundamentales, los enfermos, los familiares y los técnicos, que sirven como apoyo para poder tratar mejor la enfermedad adictiva, una enfermedad biológica, psicológica pero también social.

La convención reúnes a profesionales de las adicciones que van a aportar sus conocimientos acerca de temas muy distintos. Se hablará de cocaína, de cómo abordar las adicciones, de las drogas en el ámbito laboral, de suicidio, y mucho más.

Concepción Pérez, representante de los familiares ha añadido que en la convención, además de las conferencias cabe destacar el desarrollo de los talleres prácticos que tuvieron lugar de forma repetida y aleatoria a lo largo de tres días: “En estos talleres se van a tratar temas como el crecimiento erótico, la inteligencia emocional, el control de la ansiedad o el empoderamiento, además de un tema que nos atañe muy de cerca a los familiares, la codependencia”. 

Cristina Prados, representante de los técnicos de CAARFE, explicó que la función de los técnicos dentro de la confederación es asesorar y apoyar en todo lo que sus miembros soliciten, bien a nivel organizativo, bien a nivel terapéutico.

Concluyó argumentando que los temas elegidos para esta II Convención vienen determinados por las necesidades que tienen los miembros de la Confederación y que manifestaron durante la I Convención celebrada el año pasado en Salou.

Se ha intentado dar respuesta a estas demandas a través de:

  • Conferencias llevadas a cabo por profesionales especialistas en las materias a tratar.
  • Talleres que trabajen esas temáticas pero desde manera activa y participativa, para asegurar un mayor aprendizaje experiencial y con nuevas técnicas y líneas de trabajo actuales en el campo de la psicología para llevarlo a cabo, que ofrecen una perspectiva más positiva del campo de las adicciones.
  • Mesa de trabajo para dar una visión global del trabajo que requiere el tratamiento de las Adicciones.