La adicción no es un capricho

Carlos Sánchez Menéndez | Psiquiatra y director médico de Triora MonteAlminara

Con frecuencia, en la sociedad actual, hablamos de forma coloquial sobre adictos y adicciones englobando, en muchos casos, comportamientos y actitudes que no se ajustan a los casos y modelos de los que nos referimos en los centros terapéuticos de tratamiento de adicciones como es el caso de Triora. De ahí que sea necesario aclarar, desde un punto de vista médico, a qué aludimos cuando hablamos de adicciones.

Desde la óptica de la Medicina, nos referimos a una adicción cuando se reúnen una serie de circunstancias y coinciden determinados criterios clínicos que figuran contemplados en las guías internacionales de diagnóstico y de tratamiento de los trastornos mentales, como son la Clasificación Internacional de Enfermedades Mentales de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10) y el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-V).

triora adiccion

De una forma sencilla y práctica, podemos hablar de adicción cuando se produce una pérdida de libertad por parte de la persona, cuando se da una falta de capacidad de decisión y de autocontrol, cuando hablamos de una necesidad imperiosa e invencible de consumir o hacer algo, provocando una conducta patológica, un abandono de la propia voluntad del individuo que, irremediablemente y de forma progresiva, va generando una alteración significativa en la vida global del paciente.

Hemos de señalar que las adicciones van evolucionando con los años, se van adaptando a los tiempos que corren y, teóricamente, se podría ser adicto a cualquier cosa, si bien hay sustancias y conductas que tienen un mayor grado de capacidad para generar adicción en nuestro cerebro en función de los mecanismos neuroquímicos que liberan.

CÓMO ACTÚAN

En este sentido, el cerebro actúa de centro de control a todos los niveles. Es de donde salen y a donde llegan todos los estímulos que tienen lugar en nuestro cuerpo. Se trata de una red de información complejísima, de la cual poco a poco vamos sabiendo algo más. El hambre, la sed o el apetito sexual están mediados por lo que llamamos el “sistema de recompensa”.

De forma natural y para nuestra propia supervivencia, este sistema se encarga de controlar los mecanismos de necesidad y saciedad de estas conductas tan básicas y diarias para nosotros. De aquí deriva el que tras una comida o una experiencia sexual que llegue al orgasmo, nos encontremos sin la necesidad a corto o medio plazo de volver a hacerlo. En este proceso, juegan un papel fundamental algunos neurotransmisores como son la dopamina, la noradrenalina y la serotonina que, junto con otras estructuras neuroanatómicas, forman un auténtico sistema que gobierna nuestras necesidades fisiológicas.

No podemos olvidar que somos “una bola de ADN”, que nacemos siendo lo que somos pero también nacemos siendo lo que seremos. Por supuesto, los factores ambientales, sociales, culturales, familiares y el tipo de vida que cada persona decida o pueda llevar van a jugar un factor muy determinante en nuestra forma de envejecer. 

Hoy en día, hay muchos estudios científicos que avalan las múltiples diferencias que existen entre un cerebro de un paciente adicto con respecto al que no lo es. Hay un desequilibrio del sistema que antes hemos señalado por el cual los mecanismos de saciedad están alterados. Esta situación, entre otras, hace más vulnerable a una persona a desarrollar una adicción pero es que, además, una vez comenzado el consumo o la conducta patológica se va a generar una desensibilización progresiva de este sistema por la cual se entra en una especie de bucle que se retroalimenta. Es decir, a mayor consumo, mayor alteración del sistema de recompensa y, por tanto, mayor grado de adicción.

TIPOS DE SUSTANCIAS

La mayoría de los pacientes adictos comienza a consumir alguna sustancia por ser la primera que le ofrecieron al inicio del consumo. No obstante, la mayoría de los adictos acaban teniendo una sustancia de elección, una sustancia preferida. Esto también tiene un motivo neurobiológico en la mayoría de los casos. A grandes rasgos, diferenciamos sustancias estimulantes, como la cocaína, las anfetaminas o el llamado speed y sustancias del tipo sedantes o depresoras, como el caso del alcohol, el cannabis (THC) o las benzodiacepinas.

El perfil concreto de cada paciente es el que va a determinar qué tipo de sustancia es la que le genera mayor placer el hecho de consumirla o, lo que es lo mismo, qué sustancia activa con mayor fuerza ese sistema de recompensa que hemos detallado. Pero, a la vez, hemos de destacar que, con mucha frecuencia, en los pacientes se producen consumos simultáneos o alternos de sustancias con acción contraria para contrarrestar o equilibrar los efectos de las mismas.

TRATAMIENTO PROFESIONAL

Ahora bien, lo importante es conocer que hoy en día existe salida para el problema de las adicciones siempre que nos pongamos en manos de profesionales expertos y acudamos a centros terapéuticos especializados en esta materia como es el caso de Triora Adicciones, que cuenta con clínicas tanto en Málaga como en Alicante.

Y el consejo profesional dictamina que es muy importante que el paciente, en cuanto se producen los primeros síntomas de alteraciones y trastornos por consumo de sustancia o por conductas que se vuelven problemáticas, se ponga en contacto con dichos profesionales para que puedan realizarle un diagnóstico de la situación y resolver el problema de la forma más eficaz.

En estas fases iniciales, es muy importante el papel de la familia y el entorno más cercano al paciente pues pueden ser capaces de advertir cambios en el comportamiento que indiquen que nos encontramos en el inicio de una adicción que, normalmente, el afectado suele negar o no tener conciencia real de la gravedad de su situación.

Para el abordaje de las adicciones, las clínicas Triora están especializadas en el tratamiento y rehabilitación de trastornos relacionados con el consumo de sustancias psicoactivas, como cocaína, cannabis, heroína, pastillas o alcohol, y con conductas patológicas como son las adicciones a las nuevas tecnologías, como son los móviles, internet y videojuegos, y los trastornos por ludopatía.

EQUIPO DE EXPERTOS

Triora cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales altamente especializado compuesto por médicos, psiquiatras, psicólogos, terapeutas, educadores y asistentes sanitarios de una dilatada trayectoria y experiencia en todas las fases de desintoxicación, deshabituación y rehabilitación de pacientes.

 La atención y control de los pacientes es permanente e individualizada, con terapias a diario, asistencia sanitaria las 24 horas del día y trabajo de apoyo con familias. El tratamiento, según los casos y fases que se vayan sucediendo, puede ser en forma de internado o ambulatorio.

Además, el Modelo Triora se caracteriza por un innovador enfoque integral y holístico que atienden los pilares fundamentales del bienestar de la persona tanto a nivel físico y mental como en el campo emocional y de los valores.

TRIORA PATROCINIO IMAGEN

 

 

 

The following two tabs change content below.