Jornada sobre Daño Cerebral Adquirido ‘Drogas y Criminología Vial’

El daño cerebral adquirido (DCA) es una lesión súbita en el cerebro que produce diversas secuelas de carácter físico, psíquico, sensorial y emocional. Las causas por las que se puede producir son variadas, desde un traumatismo craneoencefálico, pasando por un ictus o un tumor hasta una infección cerebral. El daño cerebral tiene consecuencias en la actividad de la vida diaria, en la comunicación o el lenguaje, a nivel físico y cognitivo y por tanto a nivel social y de integración.

El pasado día 28 de octubre la Asociación de Daño Cerebral Adquirido e Ictus de la Vega Baja, ACERVEGA, celebraba su Jornada de reflexión que versaba sobre ‘Drogas y Criminología Vial’, un acto en el que la Revista InDependientes tuvo su espacio, y en el que se habló de cómo prevenir el consumo de drogas y de qué medidas se deben potenciar para tal fin. Se celebraba también el Día del Ictus, 29 de octubre.

La criminología vial es una disciplina orientada en estudiar y prevenir los delitos contra la seguridad vial, además se encarga de resolver conflictos una vez producido el siniestro vial, actua sobre comportamientos delictivos e intenta restituir a la víctima a su estado original, entre otras muchas tareas. Está muy relacionada con el daño cerebral porque la siniestralidad vial una de las causas que lo producen.

Momento durante las jornadas de Daño Cerebral Adiquirido, organizado por ACERVEGA / InD

Momento durante las jornadas de Daño Cerebral Adiquirido, organizado por ACERVEGA / InD

La criminología ha detectado tres perfiles diferentes de personas causantes de un siniestro: En primer lugar, las personas drogodependientes o con consumos ocasionales. En segundo lugar, personas de carácter antisocial muy influenciadas por los factores ambientales. Y en tercer lugar, personas alteradas en un momento concreto por factores situacionales. Pero el perfil que más preocupa es el primero, según explicó Abraham Fernández, educador social y pedagogo: “Hasta 50.000 accidentes tienen lugar al año en España como consecuencia de los efectos producidos por el consumo de drogas ilegales en las carreteras”, a lo que habría que sumar además el consumo de alcohol o tabaco.

La prevención va a ser imprescindible. El 70% de los traumatismos craneoencefálicos están causados en accidentes de tráfico y en un 90% de los casos sucede por el factor humano, es decir, por irresponsabilidades o imprudencias en la conducción, como consecuencia del consumo de sustancias al volante. Además entre un 30 y un 50% de los accidentes mortales tiene detrás el consumo de alcohol.

A esta situación se suma la poca concienciación social con respecto a un problema de salud que le puede sobrevenir a cualquier persona en cualquier momento de su vida, como destacó Fina Cava, Educadora Social del Centro Integra de Rehabilitación del DCA en Murcia. Y de esta falta de conocimiento de la afectación cerebral nace el programa BRAIN, con el objetivo precisamente de clarificar conceptos, sensibilizar a la población y ejemplificar con casos reales. La finalidad es la de prevenir el Daño Cerebral ocasionado o derivado del consumo de sustancias psicoactivas.

Entre un 30 y un 50% de los accidentes mortales tiene detrás el consumo de alcohol

Juan Antonio Carreras, Profesor del Curso universitario de Perito judicial especialista en seguridad vial, explicó que el DCA es la “principal causa de discapacidad en España, una epidemia silenciosa que afecta a 400.000 personas, de las cuales 80.000 estan directamente relacionadas con lesiones causadas en siniestros viales”. De estas personas, más del 50% habrían consumido drogas por lo que defendió la tasa cero de alcohol al volante, además de la prohibición de fumar dentro del vehículo, medida que se ha adoptado recientemente en el Reino Unido.

Tras conocer la situación general, era necesario enlazar con las medidas preventivas para el consumo de sustancias, sobretodo en el caso de los adolescentes, pues gran parte de los afectados por la siniestralidad vial son jóvenes. Mireia Pascual, periodista de este medio y responsable de prensa de la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España, habló de la necesidad de combinarse diferentes estrategias de política de alcohol en un sistema integrado la política general. Destaco las repercusiones sobre los precios y la disponibilidad, con el apoyo de global programas educativos, familiares y comunitarios, además de una necesaria regulación publicitaria y una labor de trabajo sobre el ocio alternativo, contando con los propios jóvenes. Pero sobretodo destacó la necesidad de realizar prevención con evidencia, con estudios y divulgación de resultados.