Haciendo balance del 2016

Stella_Vicens_LlorcaY por segundo año, me subí al tren de INDEPENDIENTES DIGITAL. Y emprendí de nuevo ese viaje, que a pesar de que ya lo había hecho, no sabía tampoco ni cual iba a ser el nuevo recorrido, ni que paradas encontraría por el camino.

A diferencia del año anterior, esta vez  si sabía que  el viaje iba a  valer la pena, porque ya eran dos años de trayectoria. De  nuevo el aprendizaje iba a formar parte de mi equipaje. 

Y empecé este viaje que me llevó a  Preyag que era Un lugar hermoso y sagrado. Allí hablé del Amor, de la importancia de equilibrar el dar y el recibir. De cómo sentir que el otro nos complementa y como lidiar con el Ego de tu pareja.

Me quedó claro que cuando dos personas se encuentran en el Amor , ambas tienen que dejar de ser uno para convertirse en un nosotros.

Y subí de nuevo al tren, atravesé el pasillo observando a otros pasajeros. Me senté junto a una chica que hablaba por el móvil muy nerviosa diciendo sí a pesar de que su lenguaje corporal, decía todo lo contrario. Cuando colgó, rompió a llorar y en voz baja, oí la frase iSocorro, soy una negafóbica! . Dada mi profesión no pude evitar mirarla y decirle:-“La mejor opción en la vida es saber decir NO, cuando hay que decir que  NO y decir SI cuando hay que decir SI. Decir NO, es una cuestión de marcar límites entre nosotros y los demás, transmitiendo así una personalidad Fuerte, que tendrá como resultado el respeto. La mayoría de nuestros problemas surgen de decir SI demasiado rápido y NO demasiado tarde”-.

El tren paró en otra estación. A través de la ventana, pude ver  que no bajó nadie sino que subieron un grupo de jóvenes que se sentaron en posición contraria a la marcha del tren. Entre ellos, había una joven que no tendría mas de 16 años. Se la veía muy tímida, ansiosa e insegura. Pude ver que uno de sus pensamientos era No me mires que me ruborizo. Su amiga, sacó el móvil y empezó a hacerse fotos que automáticamente colgaba en las redes sociales. Empezó sentada y acabó en medio del pasillo, subida encima de un asiento y con una sonrisa, que seguro había sido ensayada en múltiples ocasiones delante del espejo de su habitación. Se hizo la foto y no pude evitar titularla en mi mente Sefie de una Narcisista. 

haciendo_bvalance_emociones

Y tras otro mes de viaje, el tren se detenía en una estación lluviosa en la que nos comunicaron que bajaramos todos porque íbamos a poder ver en directo   La Gran Maratón llamada Adicción. A pesar de que la lluvia cada vez caía mas fuerte, gente de aspecto cansado y con lesiones iba a participar en esa Gran Maratón. No entendía nada, así que me acerque a un hombre de aspecto sereno y relajado que parecía del lugar, para que me explicara en que consistía aquella maratón. Aquel hombre me explicó que el deporte en aquel lugar, ya no era una actividad placentera y saludable sino que se había convertido en un abuso y sufrimiento.

La gente en aquel lugar necesitaba ayuda de algún profesional de la salud mental que por supuesto estuviera acreditado.

Muy amablemente se lo insinué, le expliqué que un psicólogo los podría orientar y ayudar… No me dejo acabar, me interrumpió, cambió su cara que pasó de ser tranquila y relajada a ser fría y dura y me dijo claramente :- No creo ni en curanderos, ni en médiums, ni en psicólogos”-

Subimos de nuevo al tren,  me senté y tras ordenar mis pensamientos, me relajé y me sentí aliviada. Poco duró mi tranquilidad, ya que de repente, el tren se internó en la oscuridad de un  largo túnel. La oscuridad invadió la estancia durante mas tiempo del esperado, parecía que aquel interminable túnel no tuviera fin. Los ocupantes del vagón empezaron a gritar asustados, ya que el tren aumentó de velocidad. Conecté con el miedo y la tristeza, a pesar de que en el vagón había mas gente me sentía aislada, quería concentrarme en mi respiración pero no podía, sentí un gran vacío en mi. Parecía que el túnel quería llevarnos a una Oscura Depresión Invernal. Finalmente salimos de aquel oscuro túnel y poco a poco, me volví a sentir viva y ligera. Un brillante sol lucía en el cielo, el cual me transmitía alegría.

Y ya sentada en mi vagón,  recordé todo lo aprendido en este viaje. Cerré los ojos y me entregué a los brazos de Morfeo,  sin saber cual iba a ser mi próximo destino.

The following two tabs change content below.
Stella Vicens Llorca

Stella Vicens Llorca

Psicóloga Clínica y miembro de la sociedad científica Socidrogalcohol
Stella Vicens Llorca

Latest posts by Stella Vicens Llorca (see all)