Entrevista a Regina Dalmau, presidenta del CNPT con motivo del Día Sin Tabaco

Foto regina Dalmau

“El Gobierno no ha dado prioridad al tabaco por considerar que estábamos mejor que otros países”

Regina Dalmau es presidenta del Comité Nacional de Prevención de Tabaquismo, CNPT,  y  Cardiólogo en el Hospital Universitario la Paz de Madrid.
Pregunta. ¿Cuál es la situación actual del consumo de tabaco en España?
Respuesta. Según datos del Eurobarómetro 2014, España tiene un porcentaje de fumadores de 29% (por encima de la media europea que es de 26%). Estas cifras nos sitúan en el tercio superior de los países de la UE con mayor prevalencia de tabaquismo. En los extremos están Grecia con 38% y Suecia con 11%. No obstante, las cifras se han reducido 4 puntos porcentuales desde 2011. Un dato alarmante es que España tiene la edad de inicio más joven de la UE (16,8 años de media).
P. ¿Se puede decir que hay una epidemia a nivel mundial según los datos de la OMS?
R. Sin duda, el tabaco es la primera causa de muerte y enfermedad prevenible. A nivel mundial el tabaco está relacionado con 25% de las muertes en varones y 15% de las muertes en mujeres, y la epidemia de tabaquismo sigue avanzando en países en vías de desarrollo, en los que la regulación es más escasa. Casi el 80% de los mil millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos bajos o medios. El tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, de las que más de 5 millones son consumidores del producto y más de 600 000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. Los consumidores de tabaco que mueren prematuramente privan a sus familias de ingresos, aumentan el costo de la atención sanitaria y dificultan el desarrollo económico. Estamos ante un grave problema de salud pública a nivel mundial.
P. ¿Cómo ha evolucionado la situación española desde la aplicación de la ley antitabaco?
R. En España hemos disfrutado de importantes beneficios con la Ley de Tabaco, un descenso de la prevalencia de fumadores de unos 4 puntos porcentuales, un descenso de los ingresos por infarto agudo de miocardio, un descenso de las reagudizaciones de procesos asmáticos, tanto en niños como en adultos. Respiramos un aire mucho más sano en espacios cerrados, tanto lugares de ocio como en el trabajo. La ley ha sido un motor en la desnormalización del tabaquismo, y el grado de aceptación y cumplimiento han sido muy buenos. No obstante, desde la entrada en vigor de la Ley 42-2010, la prevención del tabaquismo se ha parado en seco.

Respiramos un aire mucho más sano en espacios cerrados, tanto lugares de ocio como en el trabajo

El Gobierno no ha dado prioridad el tabaco en su agenda política por considerar que estábamos mejor que otros países. Esta autocomplacencia no tiene justificación alguna, cuando en realidad se siguen registrando cifras de mortalidad por tabaco superiores a la 60.000 muertes al año en España, cuando seguimos siendo de los países europeos que más fuman, cuando tenemos la edad de inicio en el tabaquismo más joven de Europa, y cuando tenemos un serio problema con el consumo de cannabis en jóvenes, que va de la mano al consumo de tabaco. No ha habido campañas preventivas, el Observatorio Nacional para la Prevención del Tabaquismo ha caído prácticamente en el olvido, no hay una estrategia nacional de ayuda al fumador, no se financian los tratamientos que han demostrado seguridad y eficacia para dejar de fumar… En definitiva, una desatención que sorprende y no tiene justificación posible, tratándose de la primera causa de mortalidad y enfermedad prematura.
P. ¿Por qué son importantes desde la perspectiva del CNPT las nuevas cajetillas?
R. El paquete de tabaco es en sí mismo una herramienta de marketing, sus colores característicos y sus logotipos contribuyen a que el fumador se identifique con la marca. El empaquetado neutro le resta atractivo al paquete de tabaco, desaparecen los colores y los logotipos, se homogeneiza el envase, y todo ello hace que resalten más los pictogramas y las advertencias sanitarias. El efecto final es el de disuadir el consumo, evitando especialmente el inicio en los jóvenes,  y promoviendo el cese en los fumadores. Todo ello contribuye al descenso de la prevalencia de fumadores. No olvidemos que el tabaco es la principal causa de muerte y enfermedad evitable.
Australia fue el país pionero en implantar el envase neutro en diciembre de 2012, y junto con una subida del precio del tabaco se ha conseguido reducir la prevalencia de fumadores un 15% en 2 años. En Europa, Francia, RU e Irlanda han implementado la medida, y al menos otros 8 países están avanzando hacia su implementación. En España de momento el Ministerio de Sanidad ha mirado hacia otro lado, a pesar del apoyo expreso de los responsables de Salud Pública de varias CCAA, y el de muchas sociedades científicas, como las representadas en el CNPT (más de 30) y SEPAR.
vineta_maria_molina_tabaco
P. Hace unos años hubo un ‘boom ‘de cigarrillos electrónicos, sin embargo, en los últimos años se ha visto como poco a poco los establecimientos que los vendían han ido a menos, ¿sigue siendo la postura de la CNPT la misma? Ha habido un posicionamiento a favor del uso de los mismo por parte del colegio de médicos de Inglaterra, ¿significa esto que hay evidencia científica de que su uso es seguro?
R. En este sentido el colectivo médico está dividido, sobre todo porque hasta la fecha no hay evidencias suficientemente sólidas sobre la seguridad y eficacia del cigarrillo electrónico. La postura de los médicos ingleses ha sido muy contestada desde distintos colectivos, y no compartida de forma mayoritaria por muchos expertos en tabaco y en salud pública. Desde el CNPT queremos ser sobre todo prudentes, no podemos recomendar un producto que sale al mercado con atractivos colores y sabores, aprovechando un vacío de regulación, y que es adictivo desde el momento en que contiene nicotina. Nadie pone en duda que sea menos nocivo que el tabaco, pero no es inocuo, y de momento no hay evidencia sólida de que sea efectivo para dejar de fumar (hay estudios en general pequeños y con debilidades metodológicas, de los que se extraen conclusiones a veces dispares). El CNPT quiere revalidar que esto no es una cuestión de creencias, sino de evidencias que aún han de generarse. Para un fumador el plan A es dejar de fumar, si mantiene la adicción a la nicotina mediante el cigarrillo electrónico posiblemente reduzca el riesgo, pero sin duda es más vulnerable a la recaída que si consigue borrar el cigarrillo, sea cual sea, de su vida. Podría ser una estrategia de reducción de riesgos en aquellos que no han conseguido el cese por otros métodos, pero en cualquier caso debemos acotar bien ese nicho de fumadores, y sobre todo evitar que el cigarrillo electrónico se convierta en una puerta de entrada a la adicción a la nicotina.

 Nadie pone en duda que sea menos nocivo que el tabaco, pero no es inocuo, y de momento no hay evidencia sólida

P. ¿Qué métodos se recomiendan desde la CNPT como los mejores para dejar de fumar?
R. La mayoría de los fumadores logran el cese sin ayuda y por un ejercicio de voluntad. Por ello es muy importante buscar fórmulas que despierten ese cambio de actitud en el fumador (campañas, advertencias y pictogramas en las cajetillas, envase neutro, consejo por distintos profesionales de la salud…). Dentro de los tratamientos, lo más efectivo es combinar el apoyo motivacional con los fármacos de primera línea para dejar de fumar (sustitutos de nicotina, vareniclina y bupropion). Es muy importante que todos los profesionales sanitarios se impliquen al menos dando un consejo breve, que bien estructurado y repetido en el tiempo es efectivo para promover el cese. Desde Atención Primaria y desde Atención Especializada debería considerarse el abordaje del tabaquismo como un estándar de calidad asistencial, promoviendo la formación y reservando espacios en las agendas asistenciales para este fin.
P. ¿Qué le recomienda a una persona que decide dejar de consumir tabaco?

R. Ante todo le felicito por la decisión, porque es una auténtica inversión en salud y calidad de vida. El síndrome de abstinencia a la nicotina es uno de los principales motivos de recaída, es importante que los fumadores conozcan sus síntomas y que sepan que son pasajeros. Loa fármacos son eficaces en reducir esos síntomas, aunque no siempre son necesarios. Es importante que el fumador en proceso de cese haga un propósito de vida saludable: beber mucha agua, hacer ejercicio y comer sano, evitando sustituir el tabaco por comida basura o por golosinas. La ganancia de peso es frecuente, pero es mucho más importante para la salud dejar de fumar, y los kilos se pueden perder en un segundo tiempo. La recaída no debe ser motivo de penalizar al fumador, forma parte del proceso de dejar de fumar y siempre hay que volver a intentarlo. Cuantas más veces se intente más posibilidades hay de conseguirlo.

El 85% de los fumadores quieren dejar de serlo /InD

P. ¿Ha podido la OMS controlar mejor la epidemia mundial con sus propuestas?
R. La OMS propuso una hoja de ruta muy bien diseñada en 2004 que es  el Convenio Marco para el Control del Tabaco, cuyas recomendaciones han demostrado ser eficaces para controlar la epidemia de tabaquismo. El grado de implementación del Convenio Marco varía mucho de unos países a otros, pero ratificar dicho convenio, como lo hizo España en 2005, supone un compromiso en seguir avanzando e implementando sus recomendaciones. Por cierto, el envase neutro de tabaco es una de las recomendaciones que se recogen en el Convenio Marco. Ahora nos resulta innovador, pero la idea tiene más de 10 años…
P. ¿Qué queda por hacer?
R. Queda MUCHO por hacer, no olvidemos que el tabaco se cobra más vidas que las seis causas siguientes juntas (muertes por accidente de tráfico, consumo de drogas ilegales, suicidio, asesinato, sida y accidentes laborales).
El CNPT se ha marcado una hoja de ruta para seguir reduciendo la prevalencia de tabaquismo y reducir su importante carga de morbi-mortalidad. Los principales pilares son:
  • Evitar el inicio de los jóvenes (promover el envase neutro, aumentar el precio del tabaco, promover campañas preventivas, avanzar en el estudio del binomio cannabis tabaco…)
  • Ampliar los espacios libres de humo: coches en presencia de niños, recintos deportivos, entornos naturales…
  • Mejorar la ayuda al fumador: promover la formación e incentivar la dedicación de los profesionales de la salud, mejorar el acceso a programas de ayuda asegurando la equidad, financiar los tratamientos.
  • Avanzar en la implementación del Convenio Marco para el Control del Tabaco.
España hace unos años fue país modelo en la prevención del tabaquismo, debemos recuperar esos primeros puestos porque reducir la carga de enfermedad y muerte relacionada con el tabaquismo no es una cuestión de ideologías, sino de salud pública.