Entrevista a Marc Masip, director de Desconect@

“El abuso de las nuevas tecnologías es enormemente contraproducente. No debemos perder la esencia de lo real”

Pregunta. ¿Qué pretende Desconect@? 

El director del programa Desconect@ Marcd Masip / M.M.

El director del programa Desconect@ Marcd Masip / M.M.

Respuesta. Desconect@ detectó una necesidad social. Vemos a diario a miles de personas con las cabezas gachas mirando ‘la pantallita de un teléfono’, centenares de imágenes colgadas en la red que pueden y causan daños colaterales de grandes dimensiones, recibimos y enviamos a través de un simple chat información esencial y hemos pasado a decirnos te quiero por la pantalla y no cara a cara. Desconect@ pretende que la sociedad (sobre todo los adolescentes) haga un BUEN USO de las nuevas tecnologías. El Smartphone, las múltiples redes sociales o los videojuegos son avances tecnológicos imparables e incluso, en muchos momentos, son de gran uso para el humano, pero eso no quita, que su abuso sea enormemente contraproducente. No debemos perder la esencia del contacto real.

P. ¿Se puede saber cuántos jóvenes hay adictos a las nuevas tecnologías?

R. Las últimas encuestas hablan de que un 77% de los jóvenes entre 18 y 24 años adictos a las nuevas tecnologías. En Desconect@ estamos acabando de analizar los resultados de una encuesta propia y los resultados parecen ir hacia un porcentaje parecido.

P. ¿Cuál es su experiencia? ¿Hay muchos jóvenes adictos?

R. Nosotros trabajamos principalmente con adolescentes adictos a las nuevas tecnologías, por lo que puede llegar a parecer que hay más que adultos. Es así, pero lo diferencia no es demasiado amplia. Simplemente que los padres ven la actitud de sus hijos con los aparatos tecnológicos y al tener su tutela nos los traen. Actualmente poca gente entiende esta adicción como un gran problema. Somos conscientes de que existe pero todavía no queremos ponerle remedio. Y eso que está causando grandes daños.

P. Todos utilizan los móviles, los ordenadores, las redes sociales, etc ¿Son todos adictos? ¿Facilita la sociedad que haya más abuso y por tanto sea más fácil caer en una dependencia?

R. Actualmente está mejor visto el que abusa de las nuevas tecnologías que el que hace un uso totalmente nulo. Creo que esto cambiará, la gente se está cansando de ir a un restaurante a tomar algo con un amigo y que haga más caso a su móvil que a él. Cuando voy a dar conferencias a escuelas siempre me remarcan lo mismo: ‘Están hartos de que sus compañeros/amigos les expresen sentimientos a través del teléfono móvil y que luego en persona no lo hagan’. Una niña de 14 años me contaba que el niño que le gusta le había pedido incluso para salir por el chat, y que en persona ni se habían dado la mano. El niño ni se atrevía hablar con ella. Eso sí, por el chat se abría completamente. ¡Estamos fomentando la cobardía!

P. ¿Cuál es el límite a partir del cuál se sabe que el uso se ha convertido en abuso y del abuso se ha llegado a la adicción?

R. El límite ciertamente es algo abstracto. Hay diferentes alarmas: Pasar mucho tiempo solo con el teléfono móvil, que tu profesor en clase te llame mucho la atención (o que tu jefe lo haga en el trabajo), múltiples discusiones de pareja por conflictos derivados del teléfon, elevadas facturas o perdida de interés en otras actividades, etc. Para mí, los amigos son una buena fuente de detección, si te advierten continuamente de que no les haces caso y que estas “todo el día” con el móvil, cuidado. También sirve pensar en los recorridos que haces habitualmente caminando ( de casa al trabajo,de casa gimnasio u otros), si los haces automáticamente con la cabeza mirando la pantalla, ¡Peligro! Como todo, creo que podemos tratarlo de adicción cuando interfiere en tu vida cotidiana y te conlleva problema en cualquier aspecto.

Hoy está mejor visto el que abusa de las nuevas tecnologías que el que hace un uso totalmente nulo

P. ¿Cómo se limita a un joven para que no abuse de las TIC?

R. En Desconect@ utilizamos una técnica que nos funciona de maravilla. Utilizamos horarios, contratos, reglas y en consecuencia premios y castigos. Poner normas de uso funciona muy bien. Los padres siguen siendo los responsables de los adolescentes. Si normalmente ellos han comprado el aparato tecnológico causante del problema, podrán poner las normas ¿no?. Al entregar un elemento tecnológico, es bueno poner límites y normas. Si las cumple todo genial, en caso contrario hay que restringir el uso. Además así, los padres pueden apretar por otros temas como las notas o el orden en casa.

P. ¿Qué peligros conlleva el abuso de los móviles?

R. Los principales efectos negativos de la adicción o uso abusivo del móvil son: Aislamiento progresivo del mundo real, pérdida de intereses (deportes u otras actividades anteriormente interesantes y saludables), fuertes oscilaciones del estado de ánimo, elevadas facturas y/o deudas con las compañías operadoras, conflictos con la familia, disminución del rendimiento académico o laboral, debido a problemas de atención y concentración, pérdida de tiempo vital, de sueño o de otras actividades saludables, disfunción social, pensamientos negativos que interfieren en situaciones sociales, puntuaciones más altas en síntomas somáticos, ansiedad y depresión y malestar psicológico.

P.¿Qué peligros tienen las redes sociales?

R. Podría ponerme muy técnico como en la pregunta anterior, pero las redes sociales tienen un peligro principal que me tiene preocupadísimo. Cuando colgamos una imagen en ellas, hemos de ser conscientes de que estará en la red para siempre, que aunque la borremos su rastro perdurará. Actualmente, se cuelgan millones de fotografías al día, los adolescentes no son capaces de razonar sobre lo que cuelgan ni de su privacidad. Y no piensan queque una imagen puede marcar su futuro. Me explico: Todos teníamos un rol en clase, con el grupo de amigos. Existía el deportista, el empollón, el rebelde… Pero también existía “la puta o el drogadicto”. A veces, y más para los adolescentes, es importante no solo ser, sino también parecer. Y a la inversa. Cualquier imagen colgada tuya puede ser viralizada con una intención radicalmente diferente de la que tú creías y los jóvenes cuelgan imágenes con substancias o sin ropa con total impunidad. Imagínense una chica que su comportamiento sexual es bueno pero que cuelga una imagen semi-desnuda. Pasará a ser la ‘fresca’ de la clase. ¿Se imaginan el dolor ocasionado en el desarrollo de esta chica? Una imagen mal gestionada puede cambiar tu futuro. Hay que ir con mucho cuidado.

P. ¿Para qué utilizan los jóvenes estas nuevas tecnologías?

 R. Desde Desconect@ hemos detectado un problema enorme. Los jóvenes utilizan las nuevas tecnologías para decirse a través de una pantalla aquello que no se atreven a decir en persona. Es mucho más sencillo. Antes el joven cobarde tenia poco recorrido, o espabilaba o se quedaba atrás. Las experiencias le ayudaban a curtirse. Ahora no hace falta, el joven tímido o cobarde hace y deshace a su antojo desde una pantalla encerrado en su habitación. Expresan sentimientos, se insultan, amenazan o interactúan a través de una pantallita. Escudados en que no se les puede hacer nada. Aquel joven cobarde pero que potencialmente podía desarrollar una personalidad fuerte, se está dejando llevar por la facilidad de las pantallas. Para mí, las redes sociales están fomentando la aparición del adolescente cobarde, del adolescente que dice te quiero el primer día por Facebook y no se atreve a mirar a los ojos a esa chica jamás.

P. ¿Se puede equiparar una adicción a nuevas tecnologías con una adicción a cualquier sustancia?

R. Principalmente se parecen en el grado de ansiedad o necesidad de consumo y las consecuencias de su abuso. La adicción a las nuevas tecnologías puede dar muchos problemas. Hay gente que ha perdido su trabajo, a su pareja o que se Ha quedado sin dinero.

Podríamos llegar a considerar que lo que es la cocaína o la cerveza en otras adicciones, aquí es el mismo aparato (móvil, ordenador, consola), obviamente no se consume por lo que la diferencia es grande.

 Las redes sociales están fomentando la aparición del adolescente cobarde

P. ¿Cómo se trata una adicción de este tipo?

R. Trabajamos con psicología cognitivo – conductual, cambio de hábitos, régimen de horarios e ideas, fomentación de otras actividades, amento de la autoestima, herramientas para relacionarse, etc. Con los adolescentes solo hay una salida, y es hacerles ver, de verdad, que no necesitan todo lo que creen o les dicen, desmontarles sus teorías, que confíen en ti. Si no nunca te harán caso. La verdad es que nuestros pacientes, todos, han mejorado. Sus notas o rendimiento laboral ha aumentado, sus actividades físicas están más presentes en sus vidas y muchos han llegado a admitir no poder entender como antes eran tan dependientes.

Un adolescente adicto a las nuevas tecnologías tiene un perfil muy marcado. Suele sacar malas notas, tener un físico que no le gusta, ser muy introvertido, tener problemas para relacionarse con los demás, no hacer deporte, la relación con sus padres y/o hermanos es mala y no entiende de primeras un cambio. Cuando la terapia avanza es increíble lo que llegamos a oír por su parte.

Para todo ello es necesario trabajar diferentes factores y de diferentes maneras. En Desconect@ contamos con Ali Ostos, psicopedagoga que ayuda a los adolescentes a mejorar sus técnicas de estudio y en consecuencia sus notas. También contamos con Jandro Serrano, que ayuda a los pacientes a mejorar su estado de forma. Hacer deporte ayuda muchísimo a los adictos a las nuevas tecnologías. Sudan, se sienten mejor, y claro, mientras lo hacen no tienen el aparato cerca. Nosotros fomentamos el deporte a su máxima exigencia, de hecho somos uno de los patrocinadores oficiales del Esport Club Granollers.

P. ¿Cuál de las adicciones presenta más casos? ¿O cuál os preocupa más y por qué?

R. En adolescentes hay muchos casos de adicción a los videojuegos. No muy alejados de los casos de nomofobia. Para jóvenes a partir de 18 años, la adicción al teléfono móvil predomina y para adultos se equipara con las redes sociales.Nos preocupan todas por igual. Pero cierto es, que la adicción al teléfono móvil se ha extendido muy rápido y parece no tener freno.

Todas ellas quitan mucho tiempo de relaciones reales, de vivir la vida como tal, de disfrutar de aquello real. Conectamos con una pantalla en vez de hacerlo con esa persona que nos importa. Dejamos de ver cosas por estar pendientes de la tecnología, es realmente preocupante. Muchos de los lectores, seguro que se sienten identificados si piensan lo imprescindible que es el teléfono móvil para ellos. Hace 10 años ni lo hubiéramos pensado. Nos han obligado a creer que lo necesitamos para estar en la “onda”, pero no es así. Para vivir la vida no necesitamos un aparatito.

P. ¿Entiende un joven los peligros que conlleva?

R. Lo entiende cuando desmontas sus teorías. He visto teorías de adolescentes para convencer a sus padres de que le compren un Smartphone parecidas a una expedición a la luna de la NASA J. Son realmente consistentes. Ellos entienden muchas cosas, también es verdad que quieren tener lo que tienen todos. Acaban por aprender que estando en Desconect@ solo hay un camino, el buen uso de las nuevas tecnologías.  A veces entender que puedes y debes cerrar el móvil por las noches es difícil de entender, y no solo para los chicos, ¿verdad?

P. ¿Está reconocido como adicción en el DSM-V? 

R. No.

P. ¿Hay posibilidades de que esté en un futuro? 

R. No sé si en un futuro estará o no reconocido, lo que tengo muy claro es que es un problema muy actual, obvio y que preocupa a gran parte de la sociedad. Que los chicos de hoy, los mismos que serán padres mañana, están creciendo perdiéndose mucha esencia de la vida. Nuestro trabajo debe seguir mejorando para poder ayudar a la sociedad, más allá de un tecnicismo.

P. ¿Cómo se previene? 

R. Para mí, la prevención es la base del éxito. Y lo afirmo rotundamente. Creo que el padre que se informa, se preocupa, investiga y se deja aconsejar por expertos antes de tomar ninguna decisión tiene mucho ganado. Se previene conociendo el ámbito, siendo consciente de los peligros que conlleva y estableciendo una hoja de ruta consistente. Por ejemplo, ¿Cuántos de los que estáis leyendo esto teníais un móvil convencional y lo usabais como tal y en cuanto tuvisteis un Smartphone ha pasado a ser una extensión más de tu cuerpo? El propio aparato tecnológico tiene muchos elementos adictivos.

P. ¿Cómo cree que será el futuro con respecto a estas adicciones? 

R. Espero y creo que en un futuro el uso del teléfono móvil y las redes sociales disminuirá. No es posible seguir viviendo con relaciones que no son reales. Nunca será lo mismo mirar a alguien a la cara y decirle “te quiero” que enviarle un mensaje. NUNCA.

The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación de la Prensa de Alicante y la Asociación Nacional de Informadores de Salud.