Entrevista a Gilmar Grisson, cirujano oncólogo. Parte 1

“Si superar el cáncer es difícil, vencerlo siendo adicto es un reto mucho mayor. Se trata de una doble carrera, pero con decisión se pueden dejar atrás las dos”

Oscar_Chong_oncologo_adicciones_cancer

El oncólogo Gilmar Grisson / Oscar Chong

Gilmar Grisson estaba terminando la especialidad de Cirugía Oncológica en el Instituto Nacional de Enfermedades  Neoplásticas cuando le propusieron colaborar como especialista médico voluntario con la Liga Contra el Cáncer. En el año 1950, esta institución comenzó su trabajo de prevención del cáncer en el Perú. Entonces, esta no era una enfermedad muy conocida. Sin embargo, en la actualidad  ­después de 65 años­ el cáncer es la segunda causa de muerte entre los peruanos. Ahora, a través de charlas informativas y campañas de despistaje gratuitos, fomentan la cultura preventiva y promueven los hábitos para tener la vida saludable.

Solo desde el 2010, con estas iniciativas ayudaron a más de 50 mil personas y detectaron cerca de 4 mil 500 nuevos casos de cáncer, de los cuales 3 mil casos fueron detectados a tiempo, tratados y curados. En este tiempo, también se realizaron más de un millón de despistajes y 450 mil atenciones a nivel nacional (en Perú) en sus tres centros de la capital, así como en las 17 filiales con las que cuentan en provincias y las unidades móviles. Así, tras una larga y reconocida trayectoria, los profesionales de La Liga llegaron a la conclusión de que la mayor incidencia de cáncer se debe a la falta de educación y dinero. Por ello, en especial, estas actividades se han llevado a cabo en las zonas menos favorecidas, donde se han dedicado a concienciar a las poblaciones más sensibles. Entre estas cuentan a los adictos a distintas drogas, que además son pacientes diagnosticados con cáncer. Una realidad complicada pero superable, de la que el cirujano oncólogo Gilmar Grisson nos cuenta los detalles. Él comenzó a colaborar de forma voluntaria con la Liga Contra el Cáncer hace ya doce años y asegura que han logrado grandes avances en la lucha frente esta enfermedad en el Perú y que planean seguir sumando éxitos.

Pregunta. ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de tratar a un adicto que además es enfermo de cáncer?

Respuesta. Acá debemos observar varias cosas. Por un lado, hay personas que ya eran adictas antes y además se les diagnostica cáncer. Sin embargo, también están aquellos pacientes de cáncer, que al recibir el diagnóstico desarrollan una adicción. Estas últimas personas quizá han consumido ninguna sustancia, pero cuando reciben el diagnóstico su vida da tal vuelco que se deprimen y toman este camino. Esto sucede sobre todo entre personas jóvenes. La Liga promueve programas de detección. La idea es abarcar cada vez más población. Se ha dado lo que nosotros llamamos “metástasis” de la Liga, porque su labor se ha extendido. Inicialmente se hacía solo el despistaje, pero hoy en día también se aplican tratamientos tempranos. Todos los pacientes que detectamos con cáncer en estadíos tempranos, las sometemos a cirugías con fines curativos. Esto puede salvar muchas vidas de pacientes de todo tipo, adictos o no.

P. ¿Cuáles son los problemas más graves que enfrentan los adictos durante el tratamiento contra el cáncer?

R. Las personas que ya son adictas cuando se les diagnostica cáncer tienen varios problemas tanto al inicio del tratamiento, como durante su seguimiento. Si a estos pacientes se les somete a cirugía, que es lo más habitual, es necesario aplicar analgésicos comunes. Con frecuencia sucede que ellos ya están habituados a estas medicinas y no les hacen ni cosquillas. Para paliar el dolor de la intervención hay aplicarles analgésicos mucho más fuertes.  Con esto recién se calman y sienten bienestar, porque son sustancias similares a los que ellos ya ingerían. Los adictos tienen que usar continuamente estas medicinas, puesto que las otras no les alivian ya. Esto también es un problema porque muchos de ellos se vuelven dependientes de estas sustancias que les hacen sentir bien y eso retrasa mucho más la curación.

P. ¿Hay adicciones que retrasen más que otras el tratamiento frente al cáncer?

R. Cuando vemos cuán fuertes son las adicciones de nuestros pacientes, muchas veces destaca la que se tiene al tabaco. Esta es muy fuerte, más de lo que se piensa. El consumo de esta sustancia va a predisponer el desarrollo de distintos tipos de cáncer: colón, recto, estómago, bronquios, labios, piel, cavidad oral, mama, pulmones, bronquios, cuello uterino… Muchos. Hay artículos que dicen que el consumo de tabaco puede disminuir el riego de  desarrollar cáncer de mama y de endometrio, pero estas no son investigaciones concluyentes… solo son estudios sugerentes. No se ha demostrado nunca esta posibilidad. A día de hoy, prácticamente no hay una enfermedad que no empeore el tabaco. Si una persona consume tabaco, es muy probable que desarrolle cáncer. Si ya tiene cáncer y no deja el consumo de tabaco, acelerará el deterioro de su salud, la probabilidad de metástasis y la progresión de la enfermedad.

P. Además del tabaco, ¿destacaría alguna otra?

R. Claro. Hay personas adictas a otras muchas sustancias, que al recibir el tratamiento y sentirse mal, muchas veces regresan a esas sustancias e incluso las consumen con más frecuencia. Esto causa un gran retraso en la curación porque muchas veces pasan días hasta que vuelven en sí y regresan a las consultas. El asunto empeora si van a adquirir la droga o a consumirla a lugares clandestinos, donde por lo general hay mucha suciedad. Allí es fácil que, como las defensas del paciente adicto ya son bajas, contraigan muy fácilmente otras enfermedades. Muchas veces lo que acaba con su vida son estas enfermedades adquiridas mientras se les aplica el tratamiento. Si siguen quimioterapia, estas personas se inmunosuprimen, es decir, bajan sus defensas. Sin embargo,  no suelen llevar la vida sana que deberían, por lo que es habitual que se contagien con alguna enfermedad en lugares insalubres y fallezcan por una infección u otra dolencia que contrajeron cuando tenían las defensas muy bajas debido al  tratamiento.

Siga leyendo la entrevista. PARTE II

The following two tabs change content below.
Neus Pastor Pastor

Neus Pastor Pastor

Casi siempre entre dos tierras. Encantada con idea de descubrir mundos nuevos, por lo tanto, amante de los viajes, los idiomas, la literatura, el cine, el teatro y la gastronomía. Actual base de operaciones: Lima, desde donde escribe sobre cultura, sociedad… y ahora,adicciones. Convencida de que descubrir un país relatando su actualidad y conversando con sus gentes, a través de entrevistas que se materializarán en textos, es un lujo reservado para periodistas. Licenciada en Periodismo por Universidad Miguel Hernández de Elche (España) y gracias, en parte, a la Wyższa Szkoła Filologiczna (Wroclaw, Polonia) y a la Universidad de Piura (Perú).