• Home »
  • Entrevistas »
  • Entrevista a Christina Salmivalli, profesora de Psicología, sobre el programa KiVa

Entrevista a Christina Salmivalli, profesora de Psicología, sobre el programa KiVa

Christina Salmivalli es profesora de Psicología de la Universidad de Turku en Finlandia. Desde hace 25 años investiga sobre el acoso escolar y su prevención. Ha publicado trabajos de investigación muy influyentes sobre las relaciones entre pares y el bullying. Ha dirigido varios proyectos a gran escala financiados por la Academia de Finlandia y otras agencias europeas. Entre ellos destaca el desarrollo y evaluación del exitoso programa escolar anti-acoso KiVa, financiado por el Ministerio de Educación y Cultura de Finlandia. El programa KiVa ha demostrado ser altamente eficaz para reducir los efectos negativos del acoso escolar en los colegios finlandeses. Actualmente, KiVa es un codiciado programa que se implementa en el 90% de las escuelas finlandesas.

salvimalli

Christina Salmivalli / J.P. Espada

Pregunta. ¿Qué es el programa KiVa?

Respuesta. El desarrollo del programa KiVa comenzó en 2006, aunque surge tras varias décadas de investigación sobre el acoso y sus mecanismos. Empecé a investigar sobre el acoso a principios de la década de los 90, antes de KiVa. Dirigí varios estudios en los que comprobamos cómo se podría prevenir el acoso mediante la modificación de la dinámica del grupo de pares que se encuentra en la base de este problema. En 2006 el Ministerio de Educación y Cultura de Finlandia eligió a mi equipo para desarrollar un programa integral de prevención del acoso que podría ser implantado en todas los colegios finlandeses. “KiVa” significa “Kiusaamista Vastaan”, en español “Contra la intimidación”, pero la palabra KiVa también significa “agradable”, “amistoso” o “bueno” en lengua finlandesa. Por lo tanto, “la escuela KiVa” es una escuela contra la intimidación, así como un lugar seguro y agradable para todos. El programa está dirigido a educación básica (en Finlandia abarca los grados 1-9, y son niños y adolescentes entre 7-15 años). Es un programa aplicado en la escuela, por lo que los profesores son quienes lo aplican, y la escuela está implicada.

KiVa incluye actividades universales, como clases a los alumnos y juegos online, que son principalmente preventivos y se dirigen a todos los estudiantes. También cuenta con actividades específicas que se aplican en los casos de acoso detectados. Se establece un sistema de seguimiento online que proporciona anualmente a cada escuela feedback de su situación (por ejemplo, la cantidad de estudiantes que han experimentado acoso, si se sienten seguros en la escuela, etc.) y cómo la situación ha cambiado desde que se empezó a aplicar el programa en ese colegio.

P. El éxito de Kiva para reducir el bullying y mejorar el clima escolar es realmente impresionante. Se calcula que el primer año de su aplicación, KiVa fue capaz de prevenir que se dieran cerca de 12.000 víctimas de acoso y 8.000 agresores. Además, el programa fue eficaz para aumentar la satisfacción con la escuela, la motivación y el rendimiento académico de los estudiantes. ¿Qué diferencia a KiVa de otras acciones dirigidas a prevenir el acoso escolar?

R. Sí, y ahora que muchos colegios han implementado KiVa durante los últimos siete años, el cambio que se ha producido es notable. Creo que las principales diferencias entre KiVa y otros programas es que KiVa es un protocolo sistemático, proporciona herramientas concretas para prevenir el acoso escolar e intervenir en los casos detectados, incluye un sistema de seguimiento del acoso y otro de apoyo para las escuelas. Por supuesto, también es importante señalar que KiVa es una intervención basada en los resultados de investigaciones. Sus actividades se basan en años de estudio sobre el acoso y su prevención eficaz. KiVa no sólo pretende influir en la dinámica entre la víctima y el acosador: hacemos hincapié en la responsabilidad de todos y el papel de las personas presentes (los estudiantes que no son agresores ni víctimas) para poner fin a la situación.

KiVa proporciona herramientas concretas para prevenir el acoso escolar e intervenir en los casos detectados

P. Kiva ha demostrado ser una intervención eficaz para prevenir el acoso en educación primaria y secundaria. ¿Cuáles son los principales efectos del programa “KiVa”?

R. Se han llevado a cabo muchos estudios sobre los resultados de KiVa. Hemos encontrado que, además de reducir el acoso, el programa aumenta los comportamientos positivos de los alumnos que están presentes en las situaciones de acoso (por ejemplo, apoyar a compañeros de clase que están siendo acosados) y reduce los comportamientos negativos (como reírse cuando alguien está siendo acosado), aumenta la empatía, favorece las actitudes contra el acoso, reduce la ansiedad, aumenta la satisfacción con la escuela y la motivación para aprender. KiVa también tiene impacto en cómo los estudiantes perciben las actitudes de sus profesores: en las escuelas Kiva los estudiantes perciben que sus maestros están claramente en contra del acoso. También hemos encontrado que KiVa aumenta la eficacia percibida de los maestros para gestionar los problemas de acoso escolar.

P. Según su experiencia, ¿de qué forma las nuevas tecnologías de la información y la comunicación pueden ser beneficiosas para combatir el acoso?

R. En KiVa utilizamos las tecnologías digitales como parte de las acciones universales. Hay juegos online a los que los estudiantes pueden jugar durante y entre las clases de KiVa. Los estudiantes aprender más jugando a estos juegos, pueden practicar lo que han aprendido durante las clases, pueden aprender cómo hacer de su escuela un lugar más seguro y más bonito, y cómo responder ante situaciones de acoso. A través del juego los estudiantes pueden informar si han sido intimidados o si han visto a alguien ser víctima de acoso. Los mensajes que se envían a través de correo virtual del juego los reciben directamente los miembros del equipo de KiVa de su escuela. El equipo KiVa es responsable de hacer frente a los casos de acoso, y reciben instrucciones detalladas y formación sobre cómo hacerlo.

A través del juego los estudiantes pueden informar si han sido intimidados o si han visto a alguien ser víctima de acoso

P.  ¿De qué manera involucra KiVa a los maestros y a la escuela? ¿Cómo logra que estén altamente motivados e implicados en su proyecto?

R. Por supuesto, mantener a los colegios comprometidos es un gran reto, incluso aquí en Finlandia. Nuestro objetivo es motivar a los maestros mediante la formación, el contacto continuo y el apoyo. También es cierto que los buenos resultados ayudan a mantenerlos motivados; pueden ver que como resultado de sus esfuerzos que la situación va mejorando para sus alumnos, pero también para ellos. Así que estamos constantemente informándoles sobre sus logros. Anualmente concedemos un premio a “la escuela KiVa del año”. Organizamos conferencias KiVa, donde el personal de la escuela puede aprender más y compartir sus experiencias y desafíos, así como sus soluciones a los retos a los que se enfrentan.

P. La experiencia de ser víctima de acoso puede afectar gravemente al desarrollo del menor. Eso hace pensar que la detección precoz es clave para detener la situación. Cuando un niño o un adolescente pone excusas para no ir a la escuela, puede hacer pensar a los padres que algo debe estar pasando en el colegio. ¿Cuáles son otras señales que pueden indicar a los padres que su hijo/hija puede ser víctima de acoso?

R. Puede haber muchos tipos de señales, y es difícil saber si se deben a un posible acoso o a otros aspectos de la vida del niño. Sin embargo, puede ser alarmante que el niño no quiera ir al colegio, si el niño no lleva compañeros de clase a casa, si no le invitan a las casas de sus compañeros o a sus cumpleaños, si no habla de las cosas buenas que han ocurrido en el colegio con amigos. Por desgracia, muchos niños no quieren contar que están sufriendo acoso por vergüenza, ni siquiera a sus padres. Pueden sentir que van a decepcionar a sus padres si les cuentan su problema.

Por desgracia, muchos niños no quieren contar que están sufriendo acoso por vergüenza, ni siquiera a sus padres

P. Algunos padres que descubren que su hijo/a está siendo víctima de acoso en el colegio no saben cómo actuar. Como experta en este tema, ¿qué recomendaciones daría a los padres que se encuentran en esta situación tan frustrante y dolorosa?

R. Los padres no deben decirle al niño que haga frente a la situación por si mismo. En lugar de esto deberían decirle que ellos le ayudarán y se asegurarán de que esa situación terminará. Los padres deberían comunicarlo a la escuela y asegurarse que, junto con el personal de la escuela, se toman las medidas necesarias.

P. ¿Cuáles son los siguientes pasos de sus estudios sobre bullying y ciberbullying, y también sobre el programa KiVa?

R. Algo importante que nos interesa ahora es el estudio de los efectos de KiVa en distintos países, y observar si los resultados son similares (y si no, qué explica la diferencia). También estamos empezando nuevos estudios para examinar los componentes de KiVa para identificar los elementos básicos más importantes; por ejemplo, si la cantidad de uso de los juegos online influye en los resultados, en comparación con una condición en la que los juegos no están incluidos.